Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Lectores



El proyecto del tren transpeninsular sigue en firme.


Inicio > Política Nacional
12/02/2014


923 Visitas



Durante su reciente visita a Quintana Roo el lunes pasado, el Subsecretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, Carlos Almada López, reitero que los estudios relativos al proyecto del tren transpeninsular Yucatán-Quintana Roo, siguen su curso en firme.


El funcionario federal aclaro que en la elaboración del estudio correspondiente, se están tomando en cuenta y atendiendo los puntos de vista y las propuestas de ambas entidades.

Por lo tanto en un primer pronostico, el Subsecretario de Estado considero que no será hasta en dos meses aproximadamente cuando se pueda conocer tanto el trazo definitivo, como las posibles empresas que podrían participar en la licitación de la magna obra.

Hasta ahora se calcula que el tren transpeninsular, podrá costar alrededor de noventa y cinco mil millones de pesos, lo que por supuesto significa la obra de infraestructura más importante para la región en décadas.

En términos prácticos, la obligación del Estado es crear precisamente infraestructura estratégica para el desarrollo y hasta ahora, el Estado mexicano no ha sido equitativo con Quintana Roo y Yucatán, en la relación de lo que recibe de ambas entidades, en contraste con lo que les otorga.

Independientemente del reconocimiento del gobierno federal, en materia de la importancia de fomentar la conexión logística en la península, el proyecto puede representar muchos otros beneficios para la región.

En principio porque la inversión de un monto de esa magnitud, implica una derrama de circulante trascendental, en la subcontratación de empresas constructoras, la compra de materiales, como de servicios y en el empleo.

Además de que se puede suponer que una vez que el tren este en funcionamiento, se van a crear una muy importante cantidad de empresas relacionadas, de proveeduría como de servicios alternos.

En su operación no solo porque favorece como ya apuntábamos la conexión logística, que además de ampliar los márgenes de distribución de productos, puede impactar en los precios de los mismos, lo que fomentaría que la producción local pueda ser más competitiva.

Y naturalmente una magnifica herramienta, en consideración de su impacto en el turismo, que es la principal vocación económica de Quintana Roo y la apuesta de Yucatán para participar más decididamente de esta actividad.

Incluso considerando que el tren, es el complemento ideal en el aspecto turístico, relacionado a su vez con el proyecto de promoción del mundo maya como un destino integral.

En atención a estas consideraciones, porque si bien un proyecto no sustituye al otro, el tren transpeninsular vendría a compensar el freno al impulso del desarrollo regional, que durante tantos años ha estado en pausa respecto del aeropuerto de la Riviera Maya.

Incluso en el caso especifico del tren, podría imaginarse este como un elemento de infraestructura de mayor integralidad que el aeropuerto, lo cual no significa que este no se considere necesario.

En un caso se privilegia la interconexión interna, cuando en el otro el objetivo lo que se persigue es la extensión de la capacidad para trasladar visitantes, sin embargo al menos de momento, el proyecto del tren significa un gran avance en la materia.

Evidentemente el plano ideal sería que ambos proyectos pudieran llevarse a cabo, porque en su combinación se estaría sentando la base de la consolidación del turismo y el fomento de la actividad productiva, en muchas de sus vertientes.

De cualquier manera, con todo el tiempo que resta para la conclusión del estudio, el proceso de licitación y construcción, la afirmación del Subsecretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, conlleva la certeza de que la puesta en marcha del tren será una realidad en el tiempo.

Un escenario que contextúa la aspiración de integración de los mercados de ambas entidades vecinas, de por si históricamente tan relacionadas íntimamente, en materia económica y social.

Un gran paso sin duda, largamente anhelado por los sectores empresariales de los dos Estados en el camino a la modernidad, que además no puede verse solo como una ventaja competitiva, sino también como una coyuntura para fortalecer la política social de las comunidades menos favorecidas.

Porque por lógica habría que pensar que, las comunidades que estén cercanas a la ruta del tren, podrán aspirar a involucrarse en alguna forma con el paso del mismo, ya sea en la actividad comercial, agrícola o industrial.

Siendo así, solo resta esperar a que el inicio formal de la construcción del tren tenga fecha de inicio y término, porque por definición se trata como ya apuntábamos de la obra de infraestructura estratégica más trascendente en mucho tiempo para Quintana Roo y Yucatán.

 

twitter@vazquezhandall 





Etiquetas:   Comunicación   ·   Economía   ·   Política   ·   Transporte   ·   Turismo   ·   Gobierno   ·   Quintana Roo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18743 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora