Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Donald Trump   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Automóviles   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Tecnología



EMBARAZO … ¿EMBARAZOSO?


Inicio > Empresas
27/06/2011


2054 Visitas



 En un trabajo ya bastante anterior al tiempo presente, necesitábamos incorporar de manera inesperada y urgente un nuevo profesional al equipo.


 

Mi asistente más directa me dijo que su amiga de todo su tiempo en la universidad, estaba en busca de empleo. Cuento corto, ella vino, la entrevisté y me quedé con sus antecedentes. Fui a conversar con mi jefatura quien expresó algunas dudas, en especial por su juventud. Analizamos el punto, el presupuesto disponible, la importancia de que fuera alguien compatible a la cultura que queríamos para nuestro grupo laboral, etc. Poco rato después, la decisión estaba tomada. Ella sería nuestra nueva integrante del equipo.

 

La llamé (en realidad le dije a quien la recomendó que la ubicara, para que aprovecharan de alegrarse conjuntamente) y, un par de días después, ya estaba instalada trabajando.

 

Nos gustó mucho su desempeño desde el primer día. Ganas de aprender, proactividad, buen humor, sentido social, diferenciación de prioridades, en suma, lo que habíamos transformado en el sello de nuestro equipo. En una semana, Javiera (nombre ficticio sugerido por mi hija), ya estaba plenamente integrada.

 

Sin embargo, cuando habían transcurrido no más de 10 días en la oficina, llega a mi escritorio, con un sobre en su mano. Seria, como no la había visto antes, me lo pasa y me dice: léelo por favor. Lo hago y, casi antes de leer la primera línea ella vuelve a hablar, “por favor créeme, no tenía idea, ni siquiera lo había sospechado. Si hubiera sido así no habría postulado” hablaba muy rápido, casi sin respirar.

 

Dentro del sobre había una carta, con el clásico tenor formal, sin ningún aderezo coloquial, en que simplemente, presentaba su renuncia a trabajar con nosotros.

 

“No entiendo” le dije, ¿porqué te vas?, ¿qué es lo que no sabías y ahora sabes?.

 

“Estoy embarazada …” Y no dijo nada más. Se quedó en silencio.

 

Menos de 10 días trabajando, y la persona que había llegado a resolver parte importante de nuestros problemas, estaba encinta. En un primer instante, mi cabeza comenzó a pensar en que, de nuevo, tendría que iniciar el reclutamiento y bla, bla, bla.  Javiera seguía de pie, mirándome, esperando que le dijera que se retirara y que le fuera bien en la vida. Reaccioné.

 

Me paré, giré en torno al escritorio, la abracé, le dije “muchas felicidades … de modo que seremos tíos” … “¿y porqué renuncias?” … Bueno, dijo Javiera, “obvio, tu necesitas a alguien para un tema largo, yo estoy esperando un bebé, ustedes pensarán que sabía y los engañé para tener trabajo”.

 

“Javiera, la pregunta es ¿quieres seguir o no con nosotros?”. Su respuesta, con un tono más aliviado fue algo así como “Si, por supuesto”. OK, entonces tenemos tiempo para organizarnos … y se inició un diálogo largo sobre el futuro con ella, embarazada, pero sin dejar de pertenecer a nuestro equipo.

 

El tiempo pasó, yo me retiré de ese lugar y Javiera, hasta hoy sigue siendo una de las grandes profesionales de esa institución, actualmente una destacada Directiva.

 

La historia pretende reflejar que un embarazo en el lugar de trabajo, si bien puede implicar dificultades y/o reacomodos temporales, no tiene porque implicar excluir a nadie. Todo lo contrario, cuando la mujer encuentra genuino afecto en su lugar de trabajo, se las arreglará para que, su tránsito hacia la maternidad, no sea un problema insoluble para la organización y ella, a su vez, construye sobre bases sólidas la confianza necesaria para ser una gran colaboradora.

 

Si actuáramos con esta lógica, sospecho que en nuestras sociedades no habríamos perdido tanto talento laboral femenino que, por miradas cortoplacistas, dejamos ir o cerramos las puertas de nuestras organizaciones laborales. Las estadísticas mundiales, y por cierto las chilenas, reflejan que la dotación laboral de mujeres es bastante menor a la potencial. Esa brecha es, por sobre todo, un castigo que nos auto inferimos como sociedad, y que sigue retrasando nuestros particulares procesos de desarrollo.

 

El embarazo debe se asumido como la sangre que se renueva en las venas de la sociedad. Debemos cuidarlos y protegerlos para que esa sangre nueva, cuando nos deba reemplazar, efectivamente esté presente. Este es el verdadero desarrollo de los países. Mientras más global e inclusivo es este cambio, mejor vamos como países.   

 

Para lograr escenarios como el vivido con Javiera se requieren ciertas condiciones:

 

1.    Seleccionar adecuadamente. Esto no necesariamente es cuestión de más o menos tiempo ni de más o menos entrevistas o evaluaciones psicológicas. Por sobre todo, es asunto de saber con certeza qué se requiere, no solo en lo funcional, sino que, incluso más importante aún, en lo conductual. Cuando tenemos claridad del tipo de cultura organizacional que buscamos para nuestra empresa, todo reclutamiento debe girar en torno a esa base. Ninguna persona que llega a un lugar de trabajo impacta neutralmente. Siempre, suma o resta a esa cultura deseable.

 

2.    Generar confianza y respeto con la misma constancia con que respiramos. Ambas variables deben ser intransables. De esta manera, futuras “javieras” sentirán que pueden llegar a conversar con su jefatura dispuestas a asumir lo que corresponda asumir por sus decisiones. Las confianzas no se declaran, se perciben, se reconocen, se intuyen, siempre sobre la base de comportamientos reales.

 

3.    Sinergia en serio. El punto es que, cuando hay que resolver situaciones inesperadas, es el momento en que debe demostrarse en toda su fortaleza este espíritu de colaboración. La sinergia sólo sirve cuando pasa, de ser discursiva, a formar parte de la manera de hacer las cosas en la organización. Y un embarazo, como en el caso de Javiera es un “inesperado” que, por lo demás, permite una buena cantidad de tiempo para hacerse cargo del periodo en que, ella, estará destinada a otro objetivo tan distinto como ineludible.

 

Siempre, cualquier tipo de organización laboral (también las no laborales), están expuestas a situaciones que incidan en la cantidad de personas con que se cuenta para alcanzar una finalidad. Todos podemos caer con una enfermedad intensiva en tiempos de reposo, o sufrir algún accidente que nos inhabilite por meses. En estos casos, la situación es totalmente imprevista, originando complejos problemas decisionales para abordar el potencial caos interno que detonen. 

 

Por el contrario, la maternidad de una colaboradora provoca ausencias programadas, que se inician con amplio margen de tiempo para desarrollar iniciativas que atenúen los efectos de su ausencia y, en paralelo, son una estupenda oportunidad para reflejar, de forma concreta, cual es el valor que se le asigna a los trabajadores, en tanto personas.   

 

En resumen, un embarazo de una trabajadora, no tiene porque ser embarazoso y controversial. Al contrario, de la organización depende poder disfrutar, junto con la futura madre, del milagro de la vida, consolidando ambientes laborales donde la gente se sienta realmente respetada y motivada para ser parte de esa nómina de pagos.

 

Mientras más positiva es la calidad de los ambientes laborales, los resultados de los balances siempre son más favorables para los dueños o accionistas de modo que, aún en una perspectiva fría y pragmática, valorar en serio a la persona/trabajadora es buen negocio para la empresa.

 

Por lo mismo, precisamente para que el asunto no se quede en el terreno de los discursos que se olvidan al bajarse del podio, respecto de las embarazadas, no estaría de más que leyera lo que escribió Verónica Rayo, en una columna que llamó “Trabajo y Embarazo”, acá en Reeditor.com.



Etiquetas:   Recursos Humanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

8 comentarios  Deja tu comentario


Francisca Saavedra, Creo que Ramón Quinteros ha tocado un punto clave. El tema del embarazo y el trabajo es un tema que nos atañe a todos, tanto desde la perspectiva de los padres como la de los empleadores. Por lo mismo, hombres y mujeres debemos sensibilizarnos a éste y evitar que un embarazo se transforme en un "problema".


Ramón Quinteros, Mientras leía esta columna imagina la situación y el abrazo y desenlace casi resulto inesperado en nuestra cultura laboral. Profe lo felicito porque es tremendamente significativa la respuesta, en particular, la decisiones que tienen que ver desde la masculinidad.
También es no es casual que sea el primer hombre que comentar la columna.


Hugo Vergara Reyes, Académico, Facilitador y Consultor Organizacional Estimada Maribel:

De los aspectos que valoro de escribir acá, en REEDITOR.COM, es la posibilidad de seguir dialogando en torno a una columna, asunto que siempre las enriquece y hasta dan ganas de reescribirlas.

Por cierto que el tema es transversal a todas las organizaciones de manera que, imposible excluir al Sector Público.

Es más, la historia de Javiera es de ese sector, de un Ministerio que tu conoces muy bien y su relación contractual era, a honorarios.

Lo señalo porque es una buena forma de decir que, siempre, se puede entender la relación laboral de las mujeres de una manera socialmente inclusiva y, que con ello, no se actúa como buen samaritano, sino que con perspectiva estratégica y de futuro. De hecho ni siquiera se precisa sensibilidad alguna, sino sólo este tan poco frecuente sentido que se llama "sentido común". Lo digo porque los "retornos" no vienen sólo de la mujer "favorecida", sino de toda una comunidad laboral reconfortada de trabajar en un lugar en que se respeta al trabajador/a en su esencia de persona.


Maribel Valle, Estimado Hugo:

Este tema siempre vigente, es un asunto de sociedad, de cultura y como tal siempre tiene tantos matices, los que se vuelven más evidentes, por ejemplo cuando se discute legislar acerca de beneficios relacionados con el post natal y comienzan los cálculos, sobre todo en el mundo empresarial.
El llamado a humanizar que entrega tu columna, me parece un llamado de atención, a las empresas y también al sector público, ya que éste tampoco está exento de prácticas que no favorecen la confianza y el respeto.Y no sólo en las formas, sino también en el fondo, como las funcionarias a honorarios que viven diariamente la precariedad contractual, con todas las incertezas que esto conlleva.
Sin duda,tal como lo planteas, una buena organización laboral,permite estar preparados para situaciones hermosas,conmovedoras y a veces inesperadas como la maternidad,sin que por ello los niveles de productividad o las metas se vean afectados, recordando finalmente, que todo está entrelazado con nuestra condición de seres humanos.
Felicito una vez más, la oportunidad de tus escritos, y lo bien que conjugas en ellos lo técnico con lo humano, con la sensible.
Maribel Valle


Hugo Vergara Reyes, Académico, Facilitador y Consultor Organizacional Estimada Verónica:

Te agradezco tu tiempo. Respecto de tus reflexiones, por cierto que es demasiado lo que resta por hacer en todos los temas asociados al respeto del trabajador en tanto persona. Lo bueno es que hay empresas que ya se han dado cuenta de que, actuar así, siempre resulta más conveniente para todos. La tarea es seguir perseverando en el punto. Y por cierto el tema trasciende a las embarazadas pero, con ellas, el asunto puede ser especialmente crítico y fundamental.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21513 publicaciones
5227 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora