Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Chile   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Emociones   ·   Moralidad



Comunidad Valenciana. Urgen elecciones


Inicio > Política Internacional
03/02/2014


852 Visitas



Alex es el nombre figurado de un niño que es real y vive en Castellón. Alex tiene cinco años y Síndrome de Dow, lo que no le quita ni un ápice de simpatía y alegría. Afortunadamente, como todos los niños, Alex vive en su mundo de juegos y fantasías, que le permite, como a todos los niños, vivir en una burbuja que le aísla del mundo de los mayores, cargado de miserias e injusticias. Porque los padres de Alex no lo están pasando muy bien, gracias a la insensibilidad del Consell de la Generalitat Valenciana, que ha ido aplicando recortes que van un una escala progresiva hacia abajo: cuantos menos se tiene más recortes se aplican, y así van salvando la cara ante quienes, desde el poder de las instituciones y el gobierno, antepone la salud del dinero, y por tanto del que lo tiene, a las necesidades y la vida de las personas. Alex, su familia, dejó de cobrar hace más de un año la ayuda que recibía su madre como cuidadora de su discapacidad. No le han recorta ayuda, directamente se la han quitado, alegando que no tiene discapacidad para cobrarla. Un chaval con Síndrome de Dow, que necesita cuidados y atenciones especiales más intensas, por eso cobraba la ayuda anteriormente, después de haber pasado todos los controles de evaluación, ahora, con este gobierno autonómico, no tiene derecho ya ha cobrarla. A lo mejor se está obrando el milagro que hace unos días pedía el ministro del Interior a Santa Teresa y la discapacidad de Alex se ha curado, gracias a Dios y a la Santa.


                Este es un ejemplo del retroceso que estamos padeciendo en la Comunidad Valenciana a todos los niveles, heredado de los gobiernos anteriores del Partido Popular, e incrementado con el gobierno actual del presidente Fabra. Lo que nos está abocando a los valencianos, de hecho y de derecho, a una pérdida de nuestra calidad de vida sin precedentes desde que se instauró la democracia, que ha ido produciéndose como un goteo desde que la derecha ppopular llegó al poder hace 18 años. Un tiempo en el que se ha ido desmantelando el tejido social, económico y cultural de la Comunidad, en favor de los intereses de una élite de poder que se ha repartido el territorio valenciano y los beneficios de nuestro trabajo a su antojo. Ya lo dijo Zaplana en una conversación telefónica que destapó el primer gran escándalo de corrupción valenciano, el caso Naseiro, que estaban en política para forrarse. Y así ha sido: ellos, los dirigentes del PP valenciano y sus amigos, se han forrado a costa nuestra, y ahora el Consell actual quieren que además paguemos la factura de los desperfectos provocados en el local, por esa orgía de despilfarro, sexo y corrupción que se han pegado con dinero público, y nos ha empobrecido hasta límites insospechables hace veinte años. Estamos en el número octavo en la lista de Comunidades Autónomas más pobres, con un 26,3% de pobreza, para estadísticas de 2011. Con una tasa de desempleo, según la EPA del 4º Trimestre de 2014 de 27,9. Es decir, casi un 30% de la población activa valenciana viven los lunes al Sol, como retrataba aquella maravillosa película de Fernando León de Aranoa en 2002.

                Un Consell permisivo con la corrupción en las filas del Partido que lo sostiene, que hace la vista gorda cuando su Secretaria de Relaciones Institucionales se gasta 3.000 € del erario público en la cesta de la compra. Con la educación pública en pleno proceso de desmantelamiento y la sanidad bajo mínimos, con sus largas listas de espera; con las ayudas a la dependencia en proceso de extinción; con la cultura valenciana reducida al folclore y el casticismo; con una consellera de Infraestructuras que no sabe lo que significa la palabra inversión pública. Una Generalitat que abandona sus universidades a la quiebra y liquida el medio de comunicación público, que era la RTVV, después de manipularlo hasta el sonrojo de la sociedad valenciana. En definitiva, un Consell vasallo de las decisiones de su Partido en Madrid, incapaz de sacar a la sociedad valenciana del agujero en el que la ha metido. Por todo ello tienen que dimitir. Sin paliativos, sin excusas, sin rodeos, tienen que dimitir, y su presidente dejar de marear una perdiz que nunca va a ser capaz de cazar, y convocar elecciones nuevas que tengan como resultado un gobierno de la Generalitat con ideas e impulso para salir adelante y devolver a esta Comunidad la dignidad que le han quitado y la riqueza que le han robado.

                Urge convocar elecciones, para que la herida deje de supurar. Los valencianos no queremos ser, como San Francisco de Asís, los portadores de las llagas de Jesucristo, inmersos en el dolor penitente de nuestros pecados, Queremos gobiernos responsables, que piensen que una sociedad no es nada si sus habitantes no viven en condiciones dignas, sin pobreza, con empleo, y las necesidades básicas del estado de bienestar cubiertas. Y este gobierno sólo puede salir de las urnas, sin temores a las amenazas de tripartitos, rojos y malos cristianos. Es necesario que los valencianos demos un golpe de timón, mandando a la derecha, representada por el Partido Popular, a las sombras de la oposición por un tiempo, para que ellos sí, hagan acto de contrición, y mientras tanto nos dejen en paz, reconstruyendo todo lo que han destruido.

                La sociedad valenciana necesita tomar el rumbo de su futuro, un futuro de esfuerzo y trabajo, sin bombos ni platillos, sin tener que ser los que más molamos del mundo, sin fuegos artificiales que escondan el humo de unas políticas destructivas de nuestro bienestar. Esa es nuestra tarea como ciudadanos, y esa es la responsabilidad de la oposición política actual, presentarse ante nosotros como alternativa en positivo, lo negativo ya lo conocemos. Alternativas que han de ser mesuradas y creíbles, pero también ilusionantes y un poco utópicas. Porque solamente si tenemos la utopía en el horizonte podremos mejorar la realidad que nos circunda. Y esto, queda sobradamente demostrado, la derecha dirigente actual es incapaz de hacerlo. Por eso, lo mejor es que se vayan cuanto antes y nos ahorren tiempo de sufrimiento. Alex se lo gradecerá, desde su simpática inocencia.       

 



Etiquetas:   Elecciones   ·   Comunidad Valenciana

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18846 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora