Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Valores



Gatos por liebres.


Inicio > Política Nacional
17/01/2014


1054 Visitas



Como el deseo de comprar algo que en realidad uno no necesita  - (especialmente cuando ya lo tiene) -  La inyección de otros deseos como así mismo la impresión que tenemos de algo o de alguien aún sin conocerlos no son fruto de la casualidad. Estoy convencido que aún quien no entiende, ha oído una y otra vez alguno de los permanentes llamados de atención acerca de esa manipulación que nos hace víctimas la propaganda. 


Veo innecesario que busquemos explicación , que la hay, en bien documentados trabajos de sicoanálisis, como los de Freud o de Carl Jung . Sin embargo es mi intención encaminar esta conversación, hacia el primer peldaño de una escala que no se ha subido con frecuencia, o para ser mas exacto, no se ha subido para nada. La escala al encuentro de una buena explicación, una que brote de nuestra propia exploración a fenómenos otrora conocidos como ciencias sociales o simplemente, opinión "pública"independiente. 

Hoy en día, más en los países con educación dispareja que en los desarrollados, la opinión pública, que por definición, obedece a la pluralidad del pensamiento que surge natural del espíritu crítico del ser humano, ha dejado de respirar, para dar paso, a una nueva era de adopción promocionada de conclusiones ajenas. Esto es bien fácil verlo en materias etiquetadas como políticas, aún cuando curiosamente con mayor frecuencia son financieras. Pero no es tan fácil verlo en la pérdida de contacto con afectos de personas reales, por la inversión convulsiva en crear redes con afectos virtuales. 

No existe un debate sobre la periódica evidencia que nos muestra en el cada día , una dicotomía que permanece en crecimiento, entre lo que es real o aquello que por falta de fundamente es solo fantasia. Actuamos movidos por una ilusion de inyectado individualismo, condenamos ademas en público cosas que todos hacemos en privado, o mucho mejor , escogemos algo o alguien que defender o ayudar, para sacudirnos de nuestra responsabilidad social de defender o ayudar todo lo demás. Promovemos la felicidad en inmateriales dimensiones de la sub conciencia universal, desde la comodidad de un materialismo que se financia con la prédica pero no hablamos de la realidad. No escogemos esa acción que surge de adentro, y la hemos transformado en una que se oye ininterrumpidamente en los martilleos que nos da la televisión . 

Todo aquel que desea lo que sea y tiene los recursos para promoverlo, finalmente con toda facilidad miente pero logra obtenerlo. Esto es lo mismo para aquel que dirige un equipo, vende un producto o cobra por un servicio, como para ese que tiene interés en políticas que beneficien su status quo. Amparados o protegidos por un periodismo que dejo de ser un orgulloso policía de la verdad y una población convencida que todo termina en un asqueroso y esterilizante empate. 

Estamos viviendo, o sobré viviendo, un periodo que se caracteriza por la convivencia de todo tipo de temas maquillados por las garras, hasta ahora, sin contrapeso de los creativos bien pagados de la propaganda. Hablando de eso, les sorprendería saber la cantidad de millones que el gobierno de turno emplea del "ilimitado fondo de recursos públicos" , en hacer más ricos a los empresarios de la propaganda. 

Parte del propósito de este manantial mecánico de poner en el cerebro de otros ideas ajenas. Consiste en hacerlos pensar que no es un tema que amerita preocupación ni escrutinio, que sólo flota en una atmósfera bien cargada de resentimientos y que no reviste , para todos los efectos por supuesto ninguna seriedad,  ni mucho menos algo de importancia. 

Dado el impacto que tiene en el comercio, más o menos todo el mundo lo conoce como - el poder de la propaganda - no es difícil desde ahí , suponer que no muchos menos, también entienden que en política, todo es hoy obra de la propaganda. Sin embargo, esa conciencia intermitente a diario sucumbe como una toalla intentando secar una cascada inmensa de falsificaciones publicitarias. Un buen ejemplo de esa vorágine deformadora de realidad, es esta obsesión por compararnos con países de los que en rigor no sabemos nada. O lo que es más , tampoco sería de mucha ayuda, como no es para ellos, ni lo fue, lo que a nosotros nos pasa. Estas comparaciones además se hacen aprovechando que nadie tiene el poder de cuestionarlas, uno porque la gente no quiere , otros por que sólo les conviene creerlo y el resto por que en realidad viviendo tan lejos no tienen como saberlo, entonces todos terminan por creer un poco. Después de todo, nunca una campaña publicitaria ha sido más sencilla que cuando infla el chauvinismo que es una lacra. 

El impreciso origen de la propaganda desde luego se desconoce, a pesar de eso, algunos flash enciclopédicos se lo atribuyen al esfuerzo de la iglesia por popularizar la posición oficial de la iglesia luego del los discurso de Lainez y Seripando durante el cisma que ocasiono Martín Lutero. Sin embargo fue Goebbels , el irónica y probablemente con toda justicia, desacreditado ex ministro de propaganda del tercer Reich, el que le dio la actual ilimitada capacidad como herramienta de manejo de masas. 

Para quienes insisten, como algunos diccionarios que ignoran el lado perverso de la fabricación de ideas o necesidades de la propaganda en sus definiciones, sería útil recordarles que la heroína hizo su arribo a la "civilización" como un remedio para la tos. 

Ahora mismo en Rusia , una potencia por donde se le estudie en poder militar estratégico o en aguas no congeladas y energía. Masas de jóvenes sobrevivientes del oscuro paso del Stalinismo, comparten prácticamente todos los valores que uno puede respirar en cualquier atmósfera juvenil de los Estados Unidos, Valparaíso o El Salvador . No es cierto que ellos pasen hambre, o que estén desesperados por abrazar de regreso el nocivo paso de un, a todas luces, mal recuerdo del estatismo 'neo liberal' del partido Comunista de esa época. Más bien uno ve jóvenes muy entusiasmados con protagonizar un cambio. Ve además un apetito por saber más de lo que ocurre en el resto del mundo y sin el inmenso peso de prejuicios inculcados en Occidente. 

Para el profesor Freud sería un placer ver como desde esta juventud orgullosamente roja de nacionalista, saldrán los líderes que tomen una palabra y no una piedra a la hora de la discusión. Pero eso no es lo que sale en la prensa. Tampoco se dice nada de lo difícil que es encontrar un colegio particular capaz de pagar o equipar como lo hace un colegio público, en prácticamente todo el territorio de los norteamericanos . Ni de la tranquilidad con la que las personas pueden lucir sus aros o colgar su cámaras y celulares en los históricos vericuetos de un sobré poblado y turístico Estambul . 

La gente ha sido conquistada por la propaganda. Aquel que impuso por la fuerza, ahora insólitamente, se declara un emblema del exclusivo uso de la razón . Promulga leyes para evitar violencia en los mismos estadios que dejaron de existir quienes no pensaban igual. Declaran un crimen el aborto, argumentan justificativos del odio a la diversidad, eluden la justicia y evaden los impuestos, pero todo parece normal. Al final todo lo diluye un ;  ¿ quienes lo haran ?  - o -  ¿ como lo haran ?  el que la gente repite desde Vitacura a la Quinta Normal. 

Seremos capaces de volver a pensar independiente. Seremos capaces de desenmascarar falsos demócratas . Seremos capaz otra vez de llamar asesino al que mata y ladrón al sinvergüenza . Seremos capaces de no discutir lo bueno y cambiar lo malo. Seremos capaces de separar el raciocinio del sentimiento. Seremos capaces de entender que sólo es político el bienestar ajeno. Seremos capaces de creerles menos y poner condiciones, Seremos capaces de entender, que el desarrollo sólo llegara el mismo día que ningún niño en Chile parta más cerca de la meta y distinguir que lo que nos rodea nos moldea, aunque sea una ilusión, parafraseando al gran Ortega y Gasset . ( quien para sorpresa de Pinochet fueron la misma persona.)

La ilusion no es la realidad, pero es una muy persistente !! 



Etiquetas:   Educación   ·   Políticas Públicas   ·   Propaganda Electoral

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18438 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora