Trabajo y Embarazo

Cambios de las dimensiones corporales de las embarazadas

 

. Los cambios en las dimensiones corporales en el embarazo comienzan aparentemente después del segundo o tercer mes de la gestación, y la mayoría de medidas corporales aumentan en el transcurso del embarazo.

La masa y la forma del cuerpo permanecen relativamente constante durante los tres primeros meses de embarazo, pero con el crecimiento del feto se hacen evidentes cambios en el peso corporal, en la profundidad y circunferencia abdominal, como también otros cambios antropométricos. También ocurre un aumento de tamaño de la cintura pélvica - lo que se hace evidente por un mayor ancho de caderas -, un balanceo hacia atrás del tronco, extensión y elevación de las costillas inferiores con un aumento de la profundidad del tórax, y  una ampliación de la distancia vertical entre la pelvis y las costillas inferiores.

Estos cambios en las dimensiones corporales, contorno, cantidad y distribución de la masa corporal, como también de la postura originan un cambio biomecánico significativo en el centro de masa del tronco. Esto afecta la marcha de la mujer embarazada y la capacidad de realizar esfuerzos en actividades de la vida diaria.

Cambios en la capacidad de trabajo durante el embarazo

El crecimiento del abdomen en la mujer embarazada hace que cada vez sea más difícil inclinarse hacia delante y llegar lo más cerca posible a los objetos de trabajo, como podía cuando no estaba embarazada. El área de trabajo disponible para las manos enfrente del cuerpo se hace cada vez más pequeña durante el embarazo. La manipulación de objetos está más alejada de la columna vertebral provocando un incremento en la compresión y en la tensión en flexión de la columna, los ligamentos y los músculos de la espalda. Esta carga se debe también al incremento de masa del abdomen, y su aumento de brazo de palanca con respecto a la columna vertebral.

La capacidad de realización de trabajo cambia durante el embarazo, pero existen muchas diferencias entre mujeres. En el comienzo del noveno mes, el volumen sanguíneo generalmente aumenta hasta un 40%, junto con el gasto cardiaco y la presión arterial. El metabolismo aumenta a lo largo del embarazo, lo que se asocia normalmente a un aumento de la temperatura corporal. Este hecho puede dificultar el trabajo en ambientes calurosos y húmedos. Con el avance del embarazo en general la capacidad de realizar los siguientes tipos de trabajo disminuye:

- Trabajo que requiere grandes esfuerzos.

- Trabajo que requiere una gran movilidad, como los alcances alejados o en flexión.

- Trabajo que implique repeticiones frecuentes o trabajo que se extienda por periodos prolongados de tiempo.

Recomendaciones de diseño ergonómico

Para acomodar mujeres embarazadas, tanto en el puesto de trabajo, en el transporte, o en la casa Kroemer y col (2001) sugieren las siguientes medidas ergonómicas:

- Posicionar las áreas de manipulación lo más cercanas al cuerpo y si es posible un poco más arriba de la altura normal.

- Proporcionar tareas de trabajo que demanden el mínimo esfuerzo posible, particularmente en direcciones verticales.

- Eliminar levantamientos de objetos de cualquier tamaño o peso.

- Proporcionar asientos cómodos, fácilmente ajustables. En general se prefieren sillas con respaldo alto, buen soporte y cojines firmes.

- Permitir descansos frecuentes en el trabajo, organizados libremente por la mujer.

- Proporcionar más espacio que el normal para caminar y remover obstáculos.

- Si se trabaja de pie por largos periodos, proporcionar algún tipo de apoya pie en el que pueda descansar un pie manteniendo la rodilla flexionada.

Bibliografía:

Kroemer K. (2006). Extra-Ordinary Ergonomics. How to Accommodate Small and Big Persons, the Disabled and Elderly, Expectant Mothers, and Children. Ed. Taylor & Francis. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales