Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Glifosato   ·   Investigación   ·   Ciencias   ·   Cáncer



Monarquía. Fin de ciclo


Inicio > Política Nacional
11/01/2014


1031 Visitas



La metáfora de una España venida a menos la ha ofrecido el rey en su discurso de la Pascua Militar. No por lo que ha dicho, que eso no tiene ya ningún interés para gran parte de la sociedad, sino por cómo lo ha dicho. Hemos podido ver la imagen de un monarca torpe, envejecido, vacilante y, lo que es peor, caduco, transmitiendo que estamos en un fin de ciclo, que se inició con la Transición Democrática, de la que él era el símbolo que servía de referente para una sociedad anhelante de libertades y progresos sociales y económicos. Un rey, representante de una monarquía, que está siendo incapaz de dar respuesta a las preocupaciones de los ciudadanos, más allá de los tópicos y lugares comunes a los que estamos acostumbrados, de la que no podemos quitarnos la sospecha de que una férrea censura rodea todo lo referente a sus actividades, a pesar de que, cada vez, aparece más claramente vinculada a la ola de corrupción que ha esquilmado este país, sostenida por un sistema basado en el pelotazo, el amiguismo y la inseguridad jurídica, que ha convertido a España en el campeón mundial de “digo Diego”, el “me lo llevo crudo”.


                ¿Alguien puede pensar que el rey, blindado jurídicamente contra todo delito, ha vivido al margen del globo de corrupción que está asolando el país? ¿Vive la monarquía en los mundos de yuppy, revoloteando de flor en flor, como la abeja Maya, sin enterarse de lo que pasa a su alrededor? Si es así, maldita falta la que nos hace, y ya están tardando en retirarse a Mónaco o algún otro paraíso fiscal de esos que tanto les gustan. Pero si, por el contrario, sabían lo que se estaba urdiendo en despachos oficiales, por acción u omisión, y han consentido, sin levantar la voz, son cómplices, y quién sabe si no actores, de todos los males que aquejan a los españoles en su conjunto, salvo aquellos que gracias a la crisis y a unas leyes que se lo permiten, están amasando fortunas desmedidas. Tanto en este caso como en el otro, sin menoscabo de las responsabilidades judiciales que pudieran existir, nos vamos dando cuenta que la monarquía es una institución inútil, inservible, y moralmente insostenible, desde la ética política. Hemos tardado treinta años en ver lo que los medios y el poder emanado de la Transición nos han ocultado, pero ya es hora de que nos planteemos el derecho a decidir, que se nos negó en su momento, sobre qué tipo de régimen político queremos: monarquía o república.

                Sin menoscabo de reconocer que después de la Dictadura el planteamiento de la transición a la democracia fue acertado, a pesar de muchos olvidos y errores, hoy ese binomio denominado monarquía parlamentaria, ya no sirve. Porque a lo largo de los años ha ido generando un monstruo, que para sobrevivir tiene que fagocitar a la sociedad. Un ogro que se alimenta de nuestro bienestar, pero que no duda en movilizarse cuando alguno de sus miembros está en apuros, incluso cuando este es un farsante. A modo de ejemplo podemos ver estos días la polémica entre Sacyr y el gobierno de Panamá, a cuenta de la ampliación de las obras del Canal, que está poniendo en evidencia la falta de seriedad con la que en España se maneja el mundo de los negocios de las grandes empresas, cuando de dinero público se trata.  El modus operandi de Sacyr es el habitual: oferta a la baja, bajísima (ignoramos si con algún sobre por medio) para luego, una vez obtenido el contrato, llegar al capítulo de los sobrecostes, que es como meter la mano en la caja del erario público sin control. Qué les voy a contar, esto ha sido, durante años, habitual en España, de ahí la fortuna de unos pocos y la penuria de las instituciones. Pero lo increíble de todo es que cuando el gobierno de Panamá se planta, para que no le roben, el poder político de España se moviliza con una rapidez que ya quisiéramos tuvieran ante el aumento de la pobreza que estamos sufriendo. Incluso envían a la ministra de Fomento para mediar en los intereses de una empresa privada (intuimos que el coste del viaje lo hemos pagado entre todos).

                Esta es la España que tenemos en este año que empieza. La España de la brecha social cada vez más ancha. Pero también de la brecha política, representada por una monarquía caduca, que se apoya sobre un sistema de oligarquías: financiera, política, jurídica, religiosa, económica y social. Por eso, a pesar de lo que muchos mantenedores mediáticos del régimen actual sostienen, es justo ahora cuando hay que empezar a debatir si queremos monarquía o república. Ya no sirven los argumentos de que no es el momento o de que este no es el problema que tienen la sociedad. Argumentos que sólo tratan de encubrir la continuidad de lo existente. Incluso, los más atrevidos proponen cambios, para que todo siga igual. Es posible que se hayan leído la novela de Lampedusa “El Gatopardo”.

                No es un atrevimiento que se introduzca en la sociedad ese debate, que tienen que ver con el derecho a decidir nuestro futuro, con la jefatura del Estado, y con la calidad de la democracia que queremos. Porque es inevitable pensar que la monarquía y el sistema construido en la Transición empiezan a ser parte del problema y no la solución. Cuando una sociedad necesita regenerarse de arriba abajo, para alcanzar una mayor democracia y un mejor bienestar, es necesario que los ciudadanos nos impliquemos en política y construyamos las alternativas adecuadas a lo existente. Y en España va a hacer falta mucha política para salir del atolladero en que nos han metido la monarquía y las oligarquías que la sostienen, de baja calidad democrática, pobreza, pérdida de derechos y brecha social.



Etiquetas:   Monarquía   ·   Juan Carlos I

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Juan Carlos Pellegrini Besga, Se puede decir más alto pero no más claro. Creo que el debate del cambio de sistema ya está instalado en la sociedad, pero sucede que el establishment aún sigue siendo demasiado poderoso como para manipular y silenciarlo. Todo se andará y es cuestión de tiempo. Al final la criatura se les volverá en contra porque a la vista está que cada vez más sigue generando más exclusión y pobreza no solamente económica sino cultural y moral y el argumento engañoso de echarle la culpa a la crisis económica como algo que ha caído del cielo ya no podrán sostenerlo.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18176 publicaciones
4630 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora