Carta a Felipe González Márquez

   Contigo se inauguró la adoración al villano y el vilipendio del héroe. Padre de la mafia estamental, ya no engañas con tu verborrea de criminal exculpado.    En esta vida nada es eterno, ni tú, soberbio del demonio. Algún día de manera natural traspasarás las bambalinas de una Justicia verdadera fuera del escenario de la farsa.

 

. Padre de la mafia estamental, ya no engañas con tu verborrea de criminal exculpado.    En esta vida nada es eterno, ni tú, soberbio del demonio. Algún día de manera natural traspasarás las bambalinas de una Justicia verdadera fuera del escenario de la farsa.
   Deberías temer a la Muerte.  No a la física que llega inexorable, no a la apariencia de la nada, ésa no; debería darte terror la trascendente, la ignota,  la segura juez de tus obras cuando abandones ese cuerpo glotón que has alimentado de miseria y dolor ajenas, provocando hambre y sed de Justicia verdadera a millones de Lázaros. Te serviste entonces  de una secta para enriquecer la inmundicia humana que convierte esta sufrida España en un hedor permanente de embuste histórico.

   Deberías encogerte de pánico visceral porque tu fácil vida es la garantía de la tortura que te aguarda, espesa como tu indecente palabrería de fingido padre de la patria, cuando has pagado con la ruina de los gobernados la máscara para esconder tu faz de verdugo.

   Necio Epulón, el rostro del cinismo te delata pero más todavía que impunes hayan quedado tantos crímenes, por pagar a togados tu cresa vida de criminal en libertad. Todo el mundo sabe que cometiste delitos numerosos   ¿Cómo es que no los pagas? Habría que preguntárselo también a quien se   sienta en un Consejo de Estado.

   Yo te lo diré, infame: El demonio anda suelto sobre la Tierra, ya sin disimulos. La Bestia camina segura santificando a los canallas.

   Después de tu turno, otros tomaron  ejemplo y dieron una vuelta de rosca a la gravedad del delito que usando el mismo modus operandi de engaños y las togas prestas para encubrir las vergüenzas, arremetieron a fuego y sangre, ocultaron las pruebas y se salieron con la suya rememorando tus artes prestidigitadoras, de ilusionista infernal que transforma en bueno lo inicuo y además se va de rositas. Un truco así no podía ser desaprovechado si no moriste en el intento. La destrucción de la separación de poderes ha sido una bicoca. Matar es posible, robar a destajo siempre será el delito de la mejor renta para excusarla tras los atriles.

   No eres una incógnita X, sino una matemática exacta a medida de tu iniquidad personal; un conjunto vacío de moral para que cuando expires puedas recoger tu ingente cosecha de maligno embaucador sobre la Tierra sin embozo a donde otra dimensión vayas. Farsante terreno, allá no podrás ocultarte de tu reflejo pútrido que venteas con colonia cara y un hedor disimulado de tu esencia personal. Aquí todavía engañas a estos necios que aclaman al gestor de los destrozos que aún padecemos, después de que asentaras las bases de corrupción que tú inauguraste con victoriosos engaños. Pero cuando abandones los sueños de Morfeo para tu dormida definitiva, oscuras sombras inhalarás de tus fantasmales pulmones para convertirte en una brasa del averno. Tiembla, aún confiado.

   Tus bolsillos habrían pesado una condena a perpetua de haber penado por Ley de verdad lo que te correspondía, pero fuiste taimado en entregar las joyas de tu latrocinio a quienes te las guardaran lejos de España y así forjar tu fortuna sin testigos y protegido por agradecidos amos a los que todavía sirves, acaso como un esbirro de Satanás. Porque sólo uno de esos puede contemplar la vida desde el pedestal de sus engreídas petulancias, consciente de ser maestro de miserables que parapetados tras la excusa política les viene en gana destrozar un pueblo y asegurarse un pedestal en las plazas. Contigo se inauguró el desfile de la manada carroñera que nos ha atenazado por el poder de las urnas convertidas en orinales donde defecar la saña, la demagogia, el engaño fácil aún a costa de la sangre para encubrir la farsa de la codicia que es lo que realmente a gente como tú le importa.

   Luego presumes de la experiencia, desfilando ante la Policía seguro de que tus intocables sombras son como cuando fuiste presidente; oscuras, impenitentes, gestoras de totalitarismo travestido de democracia para que un país bailara al son de tu fanfarria de estafas.

    Politizando la Justicia lo mismo te dio arremeter con mentiras contra Rumasa y convertir a un empresario tenaz, capaz y genial,-tres virtudes que suples con el parasitismo, la compra-venta de almas y el efectismo de la verborrea- en un José María Ruiz-Mateos enemigo público mientras arrasabas con su patrimonio legalmente constituido a costa de saquearlo explotando a los españoles. Ladrón demostrado que bajo tu gobierno arrasaron el 10% del PIB español; acaso de eso  unidades te llevaste para convertirte en terrateniente de tierras regadas con sangre. Lo mismo dio GAL que múltiples corruptelas al descubierto, pues en este país se premia al imbécil y se condena el talento. Acaso exista un talento de la imbecilidad dada la condición generalizada del premio a tanto idiota.

   Deberías encogerte de pánico visceral cuando te llegue la muerte porque tu fácil vida es la garantía de la tortura que te aguarda, espesa como tu indecente verborrea de fingido padre de la patria que has pagado con la ruina de los gobernados la máscara para esconder tu faz de verdugo, sí.

Estamos millones hartos de contemplar tanto emperador desnudo paseando en carrozas de lujo labrado con el sufrimiento de las víctimas. Yo veo tus vergüenzas, las misma con las que te irás desprovisto de tu botín, cuando  llegue el momento de que te rindan tributo aquellos diablos a los que tanto has ensalzado con misérrima conciencia.

   No puedo llamar de usted a quien no respeto. Un D. José María Ruiz-Mateos, a pesar de todas las injurias y trampas pergeñadas contra él, incluso esta última, es de una dignidad y grandeza que jamás alcanzarás por mucho que compraras a tus biógrafos para esconder tus vergüenzas.

Amedo dice que eres la X y yo te digo que serás la Z finiquitada. Échate a temblar por gestarte una vida tan fácil, laureado por una equívoca historia que te ensalza cuando el día a día demostró que mereces la humillación según tus actos. El verdadero libro de tu vida, no es el que has escrito y está en las librerías, sino en los archivos del infierno. Teme cuando llegada tu hora un atisbo de tu conciencia asome para gritarte tu inconsciente demencia ejecutada en vida. Allá donde vayas estarás cuerdo para volverte loco de dolor como el que has causado. Teme, porque llegará el momento en que traspasarás esta dimensión y tu cara delatará el cinismo radical del alma con que obraste tanta iniquidad que habrás de pagar. Sin más engaños.

http://tv.libertaddigital.com/videos/2014-01-10/un-ciudadano-abronca-a-felipez-gonzalez-en-la-presentacion-de-su-libro-WLYa44fuE-c.html

http://tv.libertaddigital.com/videos/2013-10-05/jose-amedo-presenta-su-libro-sobre-los-gal-cal-viva--8bH1PFriog.html

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales