Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner



DGT: Roba, suma y sigue


Inicio > Política Nacional
10/01/2014


1196 Visitas






La política es el canal de acceso  para lerdos que aspiran a puestos directivos con el fin de coaccionar  la experiencia, la verdadera,  que siempre queda supeditada, en este país de adocenados y corruptos dirigentes, a la necedad del enchufado de turno. El afán recaudatorio es proclive para que cualquier mediocre se sienta superior en la gestión. Robar legalmente el dinero de los ciudadanos es la perfecta excusa para que el más gilipollas parezca efectivo.

 Lo demuestra la DGT en manos de absurdos tecnócratas que pretenden regresar a otrora décadas, siguiendo sus cerebros primitivos tan acordes al ocaso de la inteligencia después de los elementales procesos de la evolución. Seguí llegó para reinventar el abecedario con ínfulas de dictador. Los acomplejados tienen alma intolerante y lo reflejan particularmente en el subdesarrollo de sus mermadas capacidades de comprensión del entorno. Estos seres raros encuentran su manera de adaptación al medioambiente ejerciendo de depredadores para disimular sus inconfesables complejos personales. Gozan la superioridad que los entroniza aunque no tengan ni puta idea de lo que hacen.

No hay nada más estulto como indignante que esos sobrevenidos acomplejados que han impuesto nuevos modos de entender la carretera, bajo el desconocimiento básico de las condiciones verdaderas de la conducción. Cualquier pretexto les ha parecido bueno para robar a destajo, ejerciendo un asqueroso y cínico paternalismo con esos consejos estúpidos que demuestran el desconocimiento supino de los mecanismos y pericias propias que implican la experiencia de la conducción.

Muy seguramente, de poder observar la destreza de esa Seguí a los mandos de un automóvil se comprendería de inmediato el acoso y derribo contra una actividad que no es propia de párvulos o advenedizos, como los que se sientan en los despachos para coordinar reglamentaciones que los profesionales auténticos consideran de vergüenza ajena.

Seguí es una torpe investida de poder; un ejemplo de lo memo cuando acapara el protagonismo para revestirse de dictatoriales normativas, dirigidas a convertir el hábito sano de la moderna conducción, en una trampa plagada de obstaculizaciones que transforman la experiencia en un suplicio generado desde la intransigencia de la imbecilidad institucionalizada.

Sobre las condiciones del asfalto, con más de un 80% en mal estado,  nada que decir  en  una responsable que se permite triunfalismos cuanta más presión se ejerce insoportablemente contra la ciudadanía. Seguí es parte de ese grupúsculo  gubernamental que en la calle se está pasando por la guillotina del hartazgo. Cualquier día nos levantamos con una revolución defensiva y desatada violencia con los ciudadanos honrados empuñando las armas de su indignación más visceral.



Estos gobernantes tramposos, cínicos, criminales-así llamar a los que han dejado asesinos en libertad contra sus víctimas- y parásitos que dirigen los designios del país con acciones que ningún votante ha aprobado, viven ajenos a la inmundicia con la que cubren al ciudadano explotado. La paciencia tiene un límite y basta que se concentren los factores exigibles en la desobediencia generalizada para que un día se encuentren un piquete del pueblo decidido a tomar rienda suelta a la discordia. El odio puede esgrimirse contra los que han destrozado una sagrada libertad por la que se trabajó durante décadas para estar ahora  al borde de un totalitarismo inadmisible. Por la libertad se ha luchado sin reservas siempre, en defensa de esos derechos que el despotismo ha pretendido desintegrar. La DGT se ha convertido en un estamento saqueador vergonzante e intolerable. De seguir a rajatabla las normas dictadas por estos payasos del circo ambulante y temporal de la elección del pueblo-incumpliendo todo programa electoral- hace mucho tiempo que habría tenido accidentes porque en nada está adaptada la normativa a la realidad cotidiana de los factores de la carretera. Un ministro de Interior con pura cara de facineroso-a cualquiera que pregunto me dice lo mismo-, junto a una don nadie con ansias de protagonismo, eran factores previsibles de lo que después llegó como calvario en las carreteras.

Estos déspotas pretenden dar a elegir al ciudadano honrado entre ser condenado por delito menor u optar por uno de mayor envergadura pero de plena satisfacción personal. Lo escucho muy a menudo ya en un país desarbolado sin ley ni justicia verdaderas:  matar sale a cuenta en un país plagado de injusticia. La realidad es repugnante ejemplo de la persecución contra la honradez y la deferencia con el crimen. Así no puede destrozarse la vida de una persona con encarnizada persecución y no esperar la venganza acorde a ese daño impensable hace décadas en democracia. 

http://www.autobild.es/noticias/embiste-coche-guardia-civil-radar-211432



Asco me provoca esta gentualla que pretende penalizar hasta la criminalización al conductor, cuando hará cinco años de aquel accidente que pudo costarnos la vida a causa de una curva plagada de piedras y gravilla que nadie se ha molestado en limpiar. Cuando se pasa meses convaleciente con la rabia e impotencia que produce que unos miserables funcionarios hayan sido los responsables de los daños y queden impunes, el coraje se acrecienta y se comprende por qué, alcanzados los límites de lo insufrible, se linchan a los dictadores cuando se sobrepasa la presión social.



Repugnancia tal, que no me importaría impeler a uno de esos tecnócratas de pacotilla a limpiar el asfalto tragándose las piedras que nos provocaron el accidente. Si revientan los ánimos en asonada  generalizada, no descartaría  que llevaran en volandas a estos inútiles para acondicionar la carretera con sus propias lenguas.



http://www.casacochecurro.com/2013010213418/coches/la-crisis-tiene-algo-bueno-la-inactividad-en-las-carreteras-lleva-a-minimos-historicos-la-accidentalidad.html





Etiquetas:   Corrupción   ·   DGT

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18418 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora