Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Inteligencia Artificial   ·   Robótica   ·   Derechos Humanos   ·   Filosofía   ·   Privacidad



Los costos de ser independiente


Inicio > Ciudadanía
09/01/2014


959 Visitas



Circular por la vida siendo consistente con lo que uno piensa, tiene sus costos. Claro que uno los asume sin cálculos previos, visceralmente, porque ser libres exige que todo tu biorritmo sintonice con tu actuar. La doblez espiritual termina deformando la mirada y la posición corporal. Permítaseme saludar tácitamente a un contemporáneo que ha partido y que también caminó libre, con una voz independiente.




En la universidad de la reforma universitaria, fundé la revista de la Escuela de Aduanas. Se llamó “Mañaño Time”, nombre que buscaba la pregunta ingenua que daba pie a una grosería muy chilena. Claro que alguna vez quise explicar, especialmente para las lectoras femeninas, el origen de la palabrita inventada, atribuyendo el sustantivo mañaño a un fruto ancestral de la araucanía. Era la juvenil e irreverente forma de plantearse ante la vida, con la sátira ladina en medio de posturas ideológicas que posaban de serias, referían autores, pontificaban.

Adherí a una visión revolucionaria por cuna familiar y por vocación jesuítica. En el Papa Bueno, a los 12 años fundé convicción católica que me llevó por los caminos de la patria joven. Luego vinieron los cristianos por el socialismo; las buenas migas con los marxistas se quedaban siempre en los intentos de seducción de las compañeras de la jota, a muchas de las cuales terminé convirtiendo al catecismo, en medio de la ero-politik de los sesenta. Ser independiente de izquierda, pero al mismo tiempo creyente, significaba caminar equilibradamente por una línea sinuosa rodeada de acantilados. Participar en el Comité de Prensa de la Unidad Popular, con una columna crítica, que no tenía pautas partidarias, me llenó de esperanzas de que podríamos protagonizar nuestro futuro. Me había recibido muy joven y crucé hasta el inicio de los setenta, medio periodista, recibido ya como administrador, demasiado dinámico para la burocracia y con ganas de seguir viviendo a concho la opción democrática al socialismo, que, insistía, no era exclusividad de los marxistas, sino también de la doctrina de la Iglesia del Pueblo. Entré en ese período al Mapu porque me gustó eso de ser un movimiento de acción popular “unitaria”, adjetivo que capotó en pugnas de poder en 1971, cuando se partía el partido verdirojo y cada cual agarraba para su lado. Yo, en contra del cisma, quedé solo, como independiente. El sentido crítico recibido en el colegio estaba dando frutos y había que asumir que ser consecuente significaba muchas veces desmarcarse de aquello que se alejaba de tus principios.

Cuando el 10 de septiembre de 1973, en la Aduana de Pudahuel, a través de un inspirado discurso que defendía la institucionalidad democrática, evité que la Asociación de Empleados de Aduana adhiriera al paro nacional, que habría significado cerrar los vuelos del aeropuerto, dejé motivos suficientes para ser incorporado a la lista negra,  causal de exoneración política en diciembre de 1973. El último semestre del gobierno de Allende fui crítico de la desobediencia que provocaban al interior de la UP las fuerzas más ultristas que apostaban a agudizar las contradicciones, supuestamente para ser vanguardias revolucionarias que serían seguidas por la clase obrera. Tener una voz crítica de los mil días de la UP y del complot que se fue ejecutando para poner fin a esa experiencia, me valió no ser querido ni por momios ni por socialistas ni miristas, para quienes una posición disciplinada frente a un gobierno constitucional era ser amarillo. Por lo tanto, entre epítetos de upeliento y de amarillo, fue manteniéndose mi posición independiente de izquierda, hocicón pero veraz.

En los ochenta vivir la transición en Chile, estando en las listas negras de la dictadura, exigió ganarse el pan con creatividad e inteligencia, lo único inconfiscable por el poder. Entre la poesía libertaria y los manuales técnicos fui abriéndome paso sin deber favores políticos. Lo había aprendido cuando salí del país, con la decisión de no asilarme sino quedarme en Sudamérica para poder seguir viniendo a Chile. En ese período de 1974 vi a cientos de chilenos pasar por Buenos Aires rumbo a Europa, también vi que el sectarismo seguía vivo y que los aprovechadores cundían, inventándose epopeyas para ser admitidos como refugiados. Fui tomando distancia y me concentré en el trabajo, obtenido por avisos de diario Clarín, lo que fortaleció este derrotero de independencia y validación personal en mi residencia fuera de Chile.

Por eso, en los ochenta ya venía de vuelta, con habilidades para sobrevivir y superar las vallas más pesadas. Sin miedo, fui abriendo espacios, apliqué lo que había aprendido y lo plasmé en libros, de esos libros a la docencia técnica y de allí reclutado por la universidad que me ofreció un alero para desarrollar esta independencia que defendía a capa y espada. Disfrutaba la libertad de cátedra como un oasis de pensamiento y debate. Para actuar en política desde 1982 en adelante me integré al referente que más se acercaba a mi ideario y cuando hubo que inscribir los partidos firmé los registros electorales como demócrata cristiano, espacio desde donde provenía en los años adolescentes. Ser crítico y osado en los espacios de opinión, abriendo tribunas, me permitió llegar a los noventa con una suerte de hiperkinesia política, haciendo muchas cosas a la vez, caminando a una mayor independencia profesional al entrar como consultor en organismos regionales de cooperación, en mérito de la trayectoria.

Esta pertenencia combinada en lo nacional e internacional, en la cátedra y la consultoría, me permitió tener una voz independiente, rechazando etiquetas o que algún político, incluso quizás con buena intención dentro de su lógica, quisiera considerarme hombre de su línea. Eso tuvo sus costos, no integré equipos de gobierno pese a haber colaborado en la redacción de los programas y aportar en muchos aspectos de las políticas públicas del gobierno democrático.

Ser independiente en tu actuar te hace estar muy solo, con la energía centrada en tus propios proyectos, como forma de optimizar los tiempos, pues sólo dependes de ti mismo. Con una vorágine de viajes, consultorías constantes por América Latina, con clases en las universidades y proyectos de educación continua en países vecinos, fui bancando la educación de mis hijos, aun a costa de pasar poco y muy rápido por su infancia y pubertad. Acompañado, por supuesto, por una mujer de oro, que entendió la opción y los costos que significaba no ser operador político y tomar las banderas anticorrupción, con compromisos éticos para caminar, saltando las piedras del camino.

Cuando llevaba 20 años en Chile, una traición artera me tuvo por las cuerdas, pero fue esa capacidad de recuperación, ese temple de familia, lo que me permitió multiplicar energías para remontar, para poder salvar la integridad personal, la honra, que es la mayor credencial que una persona puede ostentar. El tiempo pasó rápido, pese a que por períodos parecía eterno. Sacamos las tareas y esa independencia se tradujo en adherir a proyectos en función de la calidad de las personas, que lo ideológico a veces disfraza y se cometen errores. Ya no tenía 21 años cuando pensaba que pensar iguales garantizaba tener conductas correctas y era requisito para la amistad. Ahora, con más realismo y canas, tal vez más republicano, propiciando un Estado responsable y de viejo cuño, la lección es que la amistad es un valor escaso y no es requisito pensar del mismo modo para ser amigos. Que enriquece más tener amigos críticos que te entreguen visiones diferentes. Que, por último, uno no anda por el mundo coleccionando amigos, pero sí construyendo relaciones transparentes, en reciprocidad y respeto mutuo. Cosas que uno ya viene a asumir de viejo, cuando en ocasiones como ésta, desde lejos se despide un compañero de ruta más, que integraba las cofradías de sueños de los setenta, y descubres una necesidad de dejar testimonio de esta forma de vivir, sin comprar buzones, leyendo entre líneas, desenmascarando chantas, prefiriendo seguir solos que mal acompañados.



Periodismo Independiente, 9 de enero de 2014.

 



Etiquetas:   Política   ·   Ética   ·   Democracia   ·   Independencia   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17665 publicaciones
4515 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora