Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Donald Trump   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Automóviles   ·   Cuba



El lado oscuro de los Reyes Magos


Inicio > Ciudadanía
06/01/2014

1618 Visitas



¿Ha visto alguna vez un nacimiento o una representación teatral en la que tres reyes visitan a Jesús recién nacido? Según se cuenta, Dios utilizó una estrella para dirigir a esos hombres al establo de Belén donde se encontraba Jesús en un pesebre. Muchísimos niños hasta saben de memoria los nombres de esos tres reyes: Melchor, Gaspar y Baltasar. Pero ¿coincide la versión popular de este relato con la bíblica? Lo cierto es que no, ya que hay diversas contradicciones.


En primer lugar, ¿quiénes eran esos tres hombres? La palabra griega original empleada en la Biblia no indica que fueran reyes. Más bien, eran magos, o astrólogos. Eso significa que eran practicantes del arte pagano de la astrología, que se basa en el movimiento de las estrellas para hacer predicciones. Y en cuanto a sus nombres o a cuántos eran, la Biblia no dice nada.

En segundo lugar, ¿cuándo visitaron los astrólogos a Jesús? La Biblia aclara que al llegar a Belén no vieron a un bebé en un pesebre, pues el evangelista Mateo escribió: “Cuando entraron en la casa vieron al niñito con María su madre” (Mateo 2:11). Así que los visitantes llegaron allí cuando Jesús era un niñito, no un recién nacido. Además, José y María no los recibieron en un establo, sino en una casa.

Y en tercer lugar, ¿quién envió la estrella que siguieron los astrólogos? Los maestros religiosos de hoy día suelen enseñar que fue Dios. Pero ¿fue eso lo que pasó? La estrella no los llevó directamente a Belén. Primero los guió hasta Jerusalén, donde le dijeron al poderoso rey Herodes que Jesús había nacido y que sería el “rey de los judíos”. Así le dieron a este envidioso asesino motivos para odiar al niño (Mateo 2:2). El astuto monarca les pidió que, tras visitar a Jesús, le informaran su paradero exacto, con el pretexto de que también quería rendirle homenaje. Después, la estrella condujo a los astrólogos hasta donde estaban José y María. En realidad, lo que ellos hicieron pudo haber tenido un trágico final: la muerte del niño. ¡Menos mal que Dios intervino! Cuando Herodes se enteró de que se habían marchado sin llevarle la información que esperaba, se enfureció. Tanto es así que mandó asesinar a todos los muchachitos de dos años o menos que había en Belén y sus alrededores (Mateo 2:16).





Etiquetas:   Biblia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21535 publicaciones
5231 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora