Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Filosofía   ·   Novela   ·   Comunicación   ·   Ciencias   ·   Feminismo



Vi luz y volví...


Inicio > Política Nacional
05/01/2014


1390 Visitas



En lo formal, la presidenta tuvo una licencia médica, una intervención, salió muy bien y volvió a gobernar. En lo real, hace algo más de 100 días, no tenemos una imagen presidencial, como a la que nos había acostumbrado, la gestión es mínima y los cambios inexistentes. Y todo esto en medio de la mayor crisis de su gobierno.




Solo pensar en toda la gran masa de funcionarios, que a diario asisten a sus despachos, para no cambiar nada, es penoso.  Hay una crisis real, según los propios números oficiales (déficit fiscal, comercial, turístico y energético, perdida de reservas y devaluación continua, durante los últimos 20 meses e inflación en ascenso) y además una trayectoria de mayor crisis, que podría ser terminal para el modelo (más déficit fiscal por aumento de gasto público, gasto suntuoso innecesario, suba de salarios públicos, pago de deuda pública e interna, mayor inflación,  más devaluación en etapas y menos inversiones, esperando el final de la devaluación) y en medio de esto, la presidenta sigue ausente, no da mensajes, los funcionarios no dejan de cometer torpezas y las única medidas visibles, fueron: el Impuesto Automotriz, que tiene la clara intención de enfriar la economía domestica y nadie sabe el alcance negativo aún y un acuerdo de precios, con los que nunca respetaron ningún acuerdo.

Es muy dificil imaginar, con qué animo trabajan, los que administran la cosa pública. Los ejemplos de los más altos funcionarios, como Echegaray el Titular de Afip, son grotescos y desalentadores. La militancia y los voceros del oficialismo, los podrán defender, argumentado "operaciones de inteligencia de Magnetto" (que inteligencia hubo, no hay duda, alguien  le contó el derrotero de los Echegaray ) pero eso no lo redime, ni ante los propios, que ven cómo los que mandan, viven este final de fiesta. No hay un ejemplo o modelo de trabajo a seguir,  de dedicación, honestidad y coherencia por ninguna parte. Mientras los afectados por los cortes de luz, desesperan aún hoy y maldicen a todos, los funcionarios importantes,  todos,  descansan afuera de la ciudad (o del pais) Quizá en una situación normal, nadie repararía, en el año nuevo de Echegaray en Rio o en los días que Macri se fue al sur con su familia; pero en un momento de pobreza expuesta, cuando hasta los que no son pobres, ven sus necesidades básicas insatisfechas, sus proyectos arruinados, sus negocios destruidos, primero por saqueos y anarquía y ahora por falta de luz, esa enorme mediocridad en la que los sumergió la dirigencia, se nota. 

No tiene ninguna diferencia ética, salvo por el grado de violencia aplicado, lo que dejó hacer Echegaray a su amigo Lambiris y a sus hijos, con la golpiza a los periodistas de TN; que Macri llevando al baño a un fotógrafo, para intentar comprar unas fotos que le había tomado en su vuelta a Bariloche. Vuelta que él no quería se conociera y debió hacerla pública. Echegaray balbuceando respuestas a Nacho Otero, Macri intentando comprar sus fotos, impresentables, hipócritas, tratando de mostrar algo a la sociedad, que en realidad no son y no hacen. La militancia kirchenrista critica lo de Macri y sus vacaciones repetidas y constantes, como si Cristina, en El Calafate estuviera gestionando por el país.

Ausencias en medio de crisis. Silencios acostumbrados de la presidenta, cuando lo que debería decir, podría dañar su ego. Ella no está para la crítica y mucho menos para la auto crítica, solo  es feliz y exultante, con el aplauso y los cantos de sus soldados. De todo lo que en el modelo no funciona,  los culpables son otros. Nunca en nada, al menos en los seis años que gobierna, tuvo responsabilidad su gestión. Sin embargo, el pensamiento colectivo aveces no es lógico y hasta es inentendible. Una encuesta de IPsos-Mora y Araujo que se publicó en Perfil este domingo da cuenta que la presidenta tiene una imagen negativa del 49%, solo 2 puntos más que cuando se operó y en cambio también tiene 49% de imagen positiva. A Macri números de sus encuestadores, le dan algo más del 50% de imagen positiva y a la vez más del 40% imagen negativa. Curioso no, la presidenta en medio de su momento de mayor desgobierno y Macri que va y viene, y cada vez que viene aumenta algo, son junto a Massa,  los que tienen la mayor imagen positiva,  en el orden del  50% los tres políticos. 

Solo dos años, 2009 a 2011 la presidenta no tuvo mayoría en las dos Cámaras y casualmente en ese período, casi no se legisló (teléfono para la oposición) Hoy el escenario es de mayor inacción, porque el oficialismo tiene mayorías, eso hace, que haya un gran poder legislativo, casi inútil,  frente a un Ejecutivo que no acciona nada. La Oposición no peronista y peronista,  tampoco aparece, casi no hay declaraciones y las que hay son aisladas. Macri dice que si le siguen queriendo pasar funciones "que le pasen el país" y Massa no dice, pero manda a Posse a decir a TN ( o lo habrá mandado Macri también) que    "el FR está preparado para un adelantamiento electoral"     pero como no le alcanzó con esa bomba, tiró otra, que además eso          "... podría ser después del mundial..."   Esto abre un serio interrogante  ¿y si el mundial termina rápido para Argentina, eso podría adelantar también el proceso? Si bien hago periodismo deportivo y estoy inmerso en el fútbol, tengo una visión distinta a la media de los periodistas deportivos (en casi en todo) y creo que Messi no va a ser lo que muchos esperan en este mundial y tampoco el seleccionado nacional. Hay  factores que cuentan, pero uno que es determinante, los pocos días que van a separar, la alta competencia europea donde participan la mayoría de los jugadores argentinos y el inicio del torneo mundial.

Pero más allá de bombas como la de Posse, que inquietan, no más, el Gobierno no tiene pretexto alguno, la presidenta tiene el alta médica para todo, está en las mejores condiciones de gobernar y tiene mayoría legislativa, todo lo que quiera gestionar, lo puede hacer.

Por eso la pregunta es ¿qué espera? ¿cree que con un impuesto automotriz y un acuerdo de precios, va a bajar la inflación? (mayor preocupación del gobierno por estos días) En los supermercadistas no se puede creer, la lista que entregaron y en la que faltan productos importantes, en comparación a los últimos precios del año 2013, tienen incrementos que van del 30% al 200% dependiendo en qué articulo. Esto lo certifican los entes defensores de consumidores. Hicieron un acuerdo con un colchón, que les permite llegar tranquilos a fin de año. 

Con la noticia, que Chaco y Entre Rios volvieron atrás con los aumentos a su Policías, por considerarlos extorsivos (juegan con fuego) , no va a alcanzar, para que en paritarias, los gremios se bajen del 30 o el 40% de incremento salarial. Quizá puedan condicionar al sindicalismo burocrático (Los Gordos) con la amenaza de una Ley de Libertad sindical y pérdida de privilegios, pero no van a poder con los sindicatos y gremios no reconocidos y de Izquierda, que cada vez tienen más fuerza. Los aumentos que hubo, los defensores de los trabajadores los van a reclamar, sumado al del colectivo y el subte, que pesa en el presupuesto de las familias. 

En una economía de mercado, el Estado debería fijar reglas de juego, dar poder a donde no hay y quitar donde sobra. Pero no, el gobierno no lo ve asi y en lugar de dar descuentos impositivos a Pymes comerciales, para que le quiten algo de ventas a los supermercados, Kicilliof, le volvió a dar poder a los supermercados, con este nuevo acuerdo de precios. El esquema se repite en todo el Modelo socio-económico kirchnerista, en lugar de repartir poder, repatir renta y crear condiciones de competencia; concentra el poder, concentra la renta y anula la competencia. Durante ocho años, subsidió la electricidad de todos, y todos es:  shoppings, casinos, bingos, barrios de lujo, lugares suntuosos, publicidad y luminarias, petroleras, grandes corporaciones y  vecinos. No discriminó a quien le hacía falta y a quien no, largos ocho años. Por otro lado, el subsidio no se lo dio a la demanda (al cliente que lo necesita) si no a la oferta (a las compañías eléctricas) Los acuerdos de precios, quita de impuestos o algún otro programa, no los hizo con las pymes productivas y comerciales, para que estas obligaran a las corporaciones de productos y de supermercados a hacer ofertas, al contrario, los hizo con las corporaciones.

Estamos terminando el segundo año, del segundo gobierno de la presidenta, y  a la hora de responder una encuesta el 49% la apoya, no es tan malo viendo que arrancó con un 53% luego de ser elegida (si miramos solo TN no la apoya nadie y si miramos 678 la apoya el 60% o más) Son muestras nada más, pueden tener errores, pero lo que quiero decir, es que no deberíamos estar hablando de "adelantamientos", de estallido social y de crisis terminal del modelo. Si lo hacemos, es porque el escenario, que planteó el gobierno luego de 2011, fue ese. La restricción cambiaria arbitraria, priorizando también a los que tienen más poder económico el acceso a la divisa, generó una única certeza, que en un tiempo que iba desde ese momento a 2015 con nuevo gobierno, alguien iba a devaluar. Esa certeza hace, que el que tiene dólares o cualquier valor traducido a dólar, no lo cambié esperando que esté más alto y el que quiere comprar dólares o cualquier valor traducido en divisas, lo haga ahora, porque sabe que después va a costar más. 

Con esta certeza, que el mismo gobierno generó, se quitó a si mismo, toda posibilidad de inversión privada y a la vez, produjo una sensación, de corrida al dólar y que cualquier cosa cotizada en divisas, hay que adquirirla cuanto antes. Pero lo que más agrava la situación y hace dificil salir de ella, es que todo esto se hizo, en un proceso de alta inflación. ¿Cómo hacer una devaluación y terminar con este escenario, sin producir aún más inflación? ¿Cómo lograr que esa inflación que se podría producir por una devaluación, no obligue a más devaluación? ¿Cual es el límite de devaluación, más inflación, más devaluación? Sin duda el límite es la capacidad de compra de la sociedad. Si las ventas se detienen porque el nivel de precios es prohibitivo para el poder adquisitivo medio, los productos dejarán de subir, pero ¿está dispuesta a la sociedad a ese ajuste, a pagar la fiesta? 

Seguramente nadie está dispuesto a eso, ni a que los insumos importados sean in-comprables,  se pare la actividad económica y produzca desactualización de tecnología y mayor inflación. Menos todavía la sociedad estaría dispuesta a pagar los costos del proceso inverso a la inflación, que es la caída de precios, con ellos,  de la rentabilidad y por supuesto de puestos de trabajo y quiebre de empresas,  en particular  pymes. 

A esto le podríamos agregar, que no hay crédito real para inversión, porque la tasa promedio hace inviable cualquier inversión, salvo que el porcentaje de retorno, sea tan grande, que indudablemente el producido de esa actividad, tendrá un nivel de precio poco competitivo para exportar y aumentaría la inflación en el mercado doméstico. Pero las tasas de crédito, tampoco se pueden bajar demasiado, porque las tasas de interés bancario, son también altas, si no cualquier crédito, en lugar de ir a inversión productiva, terminaría en un plazo fijo. A la vez estos productos bancarios, tampoco pueden competir, con la renta a mediano plazo y en dólares, que ofrece comprar Bonos como Boden 2015 y ni hablar de acciones y títulos dolarizados de YPF o aunque parezca increíble, las acciones de compañías eléctricas como EDESUR y EDENOR, porque ahí existe otra certeza (de las pocas que hay) peor esas compañias, no pueden estar, entonces de aquí en más y cuando esto pasé (esto es el Modelo) solo les cabe mejorar, sean públicas o privadas. 

Las pocas certezas que da el gobierno en lo económico, desalientan la inversión, ya que nadie se va a desprender de dólares sabiendo que va a subir, tampoco van a arriesgar a una inversión, a tomar personal, cuando hoy los contratos laborales (al menos para las pymes) son una cadena perpetua o a juicios laborales impagables, que los quiebran  y mucho menos a lidiar con gastos fijos, que con las idas y vueltas del gobierno, en cuanto a impuestos y servicios, son imposibles de calcular.

El Modelo es extractivo, corporativo y de saqueo de recursos. En lo financiero, se hace más diferencia,   comprando y vendiendo divisas o papeles, que haciendo una inversión genuina y productiva y cualquier actividad económica, que un argentino o extranjero quiera empezar,  tiene de arranque una carga impositiva del 40%. Indudablemente, el tipo de inversión y producción que este modelo propone, es la de buitres económicos, que juegan con todos los beneficios que puedan obtener,  tratan de conseguir una alta rentabilidad, rápida y efectiva, dolarizan su renta y la sacan del mercado. 

La inversión de Chevron en Vaca Muerta, al menos lo que se dijo oficialmente, son unos U$S1300 millones en dos etapas. En principio se colocarían unos U$S600 y luego los otros U$S700. El contrato tiene clausulas secretas, pero las que trascendieron indican, que la compañía además tendrían libre disponibilidad en el mercado de divisas y debería re invertir renta los primeros años. Si bien el convenio de indemnización de Repsol, también tiene clausulas secretas (increíble cuando se trata de dinero público) Kicilliof dijo que por lo menos habría que pagar unos U$S5000 millones. Haciendo una cuenta rápida, esa reparación que se llevará Repsol, es equivalente a 8 veces la inversión inicial que hizo Chevron en Vaca Muerta, con grandes beneficios y antecedentes de contaminación que lo cuestionan, entonces la pregunta es, ¿porque no hizo el Estado la inversión, para que necesitaba a Chevron?

Esta situación se reproduce en todos los sectores: prefieren a supermercados y corporaciones alimenticias, haciendo acuerdos de precios con ellos, que a pymes comerciales y productivas. Le dan cada vez más mercado a Monsanto, Sygenta, Bayer y Basf y ahora les van a aprobar la Ley de Semillas, que les dará la propiedad de nuestra base alimentaria y exportadora; en lugar de apoyar pymes agricolas, incentivar y proteger las patentes de semillas, del INTA, CONICET y las Universidades Nacionales que desarrollan proyectos de este tipo. Abandonaron a Vialidad Nacional, que supo hacer todo tipo de obras viales en el país, para darle licitaciones a gente como Báez, Caputo, Calcaterra o el Grupo Roggio. Mientras que en algunas provincias se intenta la Mineria Estatal, pero con pocos recursos, desde la Nación se protegen los intereses de corporaciones como Barrick Gold, vetando la Ley de Glaciares, no subiendo las exiguas regalías del 5% que pagan y se llevan cientos de metales y hasta permitiendo operar a la empresa en Pascua Lama, la mina binacional, que el Chile de Piñera (un tipo de derecha) la clausuró por contaminación. ¿Cuántos más beneficios, control sobre contaminación, ocupación de personal y sobre todo, obtención de oro, que podría llenar las arcas del Central, generaría una Minera Estatal? 

Ese escenario económico, que describimos antes,  es al que no quiere llegar el gobierno, pero, al que desde hace más de 20 meses, no deja de ir. No produce nada virtuoso, no ensaya algo realmente nacional y popular, pese a su discurso. En cada aspecto que se mire  lo socio-económico, la prioridad es de las corporaciones y el estado solo paga y sostiene, hasta lo insostenible (no invierte, no genera nada) 

Cuando se responde por imagen positiva o negativa, como citamos antes, en  la encuesta de Mora y Araujo y otras (ninguna de ellas oficialista) no siempre se lo hace, por preferencia de ese candidato o figura, sino por miedo a  a lo que podría pasar si no está.

Por eso voy a dejar dos preguntas (sin respuesta de mi parte) para que analicen:

¿Qué podría estar peor sin Cristina?

Y a la vez ¿qué podría estar mejor, con presindenciables como Macri, Scioli, Massa, De La Sota y hasta Binner, políticos que ya demostraron tener, todos,  en algún aspecto,  preferencias,  y otorgar privilegios a empresarios y corporaciones que antes citamos?

La presidenta vio luz, al menos en la mayoría de los hogares afectados y  vuelve el miércoles a escena (si las fuentes oficiales me dijeron la verdad) y este mes, haría un viaje, el primero largo desde su alta, a la Venezuela de Maduro.

No quiero influir en sus respuesta, pero siempre se puede estar peor, ahora para estar mejor, no hay que cambiar de nombres, si no de modelos. 













Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18569 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora