Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Cultura Americana   ·   Derechos Humanos   ·   América Latina   ·   Protestas   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Racismo   ·   Odio   ·   Salud


Santos y dragones, la leyenda dorada


Inicio > Cultura
14/12/2013


1259 Visitas



SAN JORGE UN SANTO DE LEYENDA


¿Os habíais preguntado cúal puede ser el origen de los cuentos de princesas y dragones ambientados en la Edad Media?

PARTE I

Existen numerosas leyendas sobre monstruosos dragones, castillos, lagos y princesas. Aquí nos remontaremos a la historia de un santo, San Jorge, cuya leyenda e iconografía nos lleve quizás al origen de todas ellas ya que este fabuloso relato ocupa un papel importante desde el medievo en toda la Cristiandad.

Conoceremos también un poco más de la escueta biografia del personaje histórico de Jorge de Capadocia tribuno militar romano martirizado y ejecutado por no renunciar a su condición de cristiano cuando su césar, Diocleciano, le ordena perseguir a los cristianos del imperio.

Tambien dejaremos hueco para la leyenda de San Jorge y el Dragón, en la que Jorge convertido en santo mártir de la Iglesia se enfrenta a un dragón que exigía sacrificios humanos venciendo a la bestia justo a tiempo de salvar a la hija del rey.

SIMBOLOGIA ORIENTAL

San Jorge, es el caballero medieval por excelencia que vence al monstruoso dragón y libera a la princesa de las garras de la bestia inmunda.

Pero en realidad San Jorge fue un santo de origen oriental cuyo culto impactó a los Cruzados en su peregrinar por Tierra Santa donde era famoso por sus proezas, y por su condición de valeroso guerrero. Maravillados con esta visión caballeresca que en Siria se tenia del mártir, los cruzados inventan este episodio del dragón, con el objeto de liberarle de la tiranía sufrida en su cruel martirio y, a imitación de los palestinos, presentarlo como el caballero victorioso contra el mal también en Occidente.

La  leyenda de San Jorge montando un caballo blanco y matando al dragón le presenta como el gran vencedor de la tiranía ( el bien contra el mal)  derrotando al enemigo primigenio, origario del caos que en su  lucha heróica entronca con la base de la tradición pagana recogida en todos los mitos solares del Mediterráneo. La leyenda dorada, conocida como la leyenda de San Jorge y el dragón, recoge esta tradición oriental  aludiendo a la peste, a las frecuentes y mortíferas plagas medievales como enemigos de Cristo y su pueblo.

La muerte del dragón encarna el triunfó del orden frente al caos dando  origen a todos los fabulosos relatos sobre princesas, castillos, hadas y dragones desde la Edad Media en Occidente.

LA LEYENDA DORADA

La tradición llegará a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de la difusión de los propios Cruzados en su peregrinar. Pero cuando realmente se populariza es en el s.XIII cuando el dominico Santiago de La Vorágine incluye la vida del santo, y la leyenda del dragón en una compilación de relatos conocida como La Leyenda Dorada.

Página de La Leyenda Áurea del dominico Santiago de la Vorágine 

Con la Leyenda dorada se inauguraba un nuevo género de relato fantástico, de caballeros, dragones, castillos, encantamientos  y princesas.

EL DRAGÓN Y LA PRINCESA

Forjada pues en Oriente y difundida por Occidente mediante las Cruzadas la leyenda conjuga la descripción del martirio del santo con el mito pagano de la victoria frente al dragón, cristianizado a su vez en las fuentes medievales. Existen muchas versiones de ella, nosotros nos acercaremos a la versión más antigua extendida por las iglesias de Oriente y Occidente, en la leyenda aurea.

El relato cuenta la historia de una ciudad Silca-Silen,  que vive aterrorizada por un dragón abominable que habita en la laguna que abastece el consumo de agua de la población. El fétido animal  se alimenta de las ovejas ofrecidas a diario por sus habitantes. El problema comienza cuando las ovejas escasean y el rey decide ofrecer a la bestia el sacrifico de niños por macabro sorteo, lo que incluía a su propia hija.

El mismo día en que el joven y valeroso Jorge de Capadocia llega a la ciudad la suerte quiso que fuese la joven princesa la elegida para ser devorada por la bestia. Ante el rey y toda la población Jorge  dijo:

“El monstruo está dormido, no despertará, pero Dios quiere que le honréis recibiendo el sacramento del bautismo.  Dejad vuestras creencias y entregaros al dios de los cristianos y a cambio yo mataré al dragón con mi espada”.

Los ciudadanos abrazaron la fe cristiana sin mas contemplaciones

“Rey y pueblo se convirtieron y, cuando todos los habitantes de la ciudad hubieron recibido el bautismo, San Jorge, en presencia de la multitud, desenvainó su espada y con ella dio muerte al dragón”San Jorge es el héroe que se enfrenta a la bestia (símbolo del mal) y libera a la doncella con su espada, venciendo al dragón, clavándole la espada en el corazón, de cuya sangre nació una rosa, de ahí vendría la costumbre de regalar una rosa el día de San Jorge.

¿QUIEN FUE SAN JORGE?

Jorge de Capadocia es un personaje histórico poco conocido del que se conocen más detalles de su muerte que de su dudosa biografía. Sin embargo, su veneración como mártir fue muy temprana. El texto más antiguo sobre la vida del santo se encuentra en  un palimpsesto del siglo V en el Acta Sanctórum.

Jorge de Capadocia probablemente perteneció a una familia cristiana de finales del siglo III. En Israel se cuenta que Jorge nació en Lydda la ciudad de su madre y no en Capadocia, como cuenta la leyenda. 

Muerto su padre, Geroncio, -quien con mucha probabilidad fuera un general romano de la confianza del emperador -, Jorge seguirá los pasos de su progenitor llegando a ser tribuno militar destinado en Nicomedia, (284-305) es decir, miembro de la guardia personal del césar Diocleciano.

Corría el año 303 cuando el emperador de Roma intensifica la campaña represiva contra la nueva religión y sus practicantes, los seguidores de Cristo, con un edicto que autorizaba la persecución de los cristianos por todo el Imperio.

Como tribuno militar, Jorge de Capadocia, es llamado a participar de dicha represión pero firme en sus creencias  se atreve a criticar la decisión del emperador. Diocleciano  frustado ante las negativas del hijo de uno de sus antiguos militares de confianza, trata de hacerle cambiar de idea ofreciéndoles a cambio regalos y parabienes. Pero el joven tribuno se reafirma en su fe cristiana. Finamente el emperador considerándole un traidor ordena su tortura y ejecución por insubordinación.

Tras diversos tormentos, Jorge fue decapitado en Palestina, frente a las murallas de Nicomedia el 23 de abril del 303 su cuerpo fue enterrado en Lydda. Así pues su cuerpo descansa en la población de su madre también conocida como “Hagio Georgiopolis”donde tumba todavía es venerada por los cristianos, principalmente por los ortodoxos griegos, aunque sus reliquias se reparten tanto aquí como en Roma.

En la inscripción de su tumba se lee en griego  “San Jorge, portador del estandarte”.

Tras martirio y muerte, el soldado se convirtió en santo para la Iglesia romana. 

En el año 494 fue canonizado como San Jorge por el Papa Gelasio I .

Más cercano a nosotros, el Papa Pablo VI en 1969 declaró opcional su culto en el Santoral cristiano. Los ortodoxos le siguen teniendo como un Santo Mayor.

A pesar de que en muchas iglesias ya no se lo venera como santo,  la devoción popular no ha decaído en absoluto. Pero a pesar de la gran repercusión de la imagen de San Jorge en toda la iconografía cristiana, no ha sido el único en el santoral cristiano cuya figura se representa venciendo el mal siempre encarnado en dragones, bestias, demonios e incluso sarracenos.

Mas de 1700 años despues, la estatua de San Jorge montado a caballo y veciendo al mal pueden verse en importantes ciudades del mundo.

En un próximo capítulo veremos la gran difusión occidental de la veneración de San Jorge sobre todo a partir del s.XIII cuando las reminiscencias  del santo se mezclan con numerosos mitos y donde Jorge de Capadocia reaparece como el valeroso guerrero celestial “matamoros” y “matadragones”. 

Publicado arquehistoria

Ampa Galduf/Arquehistoria



Etiquetas:   Edad Media   ·   Historia
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15794 publicaciones
4104 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora