Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Nelson Mandela


Inicio > Política Internacional
09/12/2013


2019 Visitas



La humanidad ha perdido a uno de sus más extraordinarios hijos, de esta época, de antes, de todas. Aun así y con la certeza de que el fin de su vida estaba cerca, tanto por su prolongada edad como por su estado de salud, la noticia no dejo de ocasionar una conmoción mundial. 


Cuando fallece un personaje de la envergadura histórica de Nelson Mandela, la costumbre es maximizar sus virtudes y minimizar sus defectos, sin embargo en el caso particular de Mandela, estos últimos realmente fueron muy pocos, terrenales al fin de cuentas. En cambio su honradez moral e integridad, puestos en una balanza, hacen un contrapeso que indudablemente hacen del transcurso de su existencia, una historia ejemplar. Afortunadamente Mandela no tuvo que esperar hasta su deceso para recibir en vida como sucede en muchas ocasiones, la mayoría de ellas, todos los reconocimientos y homenajes de la comunidad internacional  ganados a pulso, incluido el premio Nobel de la paz. 

Pocas historias tan extraordinarias como las suya, pero por supuesto en el recuento de su maravillosa aventura, desde el punto de vista del análisis político, hay un capitulo digno de recuperar. 

Después de permanecer veintisiete años en la cárcel, por defender inquebrantablemente sus ideas y convicciones en contra del “apartheid” Mandela se convierte en el primer Presidente Negro de Sudáfrica. De una nueva Sudáfrica a la que a partir de ese momento había que liberar de sus complejos raciales, emanciparla de una cultura separatista para desde ahí poder construir una nueva nación. “Madiba” fundo un estado cuya prioridad fundamental se estableció en lograr  condiciones para la convivencia inter racial, donde el perdón por los agravios fuera mucho más allá del aspecto publicitario. Afortunadamente esta visión no solo tuvo la comprensión de los suyos, seguida por sus partidarios aun con la carga de un dolor ancestral y compartida por la población blanca, que en vez de sentir la pérdida de un poder, entendió cabalmente la necesidad del cambio. 

Ahora bien, estamos hablando de una tarea que si bien no podía compensar décadas de autoritarismo y crueldad, si podía como sucedió apostar por una voluntad colectiva, que pudo desarrollarse gracias al liderazgo de Mandela. 

Pero Mandela solo fue Presidente por cinco años, un solo periodo gubernamental y en ello radica una de sus mayores grandezas personales, porque pudo haberse perpetuado en el poder hasta su muerte, sin ninguna oposición. Por al contrario, gracias a la devoción casi religiosa de sus compatriotas y el indiscutible respeto internacional, si Mandela hubiera querido reelegirse nadie le hubiera criticado. Sin embargo no se dejo seducir por la tentación del poder, se retiro a tiempo para dejar un precedente histórico incomparable, que además le garantizara un sitio de honor en los anales de la historia universal. 

Cuantos lideres sin el carisma y el liderazgo de Mandela, en sus condiciones, como lo seguimos viendo todavía en la actualidad, utilizan los recursos del estado para permanecer el tiempo posible en el poder. Claro que la diferencia del legado personal está en el contraste entre un hombre de estado y un dictador, entre los que se aferran a la superficialidad en contra posición con la grandeza de un recuerdo atemporal construido en los grandes objetivos. 

Hoy el legado de Mandela, reside además de su lucha individual, de su historia de sacrificio y voluntad, en el cariño genuino de negros y blancos, indios y mestizos, que bajo su liderazgo moral, fueron capaces de refundar un país, haciendo de lado los odios que antes los enfrentaron. 

Mandela expreso en repetidas ocasiones que los veintisiete años que paso en la cárcel,  más que un castigo corporal fueron para él una universidad y habría que decir que se graduó de ella con honores. Porque en vez de salir en busca de la revancha, su doctrina siempre se baso en el perdón, con ello logro fomentar una sensación de unidad que traspaso las barreras raciales. 

Seguramente a partir de ahora, surgirán muchas y muy diversas interpretaciones respecto tanto de su mítica figura, como de su obra social y política, sin embargo y a pesar de las diferencias de esos análisis, siempre habrá coincidencia en torno de su grandeza. De la nobleza y dignidad de su lucha y sacrificio, coronada como ya decíamos en la reconstrucción de un sociedad que se inspiro en esa doctrina, en su humildad que insistimos queda de manifiesto en su retiro político, una vez que su obra estaba ya encaminada. Circunstancia que lo coloca en un lugar de privilegio en la historia de la humanidad, como uno de sus más preciados hijos y cuyo ejemplo estará vigente en el transcurso del tiempo.   

“Invictus”   “Más allá de la noche que me envuelve, Negra como el abismo insondable Agradezco a los dioses quienes quieran que sean, Por mi alma inquebrantable   En las garras de la circunstancia No me estremecido ni he llorado Bajo los golpes del destino Mi cabeza sangra, pero erguida.   Mas allá de este lugar de ira y lagrimas Yace el horror de la sombra, Y sin embargo la amenaza de los años Me encuentra y me encontrara sin miedo.   No importa cuán estrecha sea la puerta, Cuán cargada de castigos la sentencia, Soy el amo de mi destino, Soy el capitán de mi alma”   William Ernest Henley   

Descanse en paz Nelson “Madiba” Mandela  

twitter@vazquezhandall 



Etiquetas:   Liderazgo   ·   Política   ·   Derechos Humanos   ·   Gobierno   ·   Nelson Mandela

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18774 publicaciones
4732 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora