Emociones dentro de las Campañas Políticas

Las emociones influyen en nuestras acciones. Somos un cumulo de emociones que producen acciones y decisiones que influyen en nosotros y en nuestro entorno.  Pero nuestro entorno también determina nuestras acciones y es ahí donde el marketing político influye en nuestra toma de decisiones.

 

. Somos un cumulo de emociones que producen acciones y decisiones que influyen en nosotros y en nuestro entorno.  Pero nuestro entorno también determina nuestras acciones y es ahí donde el marketing político influye en nuestra toma de decisiones.
Podemos razonar nuestras decisiones, estudiar nuestro entorno, a un candidato en específico; su imagen, antecedentes y propuestas y en base a ello nos hará sentir una emoción y así decidir un voto. Pero también se puede tomar una decisión teniendo en cuenta solamente la emoción que nos produce su imagen, podemos ver a un candidato y sus sola imagen nos produce un sentimiento ya sea de confianza o lo contrario y con ello tomar la decisión de si se vota por él o no, sin tomar en cuenta sus antecedentes, ni sus propuestas, ni su actual. Porque su sola imagen nos produjo un sentimiento y es más fácil y reconfortante la toma de decisiones en base a sentimientos que se dan por inercia a razona la toma de una decisión que requiere de un proceso de conocimiento del entorno y del candidato.

Lo importante no es lo que somos, sino lo que transmitimos y cuando lo que somos es congruente con lo que transmitimos, las emociones que le llegan al electorado serán sólidas y duraderas, haciendo de la carrera política del candidato ascendiente en todo momento siempre y cuando la percepción sea positiva.

Como nos refiere Kevin Roberts en su libro Lovemarks Lo que mueve a los seres humanos es la emoción no la razón. La diferencia esencial entre emoción y razón es que la emoción nos lleva a la acción, mientras que la razón nos lleva a la elaboración de conclusiones .La emoción y la razón están entrelazadas, pero cuando entran en conflicto; la emoción gana siempre. Como candidato tienes que llegar a las emociones del electorado produciendo en ellos sensaciones de credibilidad y confianza.

Para ello es necesario conocer al ser humano y su comportamiento. Las emociones del ser humano se dividen en primarias y secundarias. Las emociones primarias son breves, intensas e incontrolables y son las siguientes: alegría, tristeza, sorpresa, enojo miedo y asco. Mientras que las emociones secundarias son más complejas, ya que combinan la cabeza y el corazón y son: amor, culpa, vergüenza, orgullo, envidia, celos entre otras.

Las emociones secundarias son de carácter social. Se pueden sentir emociones primarias estando solo, pero las emociones secundarias necesitan de alguien más.

Como candidato es necesario saber e identificar qué acciones débenos emitir para producir determinada emoción en el elector que tenga como consecuencia una acción.

Las emociones primarias son las que mayor influyen en el electorado: podemos producir el enojo  hacia nuestro contrincante, si este pertenece al partido que gobierna en la actualidad y dicho gobierno ha cometido errores, resaltaremos esos errores para que la ciudadanía exprese su inconformidad y enojo y a la hora de votar emita una acción de rechazo hacia el candidato de dicho partido.

Sin dejar a un lado las emociones secundarias ya que dentro de ellas esta una de las más importantes “el amor” cuando proyectamos amor, esa proyección afectiva se percibe como acercamiento, empatía, familiaridad y la hacemos como parte de nosotros y creamos una sensación de compenetración entre el candidato y el elector. Cuando el elector se siente querido y tomado en cuentas siendo parte del proyecto de campaña difícilmente  nos defraudará en el momento de elegir  por quién votar.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales