Partido Popular: ¿Ineficaces y, además, totalitarios?

 

. La mayoría de los votantes del PP no volverá a acudir a las urnas después del paso desintegrador de este gobierno corrupto que, además de evidenciar la inutilidad y la desvergüenza en el ejercicio de un poder prestado, se dispone ahora a convertir en dictadura una democracia que creíamos consolidada después de 30 años de lucha por las libertades.A éstos no los votó nadie. Usaron de cebo un programa electoral para incumplirlo y ahora se disponen a matar la libertad de poder denunciarlo. Por ahí no pasará España.

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana invita a ser delincuente de los de verdad,  aunque sea en la indefensión para reaccionar y dar rienda suelta a la ira que provoca esta situación insostenible. El Partido Popular parece abocar al honrado ciudadano, amenazado por una espada de Damocles constante contra su elemental libertad, a  perpetrar un delito mayor por el que merezca la pena ser encarcelado. Matar es un ejemplo de respeto de derechos del asesino, como robar la oportunidad para salir con bien de un escarceo fuera de la ley que la Justicia premia con la condonación de las penas. 

Un violador y asesino de niños posee más respeto y derecho para la Justicia que los padres de la criatura asesinada. El engaño contra los más desprotegidos,ha sido un crimen permitido. Las Víctimas de la violencia tienen todas las de perder según los jueces que cometen una aberración jurídica justificada por no se sabe qué pactos encubiertos. El PP se ha lucido hasta lo repugnante y no es bueno que presuman de nada después de tanta inmundicia mostrada. No sólo han convertido la Justicia en un coladero de estafas sociales y políticas injustificables, sino que además amordazan e imponen-lo único claro que saben hacer- el silencio contra la protesta para seguir esquilmando sin molestias un país convertido en el vertedero particular de Mariano Rajoy. Apesta este corrillo de impunes dictadores que están convirtiendo en continuidad los años del zapaterismo,  ; acaso tuvieron la vergüenza de estafar los socialistas pero sin tantas ínfulas de imposición que se gastan estos inenarrables desconocidos del liberalismo que han machacado en dos años todo lo que Zapatero dejó milagrosamente intacto.

En el Partido Popular se están ganando a pulso ese odio,cerval en principio y por ello más virulento después,  contra los déspotas que suelen terminar ajusticiados en un muro, a modo Ceacescu, quien finiquitó sus días de manera tan inopinada como fue una pequeña huelga desembocada en una asonada violenta y multitudinaria que exterminó el régimen.

Los malos gobernantes se colocan ellos solos las sogas al cuello y viven en una burbuja ajenos del pulso social que envilecen con las carencias; ajenos a las elementales comprensiones de las demandas sociales, con el acerbo desentendimiento de esas desesperaciones viscerales que no se sanan diezmando las economías de hogares con millones de familias que lucharon toda una vida por nada.

Si ETA vuelve a matar, será responsabilidad absoluta del Partido Popular y de los jueces-ya han empezado las kale borrokas presionando para conseguir las insaciables demandas donde nunca nada es suficiente- y no habrá multa, ni amenaza que pueda parar una irrefrenable ira de la ciudadanía harta de tanta corrupción, hastiada de comprobar que el crimen sale a cuenta y con unos gobernantes dispuestos a encadenar una libertad por la que los españoles han matado salvajemente, cuando peligró el derecho implícito a vivir sin la presión agobiante de lo dictatorial.

Lo que se siembra se recoge. Triste sería que, de haber más muertos y provenir de los de las filas que provocan los males, la ciudadanía diera la espalda al duelo y aprobara silenciosamente la cosecha. La indignación, la verdadera, es ya visceral. La indiferencia por el sufrimiento de los más necesitados no es una mezquindad que pueda quedar exenta de consecuencias.

Ni haciendo algo bien se pueden arrogar ese propósito de recorte drástico de libertades, ya muy mermadas. Haciéndolo mal es inadmisible. Una dictadura impuesta por la corrupción está abocada a ser desarbolada por la fuerza de las armas, si lejos de aportar algo constructivo los inquisidores de turno destrozan un país y se aseguran la impunidad de sus miserables gestiones.

Dejan libres violadores y asesinos de niños; se cubren las espaldas con sospechas de corruptelas multiplicadas; crean un cerco impositivo que asfixia mes a mes a las familias; delimitan las libertades pudiendo convertir a cualquier ciudadano honrado durante décadas en un criminal, acaso por despiste. El ojo vigilante está al acecho para multar un descuido…

No le extrañe a Rajoy y sus secuaces, a los que voté como tantos millones hartos de ellos ya, que se les una el grito unísono del rencor sin reservas de los proetarras, de los antisistema, de los sindicatos, de las Víctimas del terrorismo y de los ciudadanos que votaron al Partido Popular; alaridos de la escoria junto al de la ciudadanía en el hartazgo de ser tratada como criminal cuando ha sostenido la economía del país… no  sorprenda que estalle una violencia dirigida y sin límites, si les tocara rendir cuentas por la salvajada de lo intolerante que pueden practicar a espaldas de la protección del pueblo.

No se puede ser inútil y totalitario. Lo primero se perdona si hay libertad para denunciarlo. Lo segundo es una lacra combatida de continuo en España. Pero los dos factores semejan ser los elementos peligrosos que pueden conducir a una explosión de descontento, cuya onda expansiva termine arrancando de su poltrona a cualquier dirigente incapaz de gobernar sin aherrojar a unos escarmentados ciudadanos con nada que perder en la rebelión. Cuidado pues, porque de seguir así el Partido Popular jugará con fuego y terminará abrasado, identificados los causantes de tan brutales daños contra nuestra democracia. La beligerancia interna es la excusa perfecta que necesitan los enemigos de España, aprovechando un descontento generalizado contra un Gobierno ignorante de la realidad que puede explotarle en toda la cara, inmersos todos en una crisis social y política sin precedentes desde nuestra andadura constitucional.

http://www.rtve.es/noticias/20131129/sanciona-nueva-ley-seguridad-ciudadana/806361.shtml

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales