Estallido social

 

. En España esta situación límite puede ser inopinadamente causante de una rebelión sin carácter ideológico; una auténtica algarada contra los causantes de los daños que han arruinado la vida de millones de personas. Cuando en este país de tan sufridos y sacrificados ciudadanos, los jueces y los políticos evidencian la aberración permanente de sus putrefactas esencias, estamos ante el embudo de las soluciones, estrecho como la incapacidad gobernante para evitar que la población vaya percibiendo la ruptura de una esperanza vital, tan necesaria para subsistir en estos tiempos endemoniados a los que asistimos con indignación y rabia contenida.

Mérito tiene la ciudadanía  aherrojada por una manada carroñera de inútiles, vendidos, corruptos, inmorales y destructivos políticos que han conformado un grupúsculo de intereses particulares y oscurantistas, cuyos males son tan patentes que ruge una marabunta de inconformismo generalizado. Un inconformismo generado por la ira y que puede preceder a un estallido social sin parangón en la historia democrática de España; esa democracia que nos hicieron creer en tanto convenía mantener el engaño.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales