Tiro judicial a la nuca

 

. No les cupo jamás la mínima piedad, porque el rencor ciega y justifica todo mal.

   Para matar hay que odiar y de manera enfermiza hasta  convencerse de estar haciendo lo correcto. No es una aptitud. Para matar todos servimos. Las armas se cargan con bala pero la dispara el odio y de eso somos todos capaces de llevar  cartuchera en ristre y descerrajar un tiro. El odio es funcionalmente destructivo y cualquiera puede adiestrarse en él mientras aprende a empuñar una pistola. El mérito está en evitarlo, pero humanos somos.

http://tv.libertaddigital.com/videos/2013-11-15/las-victimas-increpan-y-zarandean-el-coche-de-kubati-a-su-salida-de-prision-opeZvzMAJHY.html

  Si el odio hubiese sido la siembra desgranada de las Víctimas, los asesinos habrían recibido la respuesta en la aniquilación, pero la ventaja del terrorista ante los indefensos ciudadanos a los cuales mataron con execrable cobardía, es que estos no respondieron con fuego a la barbarie del odio que es capaz de todo… hasta de asesinar por la espalda. Algunos no son capaces no sólo de matar asegurándose la cruel indefensión de su objetivo, sino que además son incapaces de odiar. Así es fácil el exterminio unilateral. Hasta ahora se han librado de odio ajeno los asesinos, pero me temo que desde ahora la resignación puede dar lugar al deseo del conocimiento de saber usar un arma.

  Los jueces han dado execrable ejemplo de que el crimen sale a cuenta y la nobleza de lo pacífico pierde. No sería extraño que ahora aflorara una ira dormida durante décadas, capaz de odiar a quienes dictan sentencias que humillan a quienes la desesperación les ha acompañado, resignadamente, toda una vida.

  Matar no es mérito cuando se hace como lo han hecho estos héroes de la cobardía, disimulados antes de atentar, camuflados, entrenados para esconderse que no para dar la cara. Cualquier ideal a base de estas malignidades es sólo un pretexto cobarde. Más valentía exige vivir respetando a los semejantes, pero ya sabemos que ese valor es inexistente para algunos  en este trozo de tierra que nos tocó habitar.

  El odio que crece hoy  se lo debemos a la Justicia que ha sido incapaz de dar una lección de dignidad y es previsible que acabe desparramándose contra aquellos que lo han despertado y que son cobardes sin armas, pero que han disparado a la esperanza por la espalda y desde los tribunales. El mismo modus operandi de la cobardía hoy excarcelada.

  Ahora no habrá ley que pueda evitar la ira callada que termine pulsando un gatillo, dependerá del valor de evitar pagar con la misma moneda. La ley se ha convertido en nada frente a la dignidad de lo individual que algunos jueces han demostrado imposible en sus almas. Hay que ser muy valiente para trabajar con una pistola y no descerrajar tiros cumpliendo con el deber, cuando ese deber se ha convertido en una falacia al servicio de farsantes disfrazados de justicia.

  ETA disparó odio contra indefensos seres humanos que fueron aniquilados sin dar ocasión a defenderse. Otros se guardaron la venganza dejando el odio en la recámara de un arma que jamás se disparó. Pero los jueces han aplaudido el tiro y la bomba, han premiado el uso de la violencia y se han convertido en prácticos cómplices de asesinos cuando no estaban obligados por imperativo legal.

El tiro a la nuca contra la esperanza se ha consumado. Lo que menos se imaginaban las Víctimas es que el arma la empuñara la justicia y que ha terminado, después de décadas de violencia, dando su traicionero tiro de gracia.

  Una esperanza vital han perdido los inocentes cuando han descubierto que las armas asesinas estaban cargadas con munición proveniente de los tribunales. Un tiro a la nuca jurídico, porque un dedo en el gatillo es lo que tenía la justicia española  esperando a la Víctimas después de que se negociara con la vida y la muerte a sus espaldas. El terrorismo puede añadir al verdugo en la cabeza, la toga de vestimenta y el odio de sus siembras que ahora ya se desparrama...

http://tv.libertaddigital.com/videos/2013-11-14/las-victimas-del-etarra-kubati-indignadas-a-la-puerta-de-la-prision-del-puerto-YxCJpFAboLw.html

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales