Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Machismo   ·   Valores



¿Por qué Zapatero no está en la cárcel?


Inicio > Política Nacional
05/11/2013


1180 Visitas






 Por la misma razón que Felipe González o Rubalcaba no lo están.

  No peco de ingenuidad formulando una pregunta que una inmensa mayoría de los españoles se está planteando, viviendo el infierno institucional y económico derivado de la era zapaterista.

 No hay corrupción, despilfarro, sospechas criminales ni ruina que no haya pasado por la zarpa de este singular hijo de su madre.

  Dicha era partió de una matanza de 192 personas que en absoluto ha sido resuelta, advirtiéndose irregularidades refrendadas en los tribunales que han acrecentado la sospecha de que lo sucedido el 11-M fue un golpe de estado perpetrado para dinamitar las bases constitucionales sobre las que se edificó España. Recordando el asesinato selectivo de Isaías Carrasco, que posibilitó la segunda legislatura zapatera, quizá entendamos el porqué ETA vence hoy sin obstáculos. ¿Soy acaso el único al que le parece sospechoso que las únicas elecciones ganadas por Zapatero hayan sido derivadas de crímenes de sangre antes de elegir un gobierno? Soy un abyecto conspiranoico, lo sé.



  Si cambiamos la cronología de los acontecimientos partiendo de la base de que nuestra actualidad social, económica y política deviene de lo sucedido en Marzo de 2004, podemos colegir con absoluta certeza que este país desarbolado no habría sido posible de no existir la masacre que permitió un giro radical mediante la manipulación y la cizaña sembrada despertando odios guerra civilistas. ETA vence ahora y nadie se pregunta por qué ese interés en conformar a la organización que masacró sin piedad a una población advertida de que algo sucede y que no se ve a simple vista.

  El golpe de estado del PSOE conllevaba cumplir inexorablemente una hoja de ruta pactada tres años antes del atentado. De otro modo no se explica que la principal beneficiada de toda esta hecatombe socio-política que convulsionó por sorpresa el país, sea una organización terrorista que ha conseguido en 8 años de zapaterismo y dos de gobierno de Rajoy todo cuanto no pudo lograr mediante la barbarie y el terror asesinando 1.000 personas.

 Si era tan fácil que desapareciera la Ley de Partidos; que se representara a la organización en las instituciones democráticas siendo un tumor de capacidades desintegradoras desde el interior de la víctima; que se excarcelaran asesinos que apenas han cumplido un año de cárcel por cada muerte… si era tan fácil, ¿qué coño hemos hecho durante 30 años intentando vivir en paz y libertad, para que al final se humillara el esfuerzo colectivo para sobrevivir con dignidad?

  El hecho de que los beneficios recaigan en el baluarte secesionista que ha impulsado el independentismo generalizado nos debería advertir que ETA no ha conseguido sus propósitos a cambio de nada y, desde esa perspectiva funcional, preguntarnos qué hacía Zapatero hablando con terroristas, enemigos del país que luego gobernaría tan “extrañamente”, en tanto firmaba el Pacto por las libertades y contra el terrorismo que más tarde la Vicepresidenta, María Teresa de la Vega, convirtió, literalmente, en papel mojado.

  Si Rodríguez zapatero ha arruinado este país de manera impune, maliciosa, oscurantista y con propósitos no rayanos sino inmersos en la criminalidad, es porque los antecedentes del PSOE constituyeron la piedra angular sobre la que construir a voluntad un emporio de corrupción política gracias a la politización de la Justicia.

  La clave está en la impunidad de Felipe González, el autor de un latrocinio brutal de España con un 10% del PIB de España arrasado tras el felipismo.

  Después del crimen económico de Rumasa, sin resolver a instancias de jueces que se han conchabado permanentemente con las influencias encubiertas de los beneficiados del expolio, era normal que esta manada de estafadores en las sombras pergeñara un crimen de lesa humanidad para dar un vuelco a la existencia democrática de una España siempre en manos de verdugos experimentadores.

   Verdugos públicos, con máscaras, henchidos de ambición y de codicias insaciables que tarde o temprano habrían de manifestarse con descaro por el encubrimiento de un submundo de sectarismo contagiado institucionalmente. Banca, Justicia, Servicios secretos, Policía etc. son esos pilares de aparentemente saneamiento que, carcomidos de partidismo durante treinta años, estaban prestos a funcionar como único engranaje para engañar a todos. Antes la revolución violenta era la respuesta con el fin de apoderarse de un país al que después prepararon, con la apariencia de aceptar un juego limpio en democracia, para asestarle un golpe equivalente al desastre de lo guerra civilista pero imponiendo un nuevo orden desde las mismas entrañas de la víctima llamada España.

  Antes el asalto de guerra  fue el modus operandi de lo violento, siendo lo democrático después un disfraz perfecto para conseguir los mismos objetivos sin confrontación social.

  Si Zapatero no está en la cárcel después de ser la cabeza visible de unos destrozos que padecemos provocados con manipulaciones sectarias que han desintegrado nuestras vidas, es porque Felipe González inauguró el bagaje criminal de las estafas encubiertas usando el poder para desmembrar el estado de Derecho que nunca fue en las intenciones de estos miserables encumbrados precisamente por los daños que nos han infligido.

  Zapatero no tiene por casualidad  ese cráneo y cejas que recuerdan un ser demoniaco. Para mí es evidente lo que se ha tomado en broma. La Naturaleza reviste de colores vivos a los animales ponzoñosos; advierte por la forma sobre el fondo de lo dañino.

  Si pudiéramos ver transparentadas ciertas almas veríamos cuernos y rabos tras las apariencias estultas de estos majaderos sin conciencia. Es seguro que de visionar el pútrido interior de algunos seres sin entrañas, veríamos la fealdad que ocultan tras el camuflaje vistoso de la política, en realidad el arma ofensiva que no defensiva de estos abusadores plenos de una malignidad que juegan con los seres humanos sin importarles valor alguno que aborrecen.

La ignorancia en España cuesta sangre. Adoramos la inmundicia y defendemos a los verdugos. Tanta estupidez nos mezclará en fosas comunes con nuestras existencias perdidas.



  Zapatero no está en la cárcel porque dicen por ahí que es un histrión de Satanás, un payaso de caninos afilados, un gañán con destinos destructivos y por ello respetado desde el pedestal de la impudicia moral. En el Consejo de Estado tenemos la proyección de un mal que aún no ha acabado su propósito primero por el que asesinaron 192 inocentes y los enterraron en el olvido junto a los chivos expiatorios de las células islamistas creadas a propósito por confidentes de la Policía.

  Los criminales andan sueltos ahora por excarcelaciones prontas de tribunales españoles que parecen vendidos al demonio, pero la realidad es que nunca dejaron de estar libres pese a los delitos cometidos. Desde la presidencia de un gobierno todo es posible y revertir los procesos de la Justicia resulta muy fácil cuando uno se apellida González y Rodríguez. No importa que sea evidente lo que se pretende ocultar. Siempre habrá alguien con la mano abierta para recibir favores… si no , a ver cómo entendemos que del 85% de las deudas condonadas por los bancos a partidos políticos el beneficiado fuera el PSOE.

  Este país está comprado hace tiempo y nada de lo que vivimos es casualidad. Lo malo es que estamos pagando la ejecución de nuestra ruina y aquí pasa todo por vicisitudes socio-políticas. La realidad es que sólo se trata de pasar por caja y ETA pide los pagos por servicios prestados. Por esa misma caja de corrupción oculta se compró la impunidad de los dos sinvergüenzas que arruinaron nuestras vidas y fueron premiados con el precio de nuestra libertad.



Etiquetas:   José Luis Rodriguez Zapatero   ·   PSOE

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18435 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora