Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Lectores   ·   Salud   ·   Lectura



Con la deuda al cuello


Inicio > Política Nacional
15/06/2011

1488 Visitas



Una de las ejecutorias más gravosas de la “revolución bolivarista” es la multiplicación de la deuda del Estado venezolano. Tanto la externa como la doméstica. Según el economista Miguel Ángel Santos, ya “la deuda total en moneda extranjera suma 88.210 millones de dólares”. De acuerdo a las estimaciones de otros profesionales de la ciencia económica, ésta supera la redonda cifra de US$ 100 mil millones.


 

Y la tendencia, desde luego, es hacia el aumento, y no moderado sino acelerado. Para muestra el “botón” de la “Ley de Endeudamiento Complementario”, recién sancionada por la Asamblea Nacional, que autoriza emisiones de deuda por un monto equivalente a 10 mil millones de dólares.

 

Los “argumentos” de la bancada peseuvista para defender la iniciativa e imponerla por la vía de la aplanadora, confirmaron, por enésima ocasión, el más absoluto desprecio por los hechos tercos de la economía y las finanzas. Actitud que no sólo ellos ostentan, sino que se deriva del devastador proceder de los mentores económicos del régimen, comenzando por el proclamado “arañeo” del señor Chávez al frente de la Hacienda Pública Nacional.

 

Ahora bien, para entender mejor la gravedad del asunto, se hace necesario colocarlo en perspectiva. A comienzos de 1999, el saldo de la deuda pública externa de la República se situaba en no más de 24 mil millones de dólares, lo que, por cierto, representaba una disminución con respecto al monto de US$ 26.981 millones para 1994.

 

Es decir, que el Estado venezolano no acrecentó sino redujo la deuda externa de la República a finales del siglo XX, a pesar de los bajos precios del petróleo en el mercado internacional. Si a ésta se le suman otras obligaciones públicas, la deuda externa estatal para los inicios de 1999, no llegaba a los 29 mil millones de dólares. Una magnitud manejable por cuanto representaba el 29% del PIB o el tamaño de la economía.

 

Doce años y seis meses más tarde, tenemos que esa misma deuda externa se ha multiplicado por tres y hasta por casi cuatro veces, dependiendo de los cálculos respectivos, desde luego que la opacidad en la información oficial hace difícil la documentación precisa de los gravámenes. Ello significaría, por otra parte, que la deuda externa equivaldría a una proporción situada entre el 50 y el 65% del PIB, y con pulsión hacia el alza del porcentaje.

 

Pulsión o tendencia que de seguir el curso vertiginoso que lleva desde el 2008, podría colocar a la deuda externa venezolana en magnitudes parejas con la dimensión general de la economía nacional. Días atrás, Gustavo Linares Benzo advertía al respecto, y las evidencias le confieren la razón.

 

En pocas palabras, el “gobierno revolucionario” no sólo no se ha satisfecho con despachar los caudalosos ingresos de la bonanza petrolera más prolongada de la historia, sino que además ha incurrido en el abultamiento más peligroso de la deuda nacional, también en términos históricos.

 

Ahora bien, cómo justificar que el Estado venezolano haya podido reducir, siquiera modestamente, su deuda externa, en una época de vacas flacas de precios petroleros, cuando el promedio de éstos rondaba los 14 dólares por barril, a finales del siglo pasado; y ahora, en el 2012, con la cesta petrolera venezolana superando los 100 dólares por barril, la deuda externa se haya multiplicado y continúe creciendo de manera atropellada…

 

Y sobre todo, cómo justificar esta realidad en un contexto de pronunciado deterioro del Estado para atender las funciones básicas de seguridad, servicios públicos, salud o educación, para no entrar en el dramático tema del colapso de las actividades productivas o la regresión del impulso regional o municipal alcanzado con la descentralización.

 

La única explicación posible se encuentra en el terreno del craso hiper-populismo, en virtud del cual el gasto burocrático parece no tener límites, amén de la provisión de las taquillas internacionales que, sin duda, contribuyen a financiar alianzas gubernativas y engranajes político-empresariales en otros países.

 

El mantenimiento de la satrapía a los realazos, importando todo lo que se pueda, montando un aparato estatal que día a día se asimila más a los vetustos regímenes colectivistas, y subsidiando el proselitismo clientelar con miras comiciales, no sólo nos está sumiendo en la bancarrota del presente, sino que exige se continúe hipotecando todo aquello que sea hipotecable, comenzando por los yacimientos petroleros.

 

Con la deuda al cuello, y apretando, está Venezuela y su pueblo, gracias a la irresponsabilidad delirante de la revolución bolivarista.

 

NoticieroDigital.com



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21860 publicaciones
5256 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora