Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



La estrategia dividir para vencer


Inicio > Política Nacional
30/10/2013

1124 Visitas



Independientemente de las particularidades, sentido y el fondo de la propuesta de reforma hacendaria del ejecutivo federal,  pero sobre todo de sus efectos, para su aprobación en esta ocasión en la cámara de senadores, la estrategia del régimen se sostuvo en dividir a sus fuerzas opositoras.


Si consideramos que la polémica reforma hacendaria no deja satisfecho a nadie, incluido el propio gobierno, que tuvo que incorporar muchas propuestas emanadas de la izquierda para poder garantizar su tránsito, el objetivo se centra únicamente en su aprobación.

De tal suerte que mas allá de las severas críticas del sector empresarial y el abierto rechazo del Partido Acción Nacional, que hay que reconocer exponen argumentos de gran peso, el régimen negocio el mayoriteo de la votación.

En términos prácticos la prioridad trasciende al aspecto ideológico y las consideraciones técnicas, que como ya decíamos, tienen mucha solidez.

Sin embargo la coyuntura se remite a un solo aspecto, la aprobación de la reforma, siendo así el gobierno tuvo que echar mano de toda su capacidad de negociación para alcanzar el número de votos suficientes.

Evidentemente la mayor complicación radicaba en una eventual y en su momento muy posible alianza de quien se supone son sus rivales, tanto el Partido Acción Nacional, como el de la Revolución Democrática.

Por definición ideológica las posiciones de estas dos fuerzas no coinciden en sus posicionamientos e intereses, aunque en la práctica hayan sido aliados en muchas otras ocasiones.

Claro que en esta oportunidad esos intereses están confrontados, Acción Nacional no solo apoya el proyecto de reforma energética del gobierno, incluso está dispuesto a ir más allá.

En contraste la reforma hacendaria se establece como un contraste de la política que ese partido desarrollo durante los doce años en que fueron gobierno.

El perredismo esta abiertamente en contra de la reforma energética y la única forma de hacer una coalición legislativa con el panismo para ir en contra de la propuesta de reforma hacendaria, se fundamentaba en que los panistas se opusieran con ellos a la energética.

Evidentemente fue imposible conciliar posiciones tan radicales, situación que fue el punto de quiebre que el régimen aprovecho para ahondar más en la división de estas fuerzas.

Para ello el gobierno como ya apuntábamos, incluyo una gran cantidad de elementos, que la izquierda ha enarbolado como parte de su oferta política en la reforma hacendaria.

Adicionalmente concedió la creación del fondo de capitalidad, que le va a otorgar recursos históricos al perredismo en su bastión histórico, la ciudad de México.

Por ello y aun y cuando el PAN intento aguerridamente evitar la homologación del impuesto al valor agregado en las entidades fronterizas, al PRD parece haberle resultado mejor el cálculo de acompañar al gobierno.

Claro que eso elimina la posibilidad de que en su oportunidad el PAN le tienda la mano para frenar el avance de la aprobación de la reforma energética, lo que supone por descontando que en esa división de criterios, el gobierno podrá aprobar todas sus propuestas de reforma.

Sin embargo lo que podría parecer un triunfo de la habilidad política negociadora innegable del régimen, que seguramente durante el desencuentro entre sus rivales, opero para que esta fuera insalvable, no necesariamente lo sea al final de la historia.

Porque con todo y que las reformas constitucionales se aprueben, todavía faltara ver el resultado tangible de las mismas, de hecho la que tendrá efectos inmediatos sin duda será la hacendaria.

Por eso no se puede dejar de lado que las expresiones del sector privado y del panismo, generen un ánimo de preocupación, toda vez que en términos técnicos, están muy apegadas a la realidad.

Si termina siendo así,  las modificaciones realmente no van a resolver los temas de fondo, con todo y que con ello se pudiera aumentar la capacidad recaudatoria del estado, eso no va a detener la escalada de la recesión que ya está en marcha.

Incluso pueden provocar que la recesión sea peor, y eso se va a hacer patente en un lapso muy cercano al próximo proceso electoral federal, que además incluye la renovación de muchas gubernaturas.

Visto así y con todo y que el gobierno logre su objetivo primario a través de la aprobación de sus proyectos reformadores, le otorgara a cada uno de sus rivales respectivamente poderosas banderas electorales.

En el caso del PAN incluso es un tema de carácter regional, nos referimos a los estados fronterizos, que por supuesto no solo tendrán que soportar el peso de la reforma en su conjunto, adicionalmente recibirán en lo particular el golpe que significa el aumento del IVA.

Ahora bien, siguiendo en la consideración electoral, estos temas que hoy generaron una ruptura, no son limitantes para que llegado el momento panismo y perredismo construyan coaliciones específicas para luchar por mantener y obtener las gubernaturas que estarán en competencia.

De tal suerte que la historia de las reformas propuestas por el ejecutivo apenas empieza, no termina con su aprobación legislativa, tendrá efectos secundarios de largo plazo, en términos de sus resultados y por supuesto en el aspecto comicial.

Solo entonces se podrá calcular si realmente aprovechar la diferencia de criterios de sus rivales, que en cada caso lo son según el interés particular, termine por ser una estrategia adecuada.

Porque el primer objetivo solo representa apenas la batalla inicial de una larga guerra, sin que su beneficio realmente se pueda considerar un gran triunfo, en todo caso si obligatorio considerando la inversión tan grande de capital político del régimen.

Sin aventurar demasiado, dividir para vencer, puede terminar por ser la causa de una futura alianza opositora muy considerable, que además se va a fundamentar precisamente, en el costo político de la aprobación legislativa de las propias reformas.

Porque el nivel del desgaste tendera a aumentar y cuando eso suceda, los aliados parciales de hoy, serán los enemigos unidos de mañana, por lo que el reto del gobierno ya no será la anuencia a favor de su ánimo transformador.

Tendrá que solventar su propuesta electoral siguiente en los resultados de este, en un nivel de operación política fuera de los recintos legislativos que hoy controla y esa será otra historia, sin duda sumamente interesante de observar.

twitter@vazquezhandall 



Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Gobierno   ·   Partidos Políticos   ·   Cámara de Senadores   ·   Reforma Energética   ·   Reforma Hacendaria

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18740 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora