Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Moralidad   ·   Ciencias   ·   Novela   ·   Reseña



La Costa Maya el paraíso sin servicios


Inicio > Política Nacional
28/10/2013

964 Visitas



El desarrollo tiene sus incongruencias sin duda, pero tal vez sea la actividad turística en la que se pueden encontrar los mejores ejemplos de este tipo de contrastes, que en la época de la tecnología son inexplicables.


Se puede entender que por estrategia algunos destinos conserven un entorno original, natural y hasta cierto punto con algún grado de distancia de la modernidad, porque precisamente en ello puede estar su encanto particular.

Pero eso representa el primer gran contraste, porque mientras por un lado los gobiernos y los empresarios del ramo trabajan e invierten en promoción, una vez que se logra la llegada de los visitantes, las dificultades que enfrentan provocan que no regresen y también que no recomienden el destino.

Veamos el ejemplo de Mahahual en la Costa Maya en la zona sur del estado, que paso de tener en principio una gran expectativa de desarrollo, gracias al impulso que en su momento le imprimieron los Gobernadores Miguel Borge y Mario Villanueva.

Incluso recordemos que como resultado de esas gestiones el entonces Presidente de la Republica Carlos Salinas de Gortari, invito al exitoso desarrollador turístico norteamericano Don Koll, para que conociera la zona y planteara un proyecto turístico de gran escala.

Sin embargo la falta de confianza de los propietarios de los terrenos, que hay apuntar se sentían ya millonarios ante la expectativa, no se pudo consolidar el formato de fideicomiso propuesto por el desarrollador norteamericano.

Posteriormente ya en la administración de Joaquín Hendricks, se promovió un cambio radical en materia de la legislación ambiental, que redujo exponencialmente las densidades permitidas para la construcción de cuartos de hotel, situación que termino por acabar con la posibilidad de un desarrollo a gran escala.

Desde entonces hasta la fecha Mahahual ha venido experimentando un lento crecimiento en materia de infraestructura oficial y privada, debido a las limitaciones ambientales, la zona fue adoptando características particulares.

Estamos hablando de un turismo que aunque es de playa, se relaciona más con el aspecto de la aventura, la navegación y la pesca, en un ambiente más bien bohemio, del gusto sobre todo del europeo.

Con todo y esos obstáculos se ha desarrollado una hotelería boutique, sino de gran lujo al menos muy aceptable, que se combina con la prestación de servicios afines al entorno.

El resultado sin duda dista mucho del que podría esperarse dado el potencial de la zona, sin embargo con todo y eso Mahahual recibe un buen número de turistas, que además ya no solo llegan por medio de los cruceros.

Pero lo que es realmente inexplicable es que la gran mayoría de los establecimientos de todo tipo orientados a la atención del turista, no pueden recibir tarjetas de crédito ante la falta de las comunicaciones adecuadas para ello.

Peor aun si consideramos que en toda la Costa Maya no existe un solo cajero automático, pues entonces no se entiende como se pretenda aprovechar la derrama económica proveniente del turismo.

Es natural que los turistas, mas aun en un mundo globalizado influido por la tecnología, ya no viajen con grandes cantidades de efectivo, asunto que en este caso no solo es una limitación para el destino, es una de las peores publicidades negativas posibles.

Sin duda algo tendrían que hacer los empresarios que son los más afectados y por supuesto las dependencias del gobierno relacionadas con el sector, para realizar las gestiones correspondientes.

Tanto para que se generen las condiciones de una adecuada comunicación para la aceptación de tarjetas de crédito, como con la banca para la instalación de los cajeros automáticos, que se entiende son esenciales.

Porque a solo unos kilómetros o millas náuticas, como se quiera medir, en las costas del vecino Belice se encuentran diez de los más afamados y reconocidos hoteles boutique del Caribe.

Son desarrollos pequeños del máximo lujo posible, que encontraron en el nicho al que nos referimos la posibilidad de combinar la excelencia en medio de un ambiente inhóspito, que es el que los hace diferentes, únicos.

Además eso supone que por un tema de estrategia y mercadotecnia estos pequeños hoteles puedan cobrar tarifas por noche similares y en algunos casos mayores a lo que cuesta una ocupación en los mejores hospedajes de cadena en ciudades como Nueva York, Londres o Paris.

De tal suerte que dada la cercanía y la similitud de características, es realmente contrastante que suponiendo que en México, tenemos más experiencia y capacidad para desarrollar la actividad turística, podamos observar estas diferencias.

Sobre todo si lo que ponemos sobre la mesa, es el ejemplo de la falta de aceptación de tarjetas de crédito y la ausencia de cajeros automáticos, no estamos hablando de elementos complicados de solucionar y que a cambio ofrecerían no una ventaja, sino simplemente un accesorio básico.

Lamentablemente parece quela Costa Maya y su capital Mahahual están destinados al abandono, a la destreza y perseverancia de los que han apostado por el destino y se mantienen ahí haciendo el máximo esfuerzo de sobrevivencia.

Uno de esos casos más en los que se contraponen el discurso oficial y la realidad, elementos que nuevamente nos confirman que para el gobierno federal el turismo no es la prioridad que tanto se ufanan en presumir.

Sobre todo pensando que por su ubicación geográfica el desarrollo de la Costa Maya significaría el mayor detonador de la economía de la zona sur y centro de la entidad.

Aun y conservando las características que ya referimos, ante la estrechez de la norma ambiental, la región tiene todos los elementos para poder aspirar a un importante crecimiento, desafortunadamente no hay una política pública que respalde esa intención.

En el tiempo Mahahual en su calidad de epicentro de la Costa Maya, seguirá creciendo al ritmo pausado que se le permite, con una lentitud que lastima por los contrastes, no pasemos por alto que Quintana Roo es el gigante del turismo nacional.

Pero a la Costa Maya se le ha marginado para recibir las sobras, un paraíso sin servicios, que no es más que la imagen del desperdicio, porque seguramente en otras condiciones, bien podría ser también una de las joyas de la corona turística quintanarroense.

twitter@vazquezhandall

Etiquetas:   Comunicación   ·   Políticas Públicas   ·   Turismo   ·   Gobierno   ·   Banca   ·   Quintana Roo   ·   Servicios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18774 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora