Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Política   ·   Escritores   ·   Políticas Sociales   ·   Censura



¿De qué se trata?


Inicio > Política Nacional
23/10/2013

1279 Visitas



Una niña de apenas 7 años, con profuso maquillaje en su rostro y complicado peinado de salón se asoma en la portada de una reconocida y prestigiosa revista de moda. El resultado: polémica inmediata y ventas agotadas de los ejemplares.


Después del inicial revuelo causado hace poco más de 2 años, podemos ver que el impacto de las fotografías ha sido poco más que simbólico. Basta recorrer, con mirada atenta y en ocasiones no tan observadora (por lo obvio de las imágenes), artículos y anuncios comerciales de diverso contenido, donde las fotografías que los ilustran muestran pequeñas que aún no alcanzan la pubertad, representadas como mujeres listas para salir a una fiesta. Y qué decir de los concursos infantiles donde, a propósito de exaltar las habilidades de las niñas participantes, se les muestra vestidas, maquilladas y peinadas en exceso… hipersexualizadas.

No falta quien defiende la hipersexualización de las niñas, sobre todo las personas creadoras de tales imágenes (un alto contenido artístico suele ser el principal argumento), y, desde luego, quienes se benefician de la venta de los productos ofrecidos (se trate de un perfume o un concurso); alegando que se trata de algo natural… Como, sin duda, lo ven los pedófilos que tienen acceso a tales imágenes con el simple click de cualquier teclado, sin necesidad de buscar páginas ilegales para satisfacer su necesidad de acceder, aunque sea visualmente, a una persona menor de edad.

Porque a eso exponemos a las niñas al mostrarlas como representaciones sexuales, disfrazadas de mujeres adultas: a que personas que con una parafilia oculta o manifiesta, alimenten su excitación sexual con niñas (y niños). Pero el asunto también tiene otros alcances: al normalizar la imagen de una jovencita con poses sensuales, rodeada de hombres adultos o de escenarios no aptos para su edad (bares; una cama desordenada donde se aprecian unos pantalones masculinos –y donde el objeto que se comercializa son los pantalones en cuestión-, por citar unos ejemplos), se normaliza también la explotación sexual infantil.

Las personas que demandan servicios sexuales, al menos en nuestro país, poco o nada se preocupan en conocer no sólo las condiciones reales de las mujeres a las que tienen acceso (se trate de una sala de masaje, un bar, o la misma calle), sino que tampoco muestran el menor interés en comprobar si la joven que tienen frente a sí efectivamente tiene 18 años o bien pudiera tratarse de una niña de 14 años, maquillada en exceso. (Aunque desde luego, también está el grupo de personas que atienden a conductas específicas, y que buscan tener encuentros sexuales con niñas y niños).

Frases como “ya es cancha legal”, “si alcanza el timbre no hay problema” y otras donde se deja claro que si la joven cuenta con determinada apariencia y estatura se trata de una mujer accesible para relaciones sexuales, dejan en evidencia que, socialmente, está aceptado un acercamiento (de tipo sexual) a una niña que parezca que ya no lo es; si a esto le añadimos la influencia de la hipersexualización de las niñas a través de los medios, tenemos la más común de las justificaciones de personas (hombres y mujeres) que no alcanzan a dimensionar el grave problema de explotación sexual infantil: “… está vestida como mujer, actúa como mujer… ¿cómo voy a saber que entonces no se trata de una mujer?”.

Un razonamiento simple que se encamina a responsabilizar a la niña de las acciones de la persona adulta. Porque, si viste y actúa como mujer, entonces habla, camina y seduce como mujer… y el hombre adulto no duda en alegar que es incitado por la conducta de la niña. Un círculo tan vicioso como perverso.

Como personas adultas, debemos asumir las consecuencias de nuestros actos, pensamientos y omisiones. Al aceptar la hipersexualización de las niñas, normalizamos conductas ilegales que dañan a la infancia: de lo que hagamos (y dejemos de hacer) para evitar que la explotación sexual infantil siga incrementando depende el sano desarrollo y convivencia de nuestra sociedad. 



Etiquetas:   Infancia   ·   Trata de Personas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21027 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora