Sindicalismo globalizante

Cuentas caras conservan la amistad

 

. Para ser justos, no son 600 mil pesos en el almuerzo de los 6 dirigentes, en realidad son 512 mil pesos, el resto fué propina; es cierto, es más que el 10% normal, pero recordemos que se trata de dirigentes sindicales, entonces se ve bien que la propina sea más que lo establecido, habla bien de su rol y de su ubicación en el planeta.

Entonces, si miramos que se trata de 500 mil pesos, algo más de 1.000 dólares , y poco más de 750 euros, o sea,  nos dá un promedio de 181 dólares o 126 euros por comensal, ¿será realmente mucho?  ¿Acaso no sabemos que un almuerzo de categoría en Barcelona, Madrid, New York o San Pablo cuesta eso y quizas más?

Resuelto entonces que no es tan caro el almuerzo, mal que mal estamos insertos en el mundo global y no tenemos ningún derecho a creer que podemos permanecer ajenos al devenir de los precios en los restaurantes del mundo, resuelto esto, veamos si el grupo de comensales tiene o no tiene el peso específico que les faculte para regalonearse de esa manera. Pensemos lo siguiente. En Chile, hay 1.000.000 de trabajadores que reciben  el salario mínimo de 180 mil pesos mensuales, es decir, 266 euros mensuales para su sostenimiento y el de su familia. Si este grupo de dirigentes consigue -producto de su experticia negociadora- elevar el salario mínimo en -digamos- un 10%, tendríamos que para un millón de trabajadores, el mes siguiente a julio les permitirá recibir 26 euros nuevos en su sueldo y si el precio de los alimentos, transporte, salud y otros, no sube mucho, es posible que le puedan sacar una colita a los 26 euros y logren ir con su mujer y sus dos hijos a comerse un completo. Si esto ocurre, ese mes habrá sido- para un millón de trabajadores- distinto y habrá dado sentido a un almuerzo por más opíparo que haya parecido.

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales