Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Donald Trump   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Reseña



8 seguidores

Juntos podemos


Inicio > Pedagogía
22/02/2011


1766 Visitas




JUNTOS PODEMOS.



 Valores morales desde las edades preescolares:



En muchas familias la educación de los más pequeño/as es reto hoy día. Los pequeñines de casa, en la rápida dinámica de vida conviven en diferentes círculos humanos en los que pueden estar acompañados por más de dos adultos.

Variadas pueden ser las razones que obligan a la familia requerir ayuda de otro/as para el cuidado de sus hijos. Entre estas podemos mencionar:

  • Padres divorciados que comparten en viviendas diferentes su custodia.
  • Madres trabajadoras/solteras que requieren apoyo de otro familiar.
  • Abuelos cuyos hijos les han delegado la custodia de sus nietos.
A estas razones agreguemos que los pequeños asisten a centros de cuidado, para su futura incorporación entorno escolar.

Educamos a nuestros hijos generalmente en dos o tres entornos familiares en los que las reglas, normas o principios en que se fundamenta su educación suelen ser variados, dependiendo de la

cultura general que posean los adultos que cohabitan.

Los adultos tienen un papel protagónico en la educación de los niño/as, en tanto guían, orientan y “tiran del desarrollo de los pequeños”.

A partir de aquí definamos que los niño/as en edad preescolar interactúan con el medio que les rodea porque son capaces de explicar, dialogar, narrar; coordinar sus acciones y les surge el deseo

de ser útiles a los demás.

En esta franja etaria los pequeños, son sensibles al contenido de cuentos, poesías, canciones; reconocen, describen, clasifican colores, formas, tamaños variaciones de objetos y/o elementos en la naturaleza.

Otros elementos del conocimiento conforman la personalidad en esta etapa, los que abordaremos más adelante.

Retomamos los que permiten alertarles acerca del desarrollo que pueden lograr alcanzar los preescolares y que nos serán imprescindible tener en cuenta para aquellos que interactúan en el

mundo infantil.

En cualquier espacio físico familiar en que crezcan niño/as podríamos encontrar, posturas negativas. Nos preguntamos si se enfrenta a algunos de estos ejemplos:



  • Padres permisivos bajo la excusa de “pasar poco tiempo con el/la pequeña”.
  • Cuidadoras que dejan la labor educativa a sus padres “porque a fin de cuentas no soy su madre”.

  • Abuelos complacientes bajo el supuesto de “lástima, sus padres tienen poco tiempo para el/ella, siempre están trabajando”.

Variadas razones bajo falsos presupuestos violentan las normas de los hogares bases, o lo que es más nocivo, hacen creer a los pequeños que su forma de actuar es la correcta, introduciendo

patrones de conductas diferentes.

Muchas generaciones conocen aquello de: “el niño hace más lo que ve hacer, que lo que le dicen que haga”. ¡Cierto!

Cuántas contradicciones aparecen en nuestros hijos cuando al iniciar la vida escolar, descubren las diferencias entre la instrucción de los ámbitos: escuela- hogar.

¿Cuántas veces le escuchamos decir?: “así no lo hace mi señorita”.

Esta situación es más riesgosa en el tema que nos ocupa: la familia, entidad social responsable de la educación cuna donde hemos de forjar la sociedad.

La familia nos acompaña todo el trayecto de nuestras vidas.

Lo más dañino de estas contradicciones lo encontramos cuando los pequeños perciben estas diferencias que incluso, los adultos o pasamos por alto o somos incapaces de percibirlas. Cuando esto sucede caemos en un abismo , del cual los pequeños se benefician un tiempo y se convierten en afectados más adelante, victimas ante nuestra “ceguera educativa”.

Muchas de estas “inocentes” contradicciones conforman la causa que genera en nuestros hijos, conductas:



  • Egoístas.
  • Caprichosas.
  • Mal educadas.
  • Voluntariosas.
Claro que siempre encontramos en “el otro/a” el culpable, sin querernos detener a buscar la causa en nuestro propio accionar.

No pretendemos en modo alguno declarar que no se haga uso de ámbitos de convivencia diferente, cuando por cualquiera de las razones ya mencionadas nos sean necesario.

Nos referimos a buscar una educación coordinada, coherente con la edad y las necesidades de nuestros hijos, tengamos siempre presente que el centro, el objeto/sujeto de educación, en nuestras vidas será siempre, nuestros hijos.

Pensemos que en estas edades (3 a 5 años) los pequeños alcanzan un nivel de actividad más compleja, son capaces de tener nociones de espacio y tiempo, planifican lo que desean hacer.

Dominan las estructuras gramaticales, establecen relaciones esenciales y realizan acciones con cantidades. Crean sus propias narraciones.

Dan expresividad a sus dibujos , se mueven al compás del ritmo, lo siguen con instrumentos musicales u objetos sustitutos.

Ejercitan con coordinación su cuerpo, corren, saltan, lanzan y capturan pelotas u otros objetos.

Hasta se enamoran, porque aprecian la belleza en cuanto les rodea.

Alguien sentenció que el 75% de los conocimientos que el individuo adquiere a lo largo de su vida, se conforman en estos primeros cinco años de vida.

Recomendamos prestar atención prioritaria a su educación tanto como a su crecimiento.



 Valores morales que pueden desarrollarse en estas edades:



  • Control de las necesidades básicas: saber el momento y lugar oportuno para cada cosa.
  • Regular la conducta: comportarse con educación, en cada lugar.
  •    3. Saludar y despedirse: reglas básicas de un pequeño/a educado.



       4.    Cuidar su vestimenta y sus objetos de uso personal: ropas, juguetes, libros y otros. Así como mantener un orden relativo en la estancia en que convive. Cepillarse correctamente 3⁄4,veces al día es algo a lo que deberán prestar interés. Iniciarse con auto-validación en el proceso de lavado de su propio cuerpo.



    5. Esperar su turno para hablar: saber escuchar y hablar cuando se le dé la palabra, sin interrumpir a los demás no mezclándose en las conversaciones de los adultos.



    6. Mantener buenos hábitos de mesa: al cumplir los 5 años sabrá utilizar con coordinación los cubiertos y la servilleta. Sentarse correctamente a la mesa y no abandonarla hasta que todos los comensales hayan concluido.



    7. Jugar con otro/as y compartir los juguetes y las reglas de juego: actividad rectora de esta edad iniciada desde los 3 años, de gran interés y fuente de conocimiento del mundo que les rodea.



    8. Percepción de su tiempo libre: regular, el tiempo que necesita para sus actividades propias y saber usarlo adecuadamente.



    9. Sentir respeto por sí mismo y por los demás: cuidarse del peligro, su salud e higiene con atención y ayudar a los demás. Sentir respeto por todo/as quienes le rodean sin diferencias.



    10. Mantener el deseo de aprender de todo y con todo/as: mantener la curiosidad y la observación como intereses sanos de aprender de cuanto les rodea siempre.



    Pueden parecer altas exigencias más no a padres y madres, como ningún otro ustedes conocen a sus hijo/as miden día a día sus logros, el desarrollo que alcanzan en la adquisición de hábitos y habilidades, por tanto sabrán que no exageramos.

    Por otra parte, tomemos nota del concepto Zona de Desarrollo: es la franja que existe en el espacio que se crea entre lo que el niño puede hacer con nuestra ayuda y lo que es capaz de hacer por sí solo/a.

    Esta franja “productivo jardín” requiere ser cultivada, lo cual podremos lograr si cada día ponemos a prueba las condiciones que para el aprendizaje traen nuestros hijo/as al nacer.

    Cultivarla, es nuestra misión, la tarea, hacerlo día a día.

    Conocemos muchos padres o tutores que prestan especial atención a adelantar el conocimiento, me refiero a los que desgastan su tiempo en enseñarles desde que apenas tienen tres años a: contar, leer, escribir. Y no es que digamos que sea negativo. De ninguna manera, solo queremos que se pregunten si ya el niño conoce, domina y aplica todo aquello que en correspondencia con su edad debe saber hacer.

    Importancia vital tendrá en el “saber hacer” y “hacer” el nivel de comprensión que los pequeños alcancen en aquello que queremos potenciar en su desarrollo.

    No le es necesario a este desarrollo que los pequeños repitan como “loros” letras de canciones, números consecutivos, copien dibujando las letras.

    Lo imprescindible será que comprendan y sepan explicar acorde a su edad el por qué y el cómo de aquello que aprendió que se convertirá en un logro de su educación.

    Todo/as sabemos que la mente infantil es “comparable a una esponja” como ellas recogen los líquidos y a veces hasta lo sólido, no importa cuán líquido o sólido sea aquello que tendrá que recoger.

    Nuestros niño/as no son esponjas. Niño/as son y con ellos todo tiene su tiempo. Usemos ese tiempo adecuadamente.



    Lecciones aprendidas en la formación de valores con pequeños preescolares:

    • Dedicar espacios de tiempo para acompañar a los pequeños en sus juegos.
    • Conversar acerca de lo que han realizado en ausencia de los adultos. Escucharles.
    • Explicarles el por qué, el qué, cómo y cuándo de cada decisión o actividad común en la que ellos sean participes, permitiendo que puedan dar su opinión.

    • Respetar los espacios de los niñ@s y hacer que estos respeten los de los adultos.
    • Definir los objetos para su uso individual y los del colectivo.
    • Cumplir siempre las normas que se establezcan.
    • Darles su responsabilidad familiar a partir de los 3-4 años.
    • Cumplir siempre las reglas de educación moral, harán lo que vean hacer.
    • Incorporar toda la actividad infantil a un horario de vida, esto permitirá mantener un orden sano para su desarrollo y crecimiento.

    V.- Apuntes importantes:



    Si los padres no conviven juntos mantendrán una comunicación estable informándose de las actividades en las que el niño/a participa para su desarrollo sistemático. Logrando un clima positivo para todo aquello que tenga que ver con sus hijo/as.

    Recuerda no mezcles a los pequeños en conversaciones de adultos.

    No adulteres etapas de su vida. Los pequeños harán lo que les vean hacer. Querrán a quien tu quieras y serán, en estas edades, cómo los adultos que les rodean por la simple razón de pretender complacerles a ustedes.

    Guía sus pasos teniendo como centro de tu misión filial sus intereses y necesidades.



    Milagros M. Roldán Berroa

    Especialista en Pedagogía Preescolar





    Etiquetas:

    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF

    4 comentarios  Deja tu comentario


    María (Oscura Forastera), Letras Toda una lección, gracias Mila. Me lo guardo en documento, pues ya sabes que me viene fenomenal, un beso y por favor escribe más.


    Lesbia Quintero, Letras ¡Bravo Mila! Excelente columna, espero que publiques muchísimas más.


    Melina Jaureguizahar Serra, Educación Aquí va mi opinión profesional: es una gran realidad que nuestros alumnos provienen de modelos familiares sumamente variados. Ha quedado en el recuerdo la familia "tipo", "estándar" o "modelo". Sin embargo, en muchas ocasiones, tanto padres como profesionales dejamos nuestras mentes encasilladas en éstas, sin advertir al niño que tenemos frente y su situación puntual.
    Los adultos somos "modelos" de los más pequeños. Ellos nos observan e imitan (o aprenden de nuestras acciones), es por ello que un buen tratamiento de la infancia, desde la diversidad familiar en la cual se hallan inmersos los niños, es fundamental para el futuro desarrollo adulto de éstos.
    Es por ello, que la educación en valores, con apertura a la diversidad cultural, familiar, social, etc. es fundamental en el trabajo adulto, especialmente en aquellas labores donde la interacción con el infante sea directa.
    Gracias Mila por los tips que nos has sugerido, los mismos son de sumo valor a la hora de educar a la diversidad!!!!



    Melina Jaureguizahar Serra, Educación Excelente Mila!!! Ya lo imprimí y anexé a mi carpeta de contenidos!




    Los más leídos de los últimos 5 días

    Comienza
    a leer


    Un espacio que invita a la actualidad e información
     

    Publica tus artículos


    Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

    Una comunidad de expertos


    Rodéate de los mejores y comienza a influir
     

    Ayudamos a tu negocio


    El lugar y el momento adecuado donde debes estar
    Secciones
    21517 publicaciones
    5228 usuarios
    Columnas destacadas
    Los más leídos
    Mapa web
    Categorías
    Política
    Economía
    Sociedad
    Cultura
    Ciencia
    Tecnología
    Conócenos
    Quiénes somos
    Cómo publicar en Reeditor
    Contacto
    Síguenos


    reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora