Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Novela   ·   Periodismo   ·   Bioética   ·   Filosofía Social   ·   Ética   ·   Lectura



Quintana Roo sigue muy lejos del centro


Inicio > Política Nacional
10/10/2013

871 Visitas



Sin duda eran otras épocas, sin embargo las situaciones a pesar del transcurso del tiempo suelen parecerse y en algunos casos esas similitudes se perciben impresionantes.


Que a nadie sorprenda que al gobierno federal poco o nada le importe Quintana Roo, su lógica en ese sentido siempre ha sido la misma, una población tan pequeña no tiene por qué tener privilegios que la diferencien de las demás.

Los ejemplos están a la mano, la franquicia de compra del visitante, el régimen de zona libre y de franja fronteriza, la diferencia en el impuesto al valor agregado entre tantas otras, que en cada caso fueron medidas para impulsar el desarrollo regional, pero que una a una han sido canceladas sin que el objetivo se lograra cabalmente.

Mucho menos si su aportación electoral es tan ínfima en comparación del contexto nacional, con todo y que los índices de crecimiento poblacional son exponenciales, para el centro seguimos siendo el equivalente a menos de una delegación del Distrito Federal.

Naturalmente eso cambio y radicalmente solo cuando el Presidente Echeverría toma la determinación de crear Cancún como un polo de desarrollo turístico, y volcó materialmente la fuerza del estado para lograrlo.

Claro que con el tiempo el apoyo oficial fue disminuyendo para concentrarse únicamente en recoger las ganancias de su propia inversión y mantener a Cancún, solo como una fuente de ingresos.

Si hoy en el proyecto de reforma hacendaria del gobierno federal se pretende aumentar el impuesto al valor agregado cinco puntos a las entidades fronterizas, esa no es una circunstancia para nada novedosa.

Habría que apuntar que de todas las aberraciones que se incluyen en la propuesta de reforma, que por supuesto lesionan a todo el país, la de aumentar el IVA es un golpe directo una vez más para toda la economía de Quintana Roo.

Dese la creación del estado, que recientemente celebramos, para el gobierno federal la entidad ha sido vista como una carga, excepto lo apuntábamos hasta que su potencial turístico detono y se convirtió en un magnifico filtro recaudatorio, además de la generación de divisas.

Pero eso no ha sido argumento suficiente para promover un desarrollo integral que incluya a las demás regiones del estado, si bien se ha mantenido una política asistencialista, el estado recibe muy poco a cambio de lo que le aporta al país.

Porque si se considera que fue el propio gobierno federal quien impulso decididamente la creación de Cancún, hoy pareciera que lo único que le importa, es el número de visitantes que arriban y no la población que habita en sus ciudades.

De eso se trata sostener el desarrollo, de mantener un equilibrio ante un crecimiento que se sabía sucedería como consecuencia lógica de la magnitud del proyecto.

Bajo esa lógica en cualquier proyección financiera seria, se invierte en lo que reditúa, lamentablemente para Luis Videgaray y su equipo lo único importante es conseguir más dinero de donde sea, aun y cuando eso ponga en riesgo las propias fuentes de ingreso.

Homologar el impuesto al valor agregado en Quintana Roo al diez y seis por ciento  además del golpe que por sí solo ocasiona, tendrá consecuencias funestas para nuestra economía local, no solo para la de las zonas turísticas que de alguna manera gozan del flujo que generan los turistas.

Las otras regiones experimentaran un aumento de precios que impulsara altísimos niveles de pobreza, habrá desempleo y el comercio materialmente será un asunto de simple subsistencia.

Dada la situación financiera del propio gobierno local, las inversiones tendrán que enfocarse en los segmentos básicos, lo cual por añadidura cancela la posibilidad de dirigirlas en infraestructura para el desarrollo.

Porque si bien es cierto que el motor de nuestra economía es el turismo,  Quintana Roo posee un enorme potencial de desarrollo en otras actividades que al gobierno federal nunca le interesado explorar.

Simplemente hablando de turismo, todos localmente podríamos coincidir en la innumerable  lista de cosas que se han dejado de hacer o que de plano, no se han querido llevar a cabo para ya no fortalecer la actividad, sino al menos mantenerla.

Por ello no puede escapar a la memoria, que con motivo de una visita que realizamos quienes en esa época éramos directivos de la Cámara de Comercio de Chetumal al Presidente Salinas de Gortari, por gestión del Gobernador Miguel Borge, para plantear más o menos lo mismo de lo que ahora también nos afecta, el Presidente nos enviara con sus Secretarios de Hacienda y Comercio.

El de Hacienda era Pedro Aspe, maestro y mentor de Luis Videgaray de tal suerte que no es difícil imaginar que la percepción hacia Quintana Roo de quien fue y de quien ahora es el encargado de las finanzas nacionales, sea la misma.

Lo que nos lleva a recordar la inolvidable frase pronunciada por el Ingeniero Manuel Conde en alguna de esas reuniones, “Quintana Roo no solo está a  diez mil kilómetros de distancia del centro, lo está también del corazón del gobierno”

O la respuesta que nos diera en su momento Herminio Blanco en ese período subsecretario de comercio internacional de la extinta Secofi que dirigía Jaime Serra Puche. “ya vieron a su Gobernador, ya vieron al Presidente, aprovechen que está por venir a México el Papa Juan Pablo II a ver si el si les hace un milagro”

Tal y como apuntábamos al principio, los años pasan, los funcionarios cambian, incluso experimentamos la alternancia en el poder, pero las situaciones, en la consideración de sus características particulares y de cada ocasión, siguen siendo las mismas.

Quintana Roo como decía don Manuel Conde esta a diez mil kilómetros del corazón del gobierno federal, particularmente del de Luis Videgaray, a quien su propuesta de reforma hacendaria y de desarrollo social como el mismo la bautizo, lo exhibe irremediablemente como un ávido recaudador y no como el hombre de estado que la publicidad oficial quiso establecer.

La agenda legislativa sigue su curso y seguramente gran parte de la iniciativa tendrá modificaciones, sin embargo el rubro de la homologación del impuesto al valor agregado, no está siendo considerado como uno de los más importantes.

De tal suerte que de seguir así las cosas, Quintana Roo seguirá siendo castigado, por la lejanía, la ceguera y la soberbia central.

 twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política   ·   Impuestos   ·   Gobierno   ·   Quintana Roo   ·   Reforma Hacendaria

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18704 publicaciones
4725 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora