Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Tecnología   ·   5G   ·   Libros   ·   Novela   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación



Clase_media.cl


Inicio > Política Nacional
07/10/2013


1314 Visitas



No es suficiente re nombrar con situación de calle a los indigentes, ni mucho menos redefinir el impreciso límite de la clase media para familias con plasma o teléfono celular. Tampoco desaparecen los viejos si eliminamos la columna del formulario y la reemplazamos por tercera edad, adulto mayor o envejeciente. En estricto rigor este malabarismo semántico es solo una vomitiva manipulación mediática destinada a crear un parque de apariencias, y no una plaza de discusión enfocada en la solución al origen de los problemas que afectan el bienestar de un pobre o el de un anciano común y corriente.  


Nunca ha sido fácil entablar un dialogo cuando alguien dice que es blanco lo que en realidad es negro. Pero al menos existe la posibilidad de un arbitrio porque ambos juicios están basados en un hecho concreto. Es distinto cuando alguien por ejemplo dice, estamos bien o estamos mal. Eso será discutible siempre por subjetivo. Es la calidad de vida, el tiempo libre, la excelencia educacional y de salud, además del espacio y el equipamiento urbano-arquitectónico de un distinto hogar, el que define de modo evidente su estrato social. Entonces es cuando es más fácil definir cuándo,  y cuando no,  una familia es en realidad de clase media. Pero hacerlo de un modo sencillo, imparcial y bien intencionado. Como en la mesa de la casa, sin polarización estéril ni confrontación fanática y politizada que nos tiene hasta la corona.

 

Por ejemplo si uno le pregunta en público a cualquier persona cuál es su clase social, la tendencia, por idiosincrásica vanidad o indescifrable modestia será, clase media. Lo  cual nos evita discutir sobre una importante conclusión que surge inmediata - La llamada clase media es al menos mucho menor que la cantidad de personas que se autodefinen como tal.

 

Este fenómeno, el que muy a pesar del mareo chauvinista de los que piensan que da la vuelta al mundo entero,  es muy singular en suelo patrio, no es distinto del infundado temor a vivir sin celulares o plasmas en un gobierno comunista, o a la amenaza de existir exclusivamente solo si se hace dentro de una economía de libre mercado eternamente.

 

Si por convencional definición entendemos por clase media aquella que no es ni parece famosa por lo acaudalada, pero cuyo ingreso familiar le permite acceder al más alto nivel de servicios educacionales, de vivienda y de salud que ofrece la sociedad, entonces podemos decir que una familia que debe esperar un segundo más allá de inmediato para ver doctor (cosa garantizada para una familia en cualquier definición de clase media o alta en la enciclopedia o cualquier día del calendario) , o que por razones monetarias deba resignarse a enviar a sus hijos a un colegio que no cuente con la calidad y prestigio de los Verbos Divinos, y además vivir por obligación económica  en un sector habitacional de casa o apartamento escogido para un conjunto lejos del tradicional sector residencial considerado barrio alto. Bueno esa familia muy probablemente no debería etiquetarse de clase media.

 

Cuando una sociedad decide resignarse a un desarrollo desigual, no en la capacidad de acumular riqueza, pero si la de acceder a ella mediante oportunidades dadas por algo más seguro que la determinación y el esfuerzo.  (Ese del que nos hablan los que nacieron y se criaron en hogares civiles financiados por un apitutado trabajo privado o de hogares uniformados financiados por el suculento y fácil cheque del estado).  Debe buscar a quien culpar o/y crear un nuevo orden relativo y dinámico del estrato social. Pero eso como el cosmético, disfraza y nunca cura el acné.

 

Como y que podemos hacer para revertir la dirección de la flecha establecida por la propaganda,  bueno empiece por reírse de aquel que escoge el eufemismo y la apariencia.

 

1.- Riase de aquel que muy soberbio desprecia la protesta estudiantil pero hace figuras para pagar las cuotas de préstamos universitarios.

2.- Riase de aquel que se preocupa por que sus hijos no pierdan un año, pero no que pierdan su vida en un colegio que no garantiza el mismo éxito de los hijos de otros.

3.- Riase también de aquel que sigue discutiendo el golpe, pero no protesta por el saqueo financiero que nos endoso la dictadura.

4.- Riase además de aquellos que endeudados, sin educación ni un trabajo digno y seguro, comparan sacando pecho,  a Chile con Bolivia.

5.- Riase de aquel que acepta sin pelear un régimen escolar exclusivo en calidad solo para el que tiene plata.

6.- Riase de aquel que entiende por estado otra cosa que no sea el patrimonio gobernable de la patria..

7.- Riase de los que corrigen ortografía ajena pero no la propia comprensión de lectura.

8.- Riase de los que defienden la izquierda o la derecha pero no al consumidor.

9.- Riase de los que quieren viajar en primera pero no votan primero.

10.- Riase de los que llaman resentidos a quienes no parten bien cerca de la meta.

11.- Riase de los que llaman al golpe una GUERRA pero no criminales a los asesinos.

12.- Riase de los que dicen estar en contra pero están viviendo de un cheque que viene de adentro.

13.- Riase de todos los que públicamente escupen el silabario que distingue a los pedantes y los arribistas en cada conversación; con el gratuito menoscabo de negro, maricon, rasca, ordinario, huachaca, chulo, picante o incluso,  o-r-d-i-n-a-r-i-o.

Por ultimo pero no limitado a lo anterior, ríase de todo el que insiste en una discusión política, y no una discusión de la dictadura económica. Porque esa es la que empeora el histórico estancamiento de apellidos en cada sucesiva generación desde la colonia.





Dato;

De acuerdo a la encuesta Casen, una persona de clase media tiene un rango de ingreso per cápita mensual entre $90.553 y $243.535, con lo cual queda marginado de cualquier subsidio estatal.



Asi facil cada vez hay menos pobres y a la gente le encanta.





!Dios santo!





Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Economía   ·   Políticas Públicas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora