Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Marketing   ·   Economía   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Marketing Digital   ·   consumidor



El déficit y la deuda: entre las necesidades y los dogmas


Inicio > Economía
04/10/2013


1179 Visitas



En mi columna previa, le comenté que la economía nacional atraviesa por momentos complicados, lo que ha generado un debate importante, en torno a si debe calificarse como recesión a la realidad que se está viviendo. Además, le compartí que al cierre de julio, las ventas al mayoreo y menudeo presentan una baja respecto al año anterior, pues han disminuido en 5.3% y 0.2% respectivamente.


Empero, no se trata de los únicos datos que reflejan un comportamiento negativo en la economía mexicana. Para muestra, conviene observar la expectativa sobre el número de trabajadores permanentes asegurados ante el IMSS, misma que se redujo en cerca de 25% en tan sólo cinco meses, de marzo al cierre de agosto. Así, se visualiza cerrar el ejercicio con menos plazas de trabajo que en 2012.

Un análisis de esta naturaleza, siempre debe ser integral, pero destaco el dato anterior, dado que sin empleo o empleo estable, no hay ingreso familiar sólido, y sin éste, no puede existir el consumo, lo que en automático impacta toda la cadena natural del mercado interno. Se puede agregar, que la tendencia de largo plazo de distintas variables es a la baja, tales como la Actividad Económica Mensual; el Indicador de Actividad Industrial; y las Importaciones Totales.

Quizá las únicas tendencias alcistas, se aprecien en la tasa de desocupación urbana y en la inflación, pues ésta última registraba un pronóstico de 3.50%, pero debido a las consecuencias de los desastres naturales que azotan al país, ahora se espera que termine en cerca de 3.65%. Si se compara el dato con que la Secretaría de Hacienda espera un crecimiento económico anual de 1.7%; cifra que los analistas incluso ven optimista; creo se cierra el círculo del panorama actual.

Vaya, por muy optimista que busque ser el enfoque, no hay por donde rescatarle algo positivo a los números del desempeño económico en 2013; es la realidad que vivimos. También mencioné que no se trata de una catástrofe, porque ciertamente no lo es; pero que sí de una desmejora respecto a lo que se tenía en 2011 y 2012, porque claramente lo es. Insisto, son los límites de la cancha donde se está jugando el partido.

Al respecto, una de las medidas que está proponiendo la autoridad federal, es contemplar la aprobación de un déficit presupuestario para 2014, a fin de incrementar el estímulo de la economía vía mayor gasto público. No obstante, como dicho déficit implica en términos sencillos gastar más de lo que se tiene; lo que por supuesto implica mayor nivel de deuda; los cuestionamientos no se han hecho esperar.

Durante el presente siglo, los gobiernos panistas manejaron el equilibrio presupuestal como un dogma de fe, logrando posicionar el argumento de que la no existencia de deuda era sinónimo de finanzas públicas saludables. Debe reconocerse, que salvo contingencias justificadas, cumplieron a cabalidad con esta visión. Hoy, basados en tal herencia, son los principales críticos de la medida propuesta.

En realidad, el endeudamiento no necesariamente es sinónimo de problemas financieros; al contrario, bien negociado y utilizado, constituye una estupenda palanca de desarrollo. Considero que aquí está el punto de todos quienes critican la propuesta, pues aún vivimos los fantasmas del llamado viejo régimen, una narrativa donde la deuda siempre se hace presente como un elemento negativo. Y bueno, quizá no falte razón.

La cuestión, es que las decisiones de finanzas públicas, no deben tomarse con base en arquetipos. Así, de resultar necesario incurrir en un déficit para producir un apremio contracíclico en la economía, la decisión debe tomarse con bases técnicas, y no fundados en el paradigma de que las finanzas equilibradas deben sostenerse a toda costa, incluido el crecimiento del país. Claro, tampoco deberá recurrirse a él como solución inmediata para un problema que no lo amerite.

Cierto es que un déficit como el propuesto, no compromete la salud financiera del país, pues resulta fácil de financiar y manejar, principalmente por la estabilidad macroeconómica y la calificación de riesgo país que la nación posee.

Sin embargo, también es verdad que si el país no realiza los cambios estructurales necesarios, un déficit permanente y por ende creciente, no sería sostenible en el mediano plazo. Indudablemente, en tal caso, sí se comprometería la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Sucede que en cierta forma, la sociedad da por descontada una premisa básica: si la gestión del PRI no resulta competente para generar mayor crecimiento económico, si no logra resolver éste gran pendiente de los últimos lustros, tiene la obligación de al menos mantener la economía igual a como se la dejó el PAN, no tiene derecho a empeorar las cosas. Así de pragmático; de básico le decía.

En conclusión, el déficit presupuestal solicitado, resulta lo suficientemente inofensivo como para intentar bloquearlo, pero también lo suficientemente trascendental como para descuidarse y no vigilar su destino y evolución en 2014. Más allá de dogmas, creo que es la parte que nos corresponde exigir al gobierno.

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.

COLUMNA VALOR AGREGADO - Comentarios en Twitter: @oscar_ahp



Etiquetas:   Finanzas   ·   Políticas Sociales   ·   Políticas Públicas   ·   PAN   ·   PRI   ·   Recesión   ·   Administración Pública   ·   Deuda Pública   ·   Crecimiento Económico    ·   Endeudamiento

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18830 publicaciones
4740 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora