El Lago, de Steve Alten.

El autor de El Códice Maya publica esta novela de aventuras lacustres en las Tierras Altas escocesas, con el mítico Loch Ness como cuadro de fondo.

 

.
Visto en el Google Earth el lago Ness impone seriedad. Alargado y oscuro, muy bien puede uno imaginarse alguna criatura buceando en sus profundidades, de allá para acá, de arriba abajo, emergiendo de vez en cuando.

La imaginación es libre, como los sueños. Cuando estos últimos se hacen colectivos comienzan las leyendas. Si éstas tienen como personajes seres deformados bien por la naturaleza bien por la imaginación humana, no cabe duda que poco aderezo falta para escribir una novela de ficción aventurera, de las que entretienen, con mayor o menor calidad literaria, que suele ser lo de menos en los mal llamados best sellers.

El monstruito en cuestión tiene el aspecto de un prehistórico reptil marino, o quizá de un dragón, o una simple serpiente gigante. ¡Qué más da! Lo importante es que el protagonista va tirando del hilo de una desaparición, desentrañando el misterio de las High Lands, repleta de paisajes y personajes tópicamente escoceses, con lo bueno y lo malo que ese concepto incluye peyorativamente.

Todo confluye a la muerte y al vacío de ese famoso lago, cuyo mito queda destruido en un pasaje infernal, como la escena de San Jorge, pero adaptada a nuestro tiempo, donde el rejón es sustituido por el lanzallamas.

Eduardo Rebollada Casado
UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales