Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Emigración   ·   Utopias



Los Adultos adolescentes, un signo de nuestros tiempos.


Inicio > Cultura
24/09/2013

2427 Visitas



Uno de los efectos inadvertidos de la explosiòn demogràfica mundial es que han aumentado muchìsimo la cantidad de gente fìsicamente adulta y psicologicamente inmadura, con titulos profesionales y poder de econòmico y manejo de altas tecnologìas.Pero a la hora de tomar decisiones son meros adolescentes edonistas de mirada corta.


Proporcionalmente han disminuido los adultos de pensamiento maduro de mirada larga. Ello ha provocado un nuevo problema que se observa en las redes sociales y en las manifestaciones pùblicas y en el modo de comprar. Como tambièn en la cuestiòn de las bùsquedas metafìsicas y la orientaciòn existencial de las personas.

Eternos adolescentes tienen cuarenta y tantos años y quieren seguir viviendo como cuando tenìan 17 años yendo de fiesta en fiesta. De parranda en parranda. Gente que no duerme las 7 u 8 horas de sueño nocturno por pasar enchufados con facebook o en videoconferencias hablando sobre nimiedades. Y en lo econòmico son seres endeudados con todos los bancos y casa comerciales de diverso tipo. Como buenos adolescentes no se comprometen ni con Dios ni con una sola pareja. Sus amistades son en realidad meras pandillas de disfrute de la vida sensual y de complicidad hacia el mal.

Todo eso trae aparejado una explosion de consultas a los psicologos y a los psiquiatras, por la incapacidad tìpica de los los adolescenters de no saber procesar las frustraciones y el fracaso en el logro de sus fines personales. Depresiòn y adolescencia psicologica van juntas. Y la causa ya la vislumbro nuestro tan conocido Sigmund Freud.  

Se trata de que los niños viven bajo el Principio del Placer y los adultos bajo el Principio de la Realidad. Y la adolescencia es la zona de lucha intermedia en que gradualmente el principio del placer debe ir cediendo terreno al principio de la realidad, y los deseos deber someterse a la ley de la realidad y de la sana razòn.

Un deseo adolescente que no se logra concretar produce rabia, furia, pena o tristeza, de allì tanta rabia en el mundo adulto actual, y el modo agresivo con que se conversa en la vida de los amigos y en las parejas. Eres bueno si me ayudas en la consecuciòn de mis deseos, eres malo si me haces aterrizar y me demuestras que mi deseo es inadecuado, o que debe esperar o que es imposible. Que còsa màs infantil que esa. 

Y lo lejos que las personas estan del adulto verdadero, que esta naturalmente abierto a las lecciones del mundo real y acepta las limitaciones en los logros o la postergaciòn momentànea de algùn proyecto.

El dolor constante en el alma es la consecuencia natural de esa inmadurez emocional que neurotiza a las personas. Y vale la pena buscar soluciones.

Una de ellas es el budismo, pues este nos enseña que los deseos engendran sufrimiento y encadenamientos kàrmicos, ataduras con la rueda de la reencarnaciòn o con el samsara. 

Y la otra ayuda viene de cientos de movimientos espirituales de la llamada Nueva Era, que ofrecen tecnologìas psicomentales de auto-ayuda.

Pero claro, esas ayudas tambièn se pueden tomar con espìritu adolescente y no provocar ninguna mejorìa ni maduracion personal alguna. 

Asì ocurre que la gente pasa de grupo espiritual en grupo espiritual, de terapia en terapia, de escuela en escuela y no resuelven nada. Falta la perseverancia del adulto, la mirada larga, la visiòn de conjunto de la realidad. La impaciencia adolescente y sus ansiedades adjuntas continua gobernando la interioridad y la conducta del ser humano.

Nuestros mayores sabìan que el enriquecimiento o la prosperidad dependìa del ahorro, de la austeridad de vida, de no derrochar el dinero ni el tiempo, Hoy mucha gente quiere tener en dos años lo que los abuelos se demoraron veinte o treinta años en lograr. 

Esa impaciencia esta fuera de la realidad y puede conducir a conductas èticamente reprobables, y al triunfo momentàneo de ideologìas exististas, al escepticismo, al agnosticismo, a la magia negra, a la carcel o a la muerte por infarto o estress.

Asì como el adolescente quiere doblegar a sus padres con sus razones e imponerles sus proyectos, los adultos de hoy tratan de doblegar a los Santos, a los libros sagrados, a la Tradiciòn de la Sabidurìa, e incluso tratan de doblegar a Dios, para que El se convierta en Servidor de las creaturas en vez de lo contrario, que es lo maduro y lo saludable, pues los hombres fueron creados para servir a Dios y a la madre tierra y no para meramente explotar los bienes del universo en su beneficio. 

Aunque sea con dolor, nuestros adultos adolescentes tendràn que aprender a madurar y a vivir. Pero es màs bien cuestiòn de usar la inteligencia y el poder de la voluntad, màs que de sufrir.

Hay que saber que todo esta bajo la ley divina o la ley de la justicia inmanente, y que todo se paga, nada es gratis, y el que quiere lograr algo en la vida, en sentido material o espiritual, debe sacrificarse por largo tiempo para alcanzar sus metas. Y todo bien, una vez logrado, cuesta mantenerlo. Cuidar lo que se tiene es una obligaciòn, a pesar de la cultura de lo desechable.

Y tambièn es bueno recordar que sòlo somos administradores de los bienes del universo, no sus dueños. Y que si compramos algo, por mucho que amemos a ese objeto o a esa mascota, es sòlo por un rato que estara en nuestro poder. Còmo decìa Heràclito y como dicen algunos salmos de la Biblia, nada es permanente, ni nosotros mismo, solo Dios es eterno. Y nuestra permanencia espiritual depende de que nos unifiquemos con El y participemos de su inmortalidad.



Etiquetas:   Psicología   ·   Religión   ·   Filosofía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora