Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Pandemia   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Alimentos



3 seguidores

De Vagabundo en Acción (2)


Inicio > Literatura
10/06/2011

1125 Visitas



Aunque las monedas a veces o generalmente se hacen escasas no sé por qué razón he decidido gastar algunas de ellas en estos cibercafés y ha de ser porque me siento bien y satisfecho cada vez que dejo estas letras aquí depositadas, como en una cuenta de ahorro en donde alguna vez podré girar sobre ellas y sambullirme como Rico Mac-Pato, nadar en sus profundidades, salir a respirar de vez en cuando, sólo de vez en cuando y regresar prontamente, muy prontamente a sus oscuridades que permiten el dialogo perfecto con ese dios que llevamos dentro y nos permite este contacto diario, este especular con la realidad y los sueños, creando la más feliz de las dimensiones, en donde los colores son sólo nuestros colores y podemos volar caer, destrozarnos y volver como si nada.


Era así, que uno de esos días que sumido en este nadar al interior de tan inmenso tesoro es que me encontré con él, caminaba por una de esas calles perdidas en cualquier ciudad que se precie de tal, era un día luminoso como esos que se dan sólo de vez en cuando en que el sol se filtra por entre las nubes y su luz se multiplica entre sus paredes llenándolo todo y les menciono esto porque no se si fue eso lo que hizo llamar mi atención sobre este hombre que se deslizaba escalinatas abajo como hundiéndose en la vida hacia el averno más secreto de la misma... le quize seguir y así lo hice por algunos minutos, pero la bajada se iba haciendo eterna en esas escaleras interminables que iban caracoleando hacia las profundidades, mientras el aire o la atmósfera se tornaba... no se si asfixiante por la cada vez mayor ausencia de oxígeno o si alguna fuerza extraña me intentaba aplastar no permitiendo, aunque sutilmente, a mis pulmones acumular el suficiente aire como para permanecer erguido.

La verdad es que me asusté, no quize hacer más caso a mi curiosidad y regresé escaleras arriba abandonando esa atmósfera tan ajena e incómoda. (continúa)

Etiquetas:   Literatura

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20139 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora