Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Paz Social   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Colombia   ·   Salud



El poder pluripartidista y la degeneración democrática


Inicio > Política Nacional
21/09/2013

1205 Visitas



Los partidos políticos son el santuario del poder. Han sojuzgado al Estado y lo han convertido en víctima.  Amparados en el poder público, han tomado y sometido también a la sociedad y a las masas. No existe sobre la tierra otro poder que se le compare. Acorazados por la legalidad que les otorga la democracia representativa, a la que han modelado a su gusto y transformado en una oligocracia pluripartidista, que ha abandonado al pueblo, donde nacieron,  y se han transformado en organizaciones especializadas en la conquista y retención del poder. Su mayor fuerza radica en la organización, en que son un grupo que se enfrenta y domina a individuos solitarios, desinformados, desorganizados y diezmados. Su poder es tan inmenso que han terminado por someter incluso a esferas e instituciones que fueron concebidas para vivir en la independencia, como la sociedad civil, los medios de comunicación, las universidades, las empresas, los sindicatos.


La política del poder ha sustituido a la política de las ideas, lo que impide que la política actúe como instrumento de transformación basado en la razón y la ilusión. Los partidos políticos no son democráticamente fiables y ni siquiera son organizaciones inteligentes y eficaces. Su fuerza  y su éxito sólo se explican porque campean por la política sin oposición, porque todos los políticos son amigos independientemente  del color de su extracción; porque los ciudadanos, que son sus adversarios naturales, han sido sistemáticamente dispersados y despojados de todo su poder.

Hoy sabemos que la mejor manera de extraer inteligencia de un grupo no es a través de la disciplina y del consenso forzado, sino de la discrepancia, del debate abierto y del libre intercambio de opiniones. Está comprobado que las mejores decisiones colectivas son producto del desacuerdo y de la polémica, no del consenso ni del compromiso. La existencia de opiniones divergentes y discrepantes, en lugar de ser una especie en “extinción” dentro de los partidos, deberían pasar a ser una “especie protegida”.

De lo anterior podemos afirmar que los partidos políticos difícilmente serán colectivos competentes, dado que son organizaciones dedicadas con esmero a las tareas de reducir la diversidad y la discrepancia interna, obtener el consenso, acallar las diferencias, cohesionar el colectivo, promover la lealtad al líder o al grupo e imponer en último caso, la disciplina. Los partidos políticos constituyen el ecosistema perfecto para evitar la propagación de los independientes, disidentes y librepensadores, del juicio propio y de las ideas innovadoras. Los partidos, obsesionados por imponer la imagen de unidad a toda costa, crean el ambiente infértil necesario para garantizar la mediocridad.







Etiquetas:   Democracia   ·   Gobierno   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20161 publicaciones
5043 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora