Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   MORENA   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   PAN



El largometraje de Cristina


Inicio > Política Nacional
14/09/2013


1555 Visitas



El Gobierno hizo cuanto pudo para exponer en este tiempo cambios, muchos contradictorios con su propio discurso, pero sin estar seguro de conseguir resultados. También encaró temas litigiosos, en la mayoría de los cuales, ni sus propios votantes lo apoyan.




¿Quiere perder por menos en las elecciones legislativas? ¿Menos que en las Paso o menos de lo que le indican, aún sus propios encuestadores? que de hecho, aunque lo nieguen, es bastante peor que en las primarias.

Da la sensación, que solo el gobierno, aunque se podría reducir a lo más alto del gobierno, cree  poder revertir esos números (o realmente no lo creen tampoco y por eso actúan así). Números que parecen (y son) más psicológicos que reales. Lo analizamos en columnas anteriores y si bien no voy a repetir todos los análisis, las bancas en juego, son mayoritariamente opositoras, al kirchnerismo le fue mal en 2009 y es poco lo que renueva, aún bajando del 26% que logró a nivel nacional, en el peor de los casos, perdería mayoría en el Senado y hasta podría conservar mayoría propia o con alguna alianza menor en Diputados. 

¿Siendo así, porque se ve al gobierno con tan poco poder?

Cuando digo que se lo ve con poco poder, hay que aclarar, que el primero que se ve así mismo de ese modo, es el propio gobierno; si no sería incoherente, que la presidenta, varios de sus funcionarios más cercanos, la comunicación oficialista y hasta el Canal Público, hablen de "Golpe Institucional". Por eso, habría que evaluarlo en función de hechos y datos reales (por fuera de la victimización, ya histórica de este gobierno) Descontamos a los Militares (que Alfonsín tuvo tres asonadas militares y Menem dos) porque ya no hay lugar para eso, en esta democracia y sobre todo en Latino América. Nos quedan los opositores,(dificil que piensen en golpes, porque están en pleno desarrollo electoral y con buenos pronósticos) que se podrían dividir en peronistas (estos opositores, no es tan dificil que piensen en golpe, pero realmente, ahora no les conviene) y no peronistas, los grupos de poder corporativo, aquí podemos establecer al menos cuatro divisiones: la Judicial, la Sindical, (Alfonsin tuvo 13 paros generales, Menem y De La Rua 6 cada uno, Cristina 2 y no fueron totales) la económica y la mediática. Analizando tan solo, como estos factores de poder, influyeron y se comportaron en los 80´y 90´diría que todos, aún hoy los más enfrentados al gobierno (como Clarín que responde al desarme que el gobierno le quiere hacer, pero no más) están por demás cautos en esta gestión. Con todo lo que hasta el momento hizo el gobierno, en cuanto a avasallamiento de poder, sobre otros poderes, omisiones y negaciones y medidas arteras contra la sociedad; todavía no escuchamos a un Legislador opositor que pidiera la renuncia de Cristina, como si Cristina pidió la de De La Rua. el 23 de diciembre de 2001

Sin duda la presidenta es parte de parte de ese movimiento- el peronismo-  que se permite toda flexibilidad democrática e institucional, en función de ostentar el poder (por la causa dicen algunos). Los peronismo le llaman vocación de poder (o de gobernar dicen otros) pero en realidad, desde cualquier visión e ideología, es falta de respeto a las instituciones democráticas, a la oposición, a la sociedad y sobre todo a las leyes; aunque ellos terminen, haciendo legal, sus ilegalidades. Por ser parte de eso, la presidenta, lo sabe, sospecha, teme, desconfía, y sobre todo, se anticipa a sus acciones. El problema (para la democracia y la sociedad) es cómo se anticipa.

La presidenta hace tiempo, que prevé este escenario, aunque buena parte de la sociedad, la considere una improvisada, que como dicen los medios críticos "huye hacía a adelante" 

No voy a decir El Modelo, porque si existió, eso fue antes de 2008 y la crisis agraria. En ese período, es donde se observó, que lo económico se podía pensar a mediano plazo. La estrategia de poder personal, que siguió a continuación, demandaba de enormes fondos, para cooptar sectores y voluntades, hacer una base de poder, sin depender del peronismo y rotarse El y Ella indefinidamente (hasta 2022 dijo en Mar del Plata Néstor) El Campo le puso un freno a la "redistribución" según el gobierno, en realidad a los fondos excedentes que necesitaba para sus fines. La alternativa fue entonces, restringir al máximo la coparticipación,  acumular cajas, estatizar, cambiar la Carta Orgánica del Centra, usar sus utilidades, no actualizar los fondos del Conurbano (traducidos a dólares) controlar la divisa y lograr excedentes en las recaudaciones, con el impuesto inflacionario. La suma de todo esto, le dio más recursos, que los que ningún gobierno tuvo en la historia. Eso sin contar la subida vertiginosa de la Soja y la demanda de automóviles de Brasil. Pero había un detalle, para que funcione y el poder económico, le diera a la vez poder político (y real) para no depender del peronismo, debían falsear el Indec, así se evitarían los cuestionamientos sociales, se recaudaría más, no subiendo escalas y mínimos no imponibles, y se pagaría menos los bonos atados al CER, no así los que dependen de PBI, pero en ese momento se veía lejano su pago (ahora no tanto). Pero la crisis internacional 2008-9 también les entorpeció sus planes o al menos, se los demoró.

Esas legislativas 2009 Kirchner, Scioli y Massa juntos las perdieron, rápido llegó el 2010 y el plan de rotación tendría su final inesperado.

Por eso cuando los pocos críticos que quedan en la prensa (aunque hay un sensible aumento) y buena parte de la sociedad, dice que Cristina improvisa, se equivocan. Desde 2011, con todas las cartas jugadas sobre la mesa, consciente del evidente (pero no tan serio como hoy) retraso cambiario, también de la inflación real y que su único límite en el poder, era la Constitución, el Plan B fue reformarla, pero a la vez, crear un escenario de revolución legislativa, apoyada en la Ley de Medios ya promulgada y luego en la Reforma Judicial. Ella sabía, que reformar, estando el peronismo afuera, esperando su turno en el poder, era dificil. Por otra parte también sabía, que ambas Leyes, la de medios y la judicial (en paquete) eran inaplicables. ¿Porque entonces tanta vehemencia en su promulgación y porque, ese  era el Plan B y no el A? El grado de vehemencia y militancia en torno a estas leyes, si lograban su aplicación (lo cual era casi imposible) le solucionaba todos sus problemas, pero sino, (lo más probable) le daban el argumento perfecto, de cómo la corporación mediática y judicial, frustraron la "profundización del modelo" y hasta gestaron un golpe institucional.

¿Cual era (es ) el Plan A entonces?

No hay un solo escenario en el Plan A, como tampoco un indicio de que   esté dispuesta a cambiar su política para que los candidatos del kirchnerismo puedan llegar mejor a la opinión pública (hasta mandó a contradecir a Insaurralde, solo a Scioli no cuestionan y es porque lo necesitan). Al contrario, todas las señales que da,  anticipan que ella aspira a consolidar un electorado, un porcentaje del 25% aproximadamente, que le permita seguir siendo una protagonista excluyente cuando otro gobierne.Ese sería el primer escenario, el cercano.  Además prepara una estrategia , que le de un año o más, sin tener que aceptar las exigencias del peronismo para hacer cambios en  la economía( este es el segundo escenario, el próximo) . Al reducir impuestos coparticipables reforzó la dependencia de los gobernadores con el Tesoro. Según fuentes oficiales, enviará al Congreso los proyectos para aprobar el presupuesto 2014, renovar el impuesto al cheque y los superpoderes (este el último escenario, que va a proponer, para esperar respuestas y reacciones opositoras). 

Quiere utilizar lo que queda hasta el 28 de octubre: ese día, los realineamientos en los bloques del PJ  comenzarán  un proceso de fragilidad parlamentaria que se terminará con el recambio de diciembre. El escenario de puja con el PJ complica a Scioli que le hace perder cada vez más aliados, en la provincia, que pasan al Frente Renovador, pero si analizamos, cómo votó, la gente de Massa, pone en evidencia, que al gobernador de la provincia, no lo quieren perjudicar.

El Plan B es épico, solo debe culpar a las corporaciones por el fracaso, el Plan A es complejo, de fuerza y resistencia, pero peligroso, porque ni siquiera contempla un posible  fracaso. 

Insaurralde siendo candidato, presente y futuro (si asume la banca) para Cristina ya es pasado, ni siquiera lo tiene en cuenta. Es poco probable que la volvamos a ver, haciendo campaña con él, una tarea que le ha quedado a Scioli para no dejarlo solo. Randazzo siendo el funcionario más importante, por esta nueva etapa de Ferrocarriles estatizados, y Domiguez siendo el hombre del kirchnerismo en diputados, ya fueron corridos del armado de su sección electoral y le confió esa misión al incondicional Zurro (no zorro) intendente de Pehuajó. Piezas menores dirán algunos, poca prensa importante se detiene en estos detalles, como tampoco en el que Randazzo recibió a Maria Areces de TN (si del monopolio) en su despacho (está bien que Randazzo es más abierto) y le dio una exclusiva, para el noticiero de la tarde (no para un programa de opinión con alta audiencia). Tampoco que Dominguez intenta mantener su territorio en Chacabuco y dicen que entre viaje y viaje ha parado a almorzar con gente amiga, que también tiene amigos en el Frente renovador. El país que no miramos, aunque algunos si.

Cristina se abroquela , solo confía en unos pocos, pero aún perdiendo, no resta poder. Tiene ese extraño poder, de los que son impredecibles, por no perder lo que tienen.

El PJ en su amplia composición lo sabe, lo que no saben es cómo resolverlo. Ella tiene una clara aunque peligrosa estrategia de como irse del poder y quizá también de cómo volver y el PJ no sabe ni siquiera como llegar.

Se viene octubre, Massa va a legitimarse mucho más en la consideración electoral, pero no suma gran poder en bancas y para el armado peronista, no kirchnerista, es quien desplaza de escena a Cristina, pero no el dueño de la candidatura presidencial 2015. Sin embargo el peronismo  tiene algunas certezas, las mismas que tiene la oposición no peronista y la sociedad informada. Una, que el ajuste ya no es una opción, el ajuste quiera o no Cristina, lo va a producir la falta de recursos, y si bien ella con el mínimo no imponible, la escala del monotributo y el resto del paquete impositivo que lanzó, terminó cambiando figuritas en la recaudación, los recursos son insuficientes. También que quien devaluó y va a seguir devaluando (pero no lo suficiente) es el gobierno, que el dólar oficial nunca dejo de subir y la creación de otras cotizaciones intermedias con el blue (celeste, Cedin Baade), no son más que seguir con el proceso devaluatorio,)a esta altura, mayor al del 2001). Y por último saben (incluso el gobierno),  que si el déficit es serio,  no se puede tapar con inflación, mayor recaudación y emisión, se puede sostener un año y medio, eso si, y sin duda Cristina lo va a hacer. Porque además de pagadora serial, es una negadora serial y no va a reconocer nada de esto en su modelo, aunque ya sea imposible de ocultar.

La Presidenta pudo cambiar el rumbo y de un modo gradual, no drástico, luego de que la ciudadanía le dio el impresionante apoyo del 54% y no lo hizo.

No lo hizo porque sabía que no tenía continuidad en el poder y que  ni propios ni extraños, le iban a facilitar una reforma constitucional. No lo hizo, porque eso le provocaba un costo político contrario a su discurso. Pero sobre todo no lo hizo, porque a ella no le interesaba hacer el trabajo sucio, para arreglar el desajuste que su gobierno provocó, y que eso sirviera,  para asegurar la continuidad del PJ. Es más,  es posible que ni siquiera le interese, que su reemplazo 2015 sea peronista, porque si es no peronista, ante las inminentes medidas de ajuste que deberá tomar, y  con su poder legislativo intacto todavía, le sería más sencillo volver. 

Todo esto que no se si lo pensó Cristina, pero se evidencia en los hechos y sus actitudes, pero, solo será posible, si transita los dos años y la realidad, no la obliga a ella a corregir el desajuste.

Si los acontecimientos económicos se aceleran, si el reloj de arena con el que caen las reservas del Central, avanza más rápido, si el ingreso de divisas, por malas cosechas ( o siembras) o baja la producción de cualquier otro bien exportable, le dan menos liquidez de moneda extranjera, si la Justicia de USA complica más el pago a bonistas o el tema energético demanda de más importación, el resto de escenario económico, podría anticiparse. 

La Presidenta dio una "entrevista" exclusiva esta semana a  Hernán Brienza para la TV Pública.  El periodista e historiador, lo más temerario que hizo, fue "tutear" a la entrevistada. Luego en otro pasaje, casi sin advertirlo (porque no era en realidad su intención) se le ocurrió preguntar acerca de las buenas "argumentaciones" de su gobierno. No mostró enojo la presidenta, claramente se trataba de una entrevista pactada, pero la enojó y le replicó que su gobierno "no tenía argumentaciones sino realidades".

Si en principio le creemos a Cristina, la verdad, no es fácil encontrar esas realidades, al menos a las que ella se refiere.

Hace 5 años, los últimos 7 Secretarios de Energía de la Nación, de distintos gobiernos y signo político- ideológico, se reunieron, en un informe alarmante sobre la situación energética en general. Por supuesto no solo, no se les prestó desde el gobierno la más mínima atención, si no que se negó esa realidad y se atacó a los secretarios. Hoy a cargo de la YPF semi-estatal Miguel Galluccio dice lo mismo y con cierto dramatismo, pese a ser muy profesional (lo que preocupa más), porque él  es en parte, responsable de solucionarlo.

Hace 4 años profesionales de economía, profesores de la UBA, y cientificos en ciencias exactas del Conicet, fueron convocados para revisar y si era necesario reestructurar el sistema de IPC del Indec. Entre amenazas, violencia y descalificaciones, algunos después del estudio, dieron declaraciones lapidarias. Por la misma época el Grupo Fenix, que hasta allí había apoyado las políticas económicas del gobierno, también comenzó a cuestionar. El gobierno como siempre negó y omitió. Hoy hasta los funcionarios, no solo reconocen, sino que hablan de bajar la inflación.

Desde hace años, escuchamos de los periodistas de Grupo Clarín decir, que ellos invitaban a los funcionarios y políticos oficialistas, pero no los dejaban ir. Estás últimas semanas, varios de los más importantes referentes del gobierno y candidatos, fueron a TN.

Hace 2 años, la Afip fijó medidas restrictivas, por no decir imposibles (cepo al dolar) para cambiar pesos por divisas a cotización oficial. La presidenta incluso, vendió sus dólares y exigió que todos sus funcionarios lo hagan. Echetgaray el titular de Afip, esta semana, le regaló un auto importado a su hija de 18 años un Audi 4 que le costó 260.000 pesos. Esa suma en pesos fue posible, porque adquirió los dólares a $5,60 porque en realidad es un vehículo que ronda los U$S 50 000. Osea, el estado le está subsidiando la diferencia con la cotización blue, celeste o Cedin a Echetgaray, para que compré un auto importado (no creo que haya comprado los dólares a un arbolito) Esto sin contar que su sueldo en Afip no supera los $50.000 pesos mensuales. 

Hace más años todavía, la sociedad, la oposición y los medios reclaman por la inseguridad. La presidenta hasta hace muy poco, ni siquiera la mencionaba, ahora lo hace con eufemismos. Pero el que no usa eufemismos es, su amuleto 2015 Daniel Scioli (por ahora, porque podrían apoyar a Massa también y hasta destapar algún tapado como Urribarri) él lo dice directamente "el Estado debe estar dispuesto a todo contra los delincuentes" y nombra un mano dura (y baleada por delincuentes) que de haber tenido puntería, en un asalto que sufrió en los 90 junto a su familia, sería un homicida en defensa propia.

Estamos en el final de la pelicula, donde el director nos muestra partes editadas, de como fue el detrás de escena. 

La diferencia es, que en las películas, aún las dramáticas o de terror, los backstage son divertidos.

Estas partes detrás de escena que vemos, ni siquiera tienen la ficción ingenua, de los cortos de Florencia Kirchner , porque su mamá, no tiene en mente cortos, si no un largometraje y en varias sagas.  



Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Políticas Públicas   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Daniel Scioli

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora