Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Donald Trump   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Automóviles   ·   Joe Biden



Propuesta de Reforma Hacendaria: ¿Inteligencia Contextual?


Inicio > Política Nacional
12/09/2013


1383 Visitas



El domingo primero de septiembre, el legislador federal Javier Treviño Cantú, en entrevista con el periodista Federico Arreola, describió al Presidente Enrique Peña Nieto como un hombre talentoso para mover las piezas del ajedrez de la política. En específico, reseñó que a su juicio, el primer mandatario cuenta con una inteligencia contextual extraordinaria, ágil para encontrar caminos en ambientes complejos y adversos.


Una semana después, el Presidente envió a la Cámara Baja la propuesta de Reforma Hacendaria y Social para 2014. El documento, muestra un contenido sorpresivo, pues se trata de una reforma de izquierda, de una propuesta que busca mayores beneficios sociales, a cambio de acotar privilegios a los más favorecidos. Vaya, ni a Morena le hubiera quedado igual; quizá por eso el enojo de algunos panistas, como Ernesto Cordero, Senador y ex titular de la SHCP, quien la calificó como: un riesgo para la estabilidad macroeconómica del país.

En colaboraciones anteriores, he comentado que el sistema hacendario del país cuenta con diversos problemas, pero destacando dos principales: la alta dependencia de los ingresos petroleros; y el hecho de que muy pocos pagan lo que corresponde. En esto último, hay dos grupos; por un lado, los grandes potentados que se favorecen de privilegios, exenciones y huecos legales para pagar pocos impuestos; y en contraparte, los informales, todos aquellos que se benefician de los servicios públicos sin aportar para su sostenimiento.

La reforma propuesta, avanza bastante en atender estas deficiencias; cierto que aún dista de ser el modelo hacendario que México necesita, pero vaya que mejora bastante lo que tenemos y marca camino para pensar en alcanzar el esquema óptimo en el corto plazo.

Respecto a la dependencia que la hacienda pública tiene del ingreso petrolero, la reforma busca cambiar el escenario, pues se propone cobrarle menos impuestos a Pemex, mediante un aligeramiento superior a 20% en la carga fiscal. Esto ayudará a que la empresa paraestatal pueda generar mayores utilidades. Sin duda es un estupendo planteamiento, contribuye a que Pemex pueda funcionar como una empresa normal. Y pudiera ser aún mejor, según los términos que se logren en una eventual reforma energética.

En lo que concierne a que todos paguen lo que corresponde, la reforma enfoca con esmero al primer grupo, al de los empresarios y potentados. Para empezar, se propone gravar con 10% las ganancias obtenidas en la bolsa de valores y los dividendos; se elimina el régimen de consolidación fiscal; y se eliminan dos terceras partes de los regímenes especiales. Se explica pues el enojo de la COPARMEX y demás.

De los problemas que le mencioné párrafos atrás, se deja pendiente el de la informalidad, no se formula nada para cobrarle impuestos a ese gran segmento de la población, a ese grupo que los asalariados y medianos empresarios cargan sobre sus hombros. Ni hablar, al menos durante 2014, seguirán sin tributar.

La reforma, plantea algunas medidas para incentivar la formalidad, por ejemplo: no cobrar impuestos durante el primer año, a los informales que se den de alta en el SAT; o subsidios en el pago de las cuotas del IMSS; o acceso al seguro de desempleo; entre otras. Claro que son medidas útiles, pero no atacan el núcleo, sólo la coyuntura. Quizá lo más destacado sea la eliminación del Régimen de Pequeños Contribuyentes, una guarida donde se refugian muchos informales con ingresos de nivel gerencial.

Otros sectores que resultan afectados con la reforma, son las clases media y media alta, pues el ISR para personas físicas sube de 30% a 32%, además de impactar la deducibilidad de colegiaturas y pago de hipotecas. Sin duda generará inconformidad en estos sectores, sobre todo mientras no se obligue a los informales a cubrir el costo de los servicios públicos que utilizan.

Y es que resulta igual de injusto que un millonario no tribute lo correspondiente, como que no lo haga un vendedor de tacos, sobre todo cuando cuenta con ingresos similares a los de un gerente de industria, y mire que abundan casos así. Pero bueno, afortunadamente ya se están planteando candados para el millonario, por eso le decía que la reforma es de izquierda, y por ello apreciamos el enojo de la derecha. Es el contexto donde el gobierno decidió mover sus piezas.

Hay más aspectos positivos, como la eliminación del IETU e IDE, dos parches fiscales que se crearon buscando tapar algunos de los orificios de la coladera que hoy representa el ISR. Esto beneficia a todos, principalmente si se cumplen la depuración y simplificación propuestas para la Ley del ISR. Siempre será mejor tener un buen impuesto que tres malos. No creo que haya quien se oponga a esta eliminación.

También se proyectan impuestos enfocados a proteger el medio ambiente y combatir la obesidad. Son gravámenes que producen amplias resistencias en los grandes consorcios, como los refresqueros, pero que al final del día contribuyen a construir una sociedad de mejor calidad. Claro, esto también otorga beneficios a las finanzas públicas, primordialmente en el largo plazo, por el impacto en la buena salud y eventual disminución en enfermedades de la población.

Otro punto importante, es el ajuste sugerido a los llamados gasolinazos, pues si bien no se detendrán, el incremento será más lento. Y por importante me refiero a que no se detienen, pues subsidiar el precio del combustible, es algo que sólo ayuda a la gente de más ingresos, de política social no tiene nada. Tampoco se trata de que la clase media pague los platos rotos, pero es tema que también puede resolverse, según la reforma energética que logre alcanzarse.

En contexto, se trata de una reforma hacendaria que propone algo mucho mejor a lo que tenemos. Es también una reforma que el gobierno decidió jugar en la izquierda, pues busca beneficiar al desprotegido, meter en cintura al potentado, y dejarle la cancha más o menos igual a los medianos empresarios y asalariados.

Quienes se especializan en análisis político, afirman que esto ayudará bastante para que se logren las demás reformas en tránsito; ojalá que sí, pues la estructura que vemos pendiente de aprobación, es por mucho superior a la que vivimos.

 El gran pendiente de la reforma es no corregir las distorsiones del IVA. Cierto es  que el IVA generalizado constituye un tema polémico y de grandes enconos, pero quizá representa la única opción para lograr que los informales tributen, para que paguen lo que les corresponde. No obstante, sí debe destacarse la homologación del IVA en las fronteras, pues es un primer paso para ir emparejando el piso.

 Tal vez hoy no existen las condiciones políticas para lograr el carro completo, pero insisto en que si se logra lo planteado, será un gran avance para la salud de las finanzas públicas. Y bueno, tal vez más adelante, cuando los resultados de esta eventual reforma sean tangibles, se pueda cerrar el círculo y lograr el escenario óptimo.

 La reforma todavía contempla seguro de desempleo y pensión universal para personas mayores de 65 años, pero le propongo que sean tema de un futuro Valor Agregado; lo mismo que la solicitud presentada para elevar el endeudamiento del país, para incrementar el déficit fiscal de 0.4% a 1.5% del PIB.

 Mientras tanto, quedémonos con esta buena propuesta de reforma y crucemos los dedos para que salga avante; así como está e incluso mejorada; pero que transite, que venza las resistencias y anteponga los argumentos, que los privilegie pues.

 Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted.





Comentarios por favor a: oscar.ahp@gmail.com

Twitter: @oscar_ahp



Etiquetas:   Economía   ·   Finanzas   ·   Reforma Tributaria   ·   Impuestos   ·   Petróleo   ·   Economía Informal   ·   Clase Media   ·   PEMEX   ·   Reforma Hacendaria

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21528 publicaciones
5229 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora