Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Guayaquil   ·   Ecuador   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Colonialismo   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Literatura Latino Americana   ·   Pandemia



A 40 años del Colapso de Nuestra Democracia


Inicio > Política Nacional
11/09/2013


1287 Visitas



El período entre 1970-73 fue de enorme agitación social y de politización en nuestro país.  La tendencia venía desde el inicio de la década del sesenta, y hacia finales del gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-70) ésta se agudizó. Tanto desde la izquierda como de la derecha tensionaron la democracia. 


Por una parte, entre los partidos de izquierda existía la tendencia a radicalizar el proceso de cambios políticos, sociales y económicos iniciados por la administración Frei, como el Partido Comunista o el Partido Socialista -este último en el XXII Congreso de Chillán de 1967, había legitimado el uso de la ‘lucha armada’ para llegar al poder-[1], como también en algunos sectores de la Democracia Cristiana que terminaron conformando el MAPU. Al mismo tiempo, la derecha a través del Partido Nacional conformado en  1966 por la fusión de los partidos Liberal, Conservador Unido y Acción Nacional, pasó a desconfiar cada vez más de una democracia que se percibía como incapaz de ser baluarte del orden y del bienestar social.

La elección de Salvador Allende el 4 de septiembre de 1970 con apenas el 36,3% de los votos, radicalizó aún más el ambiente político y social enrarecido. Con su triunfo Allende se transformó en el primer presidente socialista elegido por la vía democrática en el mundo. El gobierno de la Unidad Popular (UP) intentó desarrollar su programa político agrupado bajo el concepto ‘vía chilena al socialismo’, sin embrago, no contaba con la mayoría parlamentaria suficiente para llevar a cabo su programa revolucionario.

Al mismo tiempo, la llegada de Allende al poder dividió al país en dos bandos irreconciliables.  Por un lado estaban los partidos que conformaban la UP, liderados por el PS y el PC, versus la Democracia Cristiana y el Partido Nacional -los que junto a otros partidos conformarían la Confederación de la Democracia (CODE) en 1972 -.  Donde la confrontación política entre ambos sectores, se desarrolló bajo la lógica de la lucha por la derrota del bando contrario.

Al interior de la UP, sectores encabezados por el PC eran partidarios de la vía constitucional a la revolución, y estaban por operar dentro de la legalidad de la constitución mediante la utilizando de los llamados “resquicios legales”, que permitían superar algunas barreras constitucionales a su acción y el programa de gobierno. Mientras el PS radicalizó su postura, optando por la vía directa y violenta, que se traducían en tomas de terreno, fábricas, y la formación de milicias paramilitares, agudizando la crisis política y social del país.

Si bien hasta 1971 los resultados del manejo económico del gobierno de Allende fueron buenos en materia de crecimiento, control inflacionario, reducción del desempleo y aumento de los salarios, sin embargo, a partir de 1972 las cosas en materia económica cambiaron drásticamente producto del estancamiento de la economía, la hiperinflación, la fijación de precios, la escasez de alimentos -‘las colas interminables’- y el crecimiento del ‘mercado negro’. 

El carácter precipitado de las reformas contendidas en el programa político de la Unidad Popular, el uso abusivo de los “resquicios legales”, los conflictos internos entre los partidos que constituían la coalición de gobierno, la falta de una mayoría política y parlamentaria por parte del gobierno de Allende, y la pérdida de un consenso básico, provocó finalmente una paralización del Estado que conspiró contra la capacidad de liderazgo de Allende y el éxito de su gobierno.

Hacia mediados de 1972 Chile era un país dividido e hiperpolitizado. El 8 de octubre de ese año, se desarrolló un Paro Nacional liderado por la Agrupación de Dueños de Camiones, que contó con el respaldo de trabajadores, estudiantes, profesionales, el PN, la DC y los sectores empresariales. El que también contó con el apoyo la CIA bajo la atenta mirada de Richard Nixon –según lo aclaran hoy archivos abiertos-.  Éste claro intento por desestabilizar al gobierno de la UP fue contenido con el ingreso de las Fuerzas Armadas al gabinete a solicitud del propio Allende.  Sin embargo, esto último no detuvo el proceso de deterioro del régimen, y hacia fines de ese año el país se encontraba prácticamente paralizado, con una hiperinflación y desabastecimiento generalizado, y una economía al borde del colapso.

Pese a que la Iglesia Católica liderada por el Cardenal Raúl Silva Henríquez intentó encontrar una salida a la crisis política y social que vivía el país a mediados de 1973, estableciendo un diálogo entre el presidente Allende y el entonces presidente de la DC, Patricio Aylwin, lamentablemente la falta de acuerdo en los temas fundamentales imposibilitó darle una salida al conflicto.

Tras el fracaso de la mediación de la Iglesia y la salida de los comandantes en jefe leales a Allende en agosto del ‘73, la suerte de su gobierno parecía estar echada.  La enorme crisis política, económica y social que afectaba al país provocó el colapsó nuestra democracia y pavimentó el camino para el Golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973. 

El Golpe de Estado no sólo puso término al régimen socialista de Allende, también cerró un capítulo importante de la historia política del país desnudando toda las falencias de nuestra democracia. Ésta viviría un largo receso de 17 años tras una dolorosa y extensa dictadura militar liderada por Augusto Pinochet,  hasta el 11 de marzo de 1990. De todas formas nada justifica las violaciones a los derechos humanos cometidas durante ésta.

Hoy a 40 años del Golpe, para una parte importante de nuestra sociedad las heridas aún permanecen abiertas, principalmente y justificadamente por la falta de verdad y justicia por la muerte o desaparición de sus seres queridos.  Sin embargo, también hay ciertos sectores que lamentablemente han lucrado políticamente con este tema desde el retorno a la democracia y que en época electoral intentan seguir exprimiéndolo, como lo hicieron en años anteriores como los posibles falsos exonerados políticos, por ejemplo.

Con todo, durante los últimos días hemos sido testigos de una serie de gestos de ‘perdón’ por parte de figuras políticas de todos los sectores en relación su responsabilidad política en los hechos acontecidos antes y después del Golpe de Estado. Como por ejemplo Hernán Larraín (UDI) o Camilo Escalona (PS). Sin embargo, la gran pregunta es ¿de qué sirven estos gestos de perdón, si el del frente no perdona? Desgraciadamente, la sensación que queda es que tendrán que pasar dos o tres generaciones más para que el país logre una plena reconciliación.

[1] El punto 2 de la posición política del Partido Socialista en el XXII Congreso en Chillán de 1967 señalaba lo siguiente: “La violencia revolucionaria es inevitable y legítima”.







Etiquetas:   Democracia   ·   Golpe de Estado   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, PABLO TOTALMENTE DE ACUERDO MIENTRAS LOS DEL FRENTE NO DESEEN PERDONAR NUESTRO PAÍS CONTINUARA DIVIDIDO UNOS SEMBRANDO ODIO OTROS NEGANDO O NARRANDO LAS VERDADES A MEDIAS DE QUIEN SEA UNOS SEGUIRÁN LUCRANDO DEL DOLOR OTROS VAN POR LA VENGANZA MIENTRAS UNA PARTE DE NUESTRO PAÍS SIGA ENGAÑANDO A LOS JÓVENES LA VIOLENCIA TRAERÁ MAS VIOLENCIA NO APRENDEMOS DE NUESTRO PASADO PARA TENER UN FUTURO DE MEJOR CALIDAD SIN ODIOS NI VENGANZAS SOMOS HUMANOS SEGUIMOS TROPEZANDO Y NO RECONOCIENDO NUESTROS ERRORES




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21092 publicaciones
5182 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora