Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



Pietà Rondanini


Inicio > Literatura
22/02/2011


2363 Visitas



La Pietà o Piedad Rondanini es la pieza estrella de la colección de escultura del Museo de Arte Antiguo del Castello Sforza de Milán. El itinerario de la colección permanente culmina con la exposición de esta obra de Michelangelo Buonarroti en una sala individual donde se puede observar en toda su magnitud y grandeza.


 

Miguel Ángel comenzó su carrera escultórica seria a los 25 años, y fue precisamente con otra Piedad –la que se encuentra en la Basílica de San Pedro en el Vaticano- simultaneada con el Baco del Museo del Bargello en Florencia. Ambas esculturas se ven influenciadas por la estancia del artista en el Jardín de San Marco de los Medici en Florencia y las continuas visitas a su colección de escultura antigua. Es así como desarrolla su pasión por el estudio anatómico de los cuerpos masculino y femenino, y toma contacto con los humanistas que por allí pasaban a participar en diversas tertulias y reuniones. El espíritu del hombre universal, que abarca el estudio de las artes, la literatura, la música, la poesía… invade también a Miguel Ángel, que aunque no llegó a convertirse en un Leonardo da Vinci -máxima expresión del hombre universal-, cultivó y progresó, hasta llegar a lo más alto en cada uno de sus géneros: la escultura, el dibujo, la pintura y la arquitectura.

 

La Piedad Rondanini es la última obra del escultor, como se puede observar, inacabada. Miguel Ángel siempre tuvo tendencia a no terminar sus obras. Pero ésta la abandonó por causa mayor: mientras la estaba realizando, y a los 89 años de edad, sufrió una apoplejía a los pies de su escultura y falleció unos días más tarde.

 

En ella quiso, a través de un tema ya tratado previamente, representar un esquema inusual del mismo, presentando las figuras de Cristo y la Virgen en pie, con ésta última tratando de sujetar con fatiga el cuerpo del hijo muerto entre sus brazos. Muchos autores han querido observar en ella el mismo dolor que experimentó al darlo a luz, reflejando en este acto el sufrimiento de la Madre en ambos momentos, como si el Hijo del Padre volviera a salir de sus entrañas.

 

El tema iconográfico de la Piedad comenzó a representarse tímidamente a partir del segundo cuarto del siglo XV, y fue un tema bastante común en el siglo XVI y XVII, derivando en éste último, a la representación de la Virgen sola llorando tras la muerte del Hijo y dando lugar a advocaciones marianas como la Virgen de los Dolores –la Dolorosa- o la Virgen de la Soledad. La Piedad representa el momento en el que la Madre recoge el cuerpo vencido y sin vida de Cristo entre sus brazos, en unos instantes de misticismo y dolor únicos –el que sólo una madre puede sentir por la pérdida de un hijo-. Este encuentro entre ambos no está recogido como tal en ninguna de las narraciones de la Pasión y Muerte de Jesús en el Nuevo Testamento, pero se supone que se debió de producir, ya que, como narra San Juan en su Evangelio: “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena”.

 

La Piedad es una extracción de los Entierros de Cristo, Llantos por Cristo Muerto, Calvarios y Crucifixiones que se representaron en la pintura gótica durante los siglos XIV y XV. Experimentó su máximo apogeo en los siglos XVI y XVII. En España, encontramos variados ejemplos de “piedades” de la mano de diversos artistas, como la de Alonso Berruguete, Damián Forment o Juan de Juni.

 

La Piedad Rondanini es un conjunto “non finito”, misterioso, del que deja constancia un alumno del maestro Buonarroti, Daniele da Volterra, en una carta de 1564 enviada a Giorgio Vasari. También, tras la muerte del maestro florentino en el inventario de sus bienes en el que se cita una escultura “compuesta de un Cristo y otra figura encima, esculpidas juntas, esbozadas, pero no terminadas”.

 

El grupo escultórico fue donado, mientras lo estaba realizando a su criado, Antonio del Francese, y más tarde se perdió la pista del mismo hasta que fue encontrado en un registro de los bienes del Marqués Rondanini a principios del siglo XIX en Roma. Y en la segunda mitad del siglo XX, fue adquirido por el Ayuntamiento de Milán para el Castello Sforza.

 

Según los conservadores del Museo de Arte Antiguo del Castillo Sforzesco, Miguel Ángel esculpió el Cristo demasiado echado hacia delante con la cabeza separada de la de la Virgen en una primera fase de su ejecución, que testimonia el brazo izquierdo sobre la rodilla. Este arrepentimiento lo corrige en una segunda fase en la que hizo más fino el busto con el propósito de unirlo a la figura de María.

 

La escultura se sustenta sobre una base que es un ara funerario romano de fines del siglo I d.C y que representa las efigies de los esposos Marco Antonio y Giulia Filomena Asclepiade.

 

No dejéis de verla si viajáis a Milán. Es imponente.

 

Autor: Michelangelo Buonarroti

Fecha: 1564

195 cm de altura

Mármol

Museo del Castello Sforzesco, Milán, Italia

 

Bibliografía:

VV.AA. Catálogo del Museo de Arte Antiguo del Castello Sforzesco de Milán. Comune di Milano. Milano, 2009.

Fotografías: Realizadas por la autora y otras escaneadas de libros de su propiedad.







Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18740 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora