Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   España   ·   Terrorismo   ·   Cataluña   ·   Barcelona   ·   Medios de Comunicación   ·   Vida   ·   Diario   ·   Creatividad   ·   Cuentos   ·   Narrativa Breve


Los cruzados que perecieron bajo el hielo ruso


Inicio > Historia
10/09/2013


969 Visitas



Cuando hablamos de las cruzadas casi siempre lo asociamos con las campañas militares libradas en Tierra Santa contra los infieles, pero también en Europa tuvieron lugar este tipo de campañas: la Cruzada del Sur, como Juan Antonio Cebrián llamó a la Reconquista española, la Cruzada contra los cátaros…  y la Cruzada del hielo.


A finales de la década de 1230 el imperio mongol entraba a sangre y fuego en Rusia  causando una gran mortandad y sometiendo a la mayoría de los territorios que la conformaban. La República de Nóvgorod, estado autónomo comprendido entre el Báltico y los montes Urales, permaneció independiente porque, como la historia ha demostrado (Napoleón o Hitler), es peligroso invadir Rusia en invierno… y cuando no lo es. Tratando de aprovechar aquello de “a río revuelto ganancia de pescadores“,  la Iglesia Católica pensó que era un buen momento para hacer entrar en razón a los ortodoxos repartidos por las Repúblicas bálticas y Rusia. A esta cruzada, encabezada por los caballeros de la Orden Teutónica, se unieron suecos y daneses aunque con otros fines más terrenales… expandirse hacia el Este. El primer enfrentamiento entre Aleksandr Jaroslavich, al frente de las tropas de Nóvgorod, y las tropas suecas se produjo en el río Neva con la victoria de Aleksandr. Tras esta victoria se le conocerá como Aleksandr Nevski (Alejandro del Neva).

Todavía quedaba la guinda del pastel… la Orden Teutónica. El 5 de abril de 1242, el lago Pepius todavía estaba congelado pero ya había zonas que la capa de hielo era demasiado frágil. Sobre el lago, la espectacular estampa de los caballeros con sus armaduras contrastaba con las tropas de Aleksandr escasamente preparadas y equipadas. Aleksandr buscó un lugar donde poder defenderse del inminente ataque de los cruzados; éstos atacaron el frente y rompieron rápidamente sus defensas y cuando todo parecía perdido… los cruzados habían caído en la trampa. Fueron atacados y desbordados por las alas, ante lo que decidieron salir de aquella ratonera para agruparse y volver a atacar. La huida fue desordenada y los hombres de Aleksandr empujaron a los cruzados hacia la zona donde el hielo no pudo soportar el peso de los caballeros con sus armaduras y caballos… el hielo se resquebrajó y los cruzados perecieron ahogados o congelados. Ante aquel desastre, desistieron y se retiraron.

Imagen: Tumblr

Por Javier Sanz el 10 septiembre 2013







Etiquetas:   Historia   ·   Cruzadas   ·   Templarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15606 publicaciones
4087 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora