Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Pandemia   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Posverdad   ·   Salud Pública   ·   Humanidad   ·   Ecología   ·   Economía



Sociedad la contradiccion del individualismo.


Inicio > Política Nacional
09/09/2013


1477 Visitas



"No siga tendencias imponga la suya" -


Como esta, todas las frases destinadas a penetrar en el inconsciente del colectivo hoy más que nunca encuentran eco, porque como las fotografías de la torre de Eiffel posteadas' en las redes, permiten al portador parecer sofisticado, feliz, peculiar, afortunado y desde luego aunque no lo sea, además inteligente.

La utilidad de propagar, como cualquier otro paso evolutivo de la humanidad. También se puede enseñar como un descubrimiento. Están en las páginas de la historia los innumerables ejemplos de los primeros intentos del hombre por la difusión pública. Algunos que datan por milenios, allá en los pregones de la antigua Babilonia. Pero es probablemente en la primera fase de la edad moderna en el cisma de la contrarreforma, donde la Iglesia adoptara el mecanismo sistemático de la propaganda.

Aislar el número de pensadores que dedicaron tiempo al estudio de la relación difusión y receptor, como así mismo,  identificar con precisión las condiciones pre establecidas de alfabetización para una transmisión expansiva de cualquier mensaje entre las gentes es más bien difícil. Lo que es muchísimo más fácil, es suponer que fueron el siquiatra austriaco Sigmund Freud y su amigo y colega el suizo Dr. Carl Jung, ambos pioneros del sicoanálisis, quienes empaquetaron dentro de sucesivos estudios conocidos como el inconsciente personal y el colectivo, el fenómeno instrumental de manipulación de masas. Ese que el mundo entero con una escala gradual de distinto nivel de entendimiento ve hoy, y del que ha oído desde la Alemania Nazi, principal antagonista de la segunda guerra mundial.

La propaganda, indesmentible estimulante de la desesperación por el consumo, también inunda campos distintos de la actividad social, como la política económica. Pero es en el ejercicio intelectual donde incomparablemente hace mayor daño proporcionalmente. La gente simplemente o no empieza, o deja de pensar independiente, esclavizada por el martilleo mediático y manipulador de sus conciencias.

Es muy fácil para quienes controlan los medios de comunicaron masiva, dibujar realidades paralelas en los hemisferios cerebrales de los que ven, leen y escuchan. Además enfatizar en trivialidades y de plano ignorar los asuntos esenciales o trascendentales. Se logra fácil porque parte importante de la naturaleza humana, es seguir, honrar y obedecer constantemente. Lo que abre un portón inmenso de oportunidad para aquellos capaces de ocupar ese espacio abandonado por lo obvio y a menudo, de existir neuronas, indiscutible.

La RAZON, que forma inseparable parte de la facultad de reflexión y voluntad, pilares de la condición inteligente de la vida humana. Más que con el sentimiento, que se abrocha con las emociones, depende del cultivo - Ese es el vértice de la HISTORICA desigualdad y el único origen del sub desarrollo - El que o se supera con crecimiento parejo y un volumen de indicadores a la vista, que hagan innecesario absurdos cacareos de desarrollo con cheques a fecha e imbéciles encuestas de felicidad. O como se hace en Chile, dibujándolo en el inconsciente de la gente.  ( Con fiscalmente financiada y bien pagada publicidad ). Del censo 2012, por ahora, mejor ni hablar.

Como con el uso atrofiante de calculadoras para sencillas operaciones de sumar o restar, la propaganda oficial,  es un arsenal inagotable de dardos paralizantes del cerebro a disposición de cualquiera que desee seducir a incondicionales para que, sin parecer un completo idiota, den uniforme apoyo a la totalidad de una acción o un pensamiento ajeno. Y hacerlo, hinchando el pecho como un triste y mal ejemplo de pavo real. Entonces, uno cruza el mismo callejón de impotencia que pisara Bertold Brecht con su burro y analfabeto político, quien se enorgullecía de su odio a la política, cuando NO existe nada apolítico en el quehacer ciudadano, quien por ineludible y propia definición, es una SOCIEDAD. No lo sabrán los Coloma o los Espina que han envejecido con el millonario cheque de un trabajo fiscal. O los generales y sus familias, que a menudo se acoplan al coro anti estatista, siendo que todos ellos viven y jubilan, con el sueldo que el impuesto al consumo de la gente, permite desembolsar al erario del Estado. Pero esto, a pesar de todo se entiende; 

Lo que no tiene explicación,  es el desnudo efecto de la propaganda en personas que han debido convivir con frustraciones, endeudamiento, usura, fraude, educación cara o de mala calidad, pocas oportunidades, o por el contrario, surgen desde la excepción, los Carmona de cualquier familia chilena, que no encuentra mejor refugio que la indignante paz de la ingratitud, en el rimbombante y contagioso veneno de la solidaridad pa' la tribuna, y el cinico discurso del individualismo.



Etiquetas:   Economía   ·   Educación   ·   Medios de Comunicación   ·   Psicología   ·   Sociología   ·   Solidaridad   ·   Participación Ciudadana   ·   Manipulación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19495 publicaciones
4878 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora