Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Elecciones   ·   Filosofía



Vivienda, que no nos engañen


Inicio > Ciudadanía
07/09/2013

1056 Visitas



Hoy he sido invitado a hablar sobre algunos temas a una asamblea de trabajadores. Os dejo el texto que he pronunciado para aquellos que no habéis podido asistir:


En primer lugar quería agradecer a las personas que le han dado forma a esta iniciativa. Gracias porque son tiempos para no estar solos en el día a día.

He sido invitado para hablar sobre un tema, la vivienda, una de las principales preocupaciones que tienen los más afectados por la crisis. Unos por no poder acceder a ellas y otros por miedo a perder lo que con tanto trabajo e ilusión han construido.

Hablemos de los tiempos que corren, estos tiempos en los que al encender la televisión o la radio, al pasear por un parque o al estar con nuestra familia se respira un profundo olor a pesimismo.

Que no nos engañen.

Son tiempos en los que se ayudan a bancos para que no caiga un sistema que realmente sostienen y construyen personas, esas mismas personas que con su trabajo y su esfuerzo construyen el futuro de mañana.

Que no nos engañen.

Son tiempos duros, un cambio de época en las que todos estamos viendo como cada día que pasa parece que hemos perdido una batalla.

Que no nos engañen.

Que no nos engañen, porque tenemos un bien preciado, la esperanza, no dejemos que nos quiten eso.

Yo venía a hablar de vivienda, a dar una visión compartida por los compañeros que hemos participado en estos proyectos, pero quería dejaros claro, que con optimismo y esperanza se puede salvar casi cualquier barrera. Porque por mucho que se empeñen es imposible tapar el sol, siempre amanece.

De vivienda se puede hablar pero no se puede dejar de lado ni al trabajo, ni al cooperativismo. Porque los problemas en compañía son menos.

Coincidirán conmigo que para poder solucionar un problema lo primero es reconocerlo y lo segundo es volverlo a conocer. Para esto, lo más importante es la formación, mantenerse informado de lo que va pasando en la sociedad. Pero en este cambio de época la información es tan abundante que parece como que todo cambia. Os repito, que no nos engañen. Si trabajamos en los colectivos veremos que compartiendo las cosas, haciendo una escucha activa de las propuestas de otras personas, veremos como poco a poco vamos dominando el tema.

Son tiempos muy duros para los más débiles. Conozco gente que hoy día está empezando a pasar hambre. Ahora es el momento de luchar. Si consideramos que somos seres humanos debemos de hacerlo para que ese mal no vuelva a esta tierra. Debemos de generar el clima propicio donde este tipo de cosas se solucionen de forma solidaria, debemos de empezar a exigir justicia porque con la caridad no se vence el problema.

Son tiempos perfectos para encontrarse con los vecinos y plantear soluciones conjuntas. De trabajar en lo local, de recuperar el sentimiento de comunidad, de sentirnos que formamos parte de algo vivo. Es tiempo de alzar la voz y tender la mano, porque de esta manera somos más fuertes. Cuidado, porque hoy los bancos tienen la sartén por el mango, pero que no nos engañen, si se puede.

Se puede porque hay cosas que estas grandes empresas no van a volver a hacer si nosotros no lo permitimos. No es legal, por ejemplo, cláusulas abusivas en los contratos de hipoteca como puedan ser intereses de demora altísimos mayores al 12% o cláusulas suelo por encima del 2 o el 4% que hacen que el precio de la hipoteca no baje de un mínimo. No es legal tampoco comisiones por entrar en números rojos como las que pone Cajasol u obligar a seguir pagando una hipoteca por un intercambio de comisiones tipo swap. Tampoco lo es cambiar el tipo de referencia IRPH, Euribor generalmente, al antojo de las entidades y ya se está empezando a demostrar que el propio Euribor es una de las mayores estafas nacionales actuales.

No son tiempos en los que debamos estar solos. Nuestro día a día nos lo ha enseñado. Por eso existen plataformas como la de PAH, el movimiento indignado o Facua que dicho sea de paso todas tienen conexión en este municipio. Ya va siendo hora de pedir firmemente alquileres sociales que garanticen el derecho a la vivienda. Nos consta que este ayuntamiento ha venido haciendo políticas que destacan sobre las que practican otros ayuntamientos, pero habría que preguntarse muchas cosas antes de darlas por buenas, los tiempos están cambiando rápidamente y lo que hacían en el pasado ya está dejando de tener los efectos que necesitamos.

Y para terminar deciros que Hay Futuro, que hay que ir a por él, que hables, que no te calles, que si puedes pagues y si no puedes no pagues. Se que es más fácil decirlo que hacerlo pero ¿acaso creemos que si sigues pagando van a ponerse a negociar esas cláusulas abusivas de las que estábamos hablando?.

Este es mi mensaje de esperanza, juntos si se puede aunque algunos no quieran.

Suerte!



Etiquetas:   Filosofía   ·   15 M   ·   Derechos Humanos   ·   Humanismo   ·   Vivienda

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20426 publicaciones
5092 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora