Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Quintana Roo   ·   Política



De desahogos, vocaciones y alprazolam


Inicio > Ciudadanía
25/08/2013

885 Visitas



Hay días en los que una se arrepiente de ser periodista. Jornadas que se alargan gratuitamente sin una recompensa a cambio, ni siquiera moral, que te hacen replantearte tu vida, tu trabajo y hasta tu forma de (sobre)vivir. Hay días en los que la vocación que nos llevó a estudiar aquella maldita carrera y que ahora nos lleva a malvivir de esta profesión, simplemente no es suficiente.


¿Saben cuántas veces he oído a alguno de mis compañeros cuestionarse qué harían si pudieran volver atrás en el tiempo y poder volver a elegir? Lo malo es que a esas reflexiones siempre le sigue un silencio que evidencia sólo una cosa: si pudiéramos retroceder en el tiempo, volveríamos a escoger el periodismo.

Partamos de lo más mundano, el cochino dinero, y de algo que espero que le quede claro a todo el mundo: los periodistas no nos forramos con nuestro trabajo. Eso se lo reserva algún figura de primera línea, de programa nacional, donde tienen los cortes publicitarios por castigo. Pero la realidad dominante es la de un grupo de curritos que trabajan más horas de las estipuladas en sus contratos –cuando los tienen- y cobran muy por debajo de lo que hasta ahora se consideraba un sueldo normal. Vamos, que el mileurista en esta profesión es un privilegiado.

Pero desgraciadamente eso no suele ser motivo para abandonar. Muy al contrario, desde las altas esferas se juega con el orgullo de unos profesionales que prefieren no cobrar lo que les corresponde antes de que su trabajo salga a medias. Nos debemos a los ciudadanos y ellos se merecen una información y un entretenimiento de calidad. Por mucho que un periodista esté tan jodido como el que más, con hipotecas o alquileres acechando, facturas por pagar y una vida social elevada a la categoría de lujo, no se preocupe: podrá abrir el periódico, encender la televisión o sintonizar la radio. Allí habrá un periodista contándole algo, sonriendo incluso, y guardando para la intimidad de su casa los momentos más sonrojantes como el no tener dinero para tomarse una caña con los amigos, abrir la nevera y que parezca el desierto del Sáhara o dormir con cuatro mantas a condición de no encender la calefacción. Sí, los trabajadores del mundo del periodismo somos como el resto, sufrimos como el resto y tenemos los mismos problemas que el resto.

Todas estas situaciones que cada vez son más frecuentes a mi alrededor van minando una salud que hasta ahora parecía aguantar cualquier cosa. Y no me refiero a lo puramente físico –que también se resiente- sino al plano mental. La fortaleza que hace falta para afrontar un día a día tan adverso como el del despido amenazante o la remuneración escasa es muy elevada y, sorpresa, hay veces que el cuerpo dice basta.

Hablando con compañeros me he encontrado de todo: ataques de ansiedad, bajas por depresión, taquicardias continuadas y medicaciones peligrosas que podrían suponer un mal remedio a la enfermedad del estrés. Y todo por una profesión a la que amamos y en la que, desgraciadamente, debemos compartir mesa o edificio con otras que la han puesto en entredicho. Porque es casi matemático: allá donde hay un periodista a punto de explotar hay otro acomodado en su silla, confabulando para que el próximo en irse no sea él. Por cada profesional a punto de caer en el hoyo hay otro que se ha encargado de cavarle bien hondo un agujero a sus pies.

Afortunadamente, no todos aprobaron la asignatura de hijoputismo en la facultad; aún hay gente legal en las redacciones, la mayoría; esos compañeros que a veces incluso deben remar por ti cuando ya no te quedan fuerzas para seguir, esa gente que te devuelve la esperanza en el periodismo, esas personas por las que merece la pena aguantar aunque sea sólo un día más.



Etiquetas:   Periodismo   ·   Ansiedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora