Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Pobreza   ·   Reseña   ·   Libros   ·   PAN   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   MORENA



La salud del gobierno


Inicio > Política Nacional
25/08/2013


1706 Visitas



El kirchnerismo le plantea un dilema al Peronismo y el Peronismo a su vez, un escenario de entre la espada y la pared  al kirchnerismo. Enfrente, la Oposición no peronista ( dividida, aunque ya no tanto) podría aprovechar la indecisión, pero por ahora no lo hacen.


¿Porqué no lo hacen, será que a fuerza de tanta repetición y descalificación, habrán terminado creyendo que son "un rejunte" qué solo pueden emular juntos "el fracaso de La Alianza" nuevamente?

Esa sería la primera pregunta, luego por supuesto, a partir de ver ¿aprovechar cómo? se abren una serie interminables de interrogantes.

El poder está cambiando de manos, pero el poder no es un poder, sino un conjunto de factores de poder, que a partir de tener el primero, el legitimo, el legal, el que otorga el voto; se pueden o no tener. El kirchnerismo los últimos 10 años, pasó de tener una pequeña porción del poder que otorga la sociedad el 22% en 2003 a tener una porción mayor (e indefinida) cuando Menem renunció al balotaje, pero que le daba la atribución de gobernar, a reducir ese poder en las primeras legislativas de 2005 el 32% , a ratificarlo en las presidenciales 2007 con el 46%, a perder otra vez en las legislativas 2009 con el 31% y a  romper con todos los récords de la democracia reciente con el 54%  en 2011. Sin embargo en estos años, la sensación, es que, no subió y bajó su poder real, que no tuvo fluctuaciones, sino que siempre fue mayor.

La percepción general no se equivoca, el poder del Kirchnerismo, siempre fue mayor que el legitimo (el que otorga la sociedad con su voto) y siempre fue en aumento. Pero este aumento fue posible, hasta que aquellos que tienen asegurado un porcentaje piso (del 30 %) del poder legitimo (el que otorga el voto) el Peronismo, advirtió que el gobierno compartía solo en parte ese poder con el aparato (a través de cargos) pero no el poder real (osea sus beneficios).

Tampoco era dificil notarlo, solo debían hacer cuentas, el poder electoral de cualquier intendencia del Conurbano, era igual o mayor, al que podía ofrecer una provincia de historia peronista, solo bastaba que esos intendentes se pusieran de acuerdo. Y lo hicieron.

Pero llegar a ese lugar, a esa posición de "candidatos del peronismo" como hizo Néstor Kirchner en 2003, como hoy intentan: Massa, Scioli, De La Sota y varios más en segunda línea, no es sencillo. Estar en la Pole del peronismo, no es una tarea para cualquiera, hay que haber podido acumular mucho poder real ( ese que se debe tener antes del poder legitimo (y también mientras se ejerce) para pelear ese privilegio. Para empezar, hay que tener un sostén territorial (antes provincial, hoy municipal también) segundo, fundar un "grupo, fundación " o algo por el estilo, donde se va diseñando esa estructura de poder. Tercero, hay que acercar a esa fundación a otros factores de poder, a los cuales por supuesto si llegan al gobierno, luego hay que responder. Néstor antes de 2003 fue parte del Grupo Calafate, el cerebro muchos indican, no fue él, sino Alberto Fernández, que era quien tenía (tiene) sus lobbys en medios, bancos, empresas y algunos sindicatos. Luego, se rodeó de hombres de su confianza, entre ellos Zanini, quien era (es) brillante en lo jurídico y legal. No disponía de expertos o equipo económico,  dicen que el mismo Néstor estudió mucho de economía, pero no hacía falta, ya que por un lado, quien ganara esa "interna peronista" heredaba el equipo económico de Duhalde que estaba gobernando y por otra parte, el resto de los parámetros económicos, los iban a fijar, los factores de poder involucrados en su candidatura.

Esos factores y toda la ingeniería de poder que formaron para que Néstor Kirchner sea uno de los candidatos en 2003, se pueden reducir a: Duhalde quien en ese momento, aunque cuestionado, tenía el poder peronista y había hecho buena parte del trabajo sucio. Y luego, cada quien con lo suyo: Magnetto, Moyano, Brito, otros empresarios corporativos,  Sindicalistas menores y algunos lideres sociales. Sin duda es una simplificación, pero en la realidad, no era y no hacía falta mucho más. Luego de que las elecciones dirimieran qué peronista tenía el poder, el resto, mejor o peor posicionado, se iba a alinear por detrás.

Así fue el ordenamiento peronista, hasta el kirchnerismo, Néstor y Cristina rompieron con el sistema, las jerarquías y de rotación en el poder. Fueron y vinieron con el peronismo, comenzaron lejos del PJ bonaerense y recostados a los grupos sociales y luego se acercaron. Para hacérsela más dificil al peronismo, tuvieron durante buena parte de sus gobiernos,(aunque Cristina insiste aun) un discurso progresista y a la Izquierda, algo que definitivamente, el peronismo real no es.  

Pero la diferencia más dificil de aceptar, fue que no solo se hicieron del poder electoral, sino que también se intentaron quedar (indefinidamente) con el poder real.

Eso, los primeros que no lo aceptaron, fueron los peronistas y los factores de poder, que con el tiempo, el kirchnerismo también dejó afuera, creando a otros (nuevos)

Por eso,  parece ser tarde, para reunir a factores de poder, como hizo Cristina en Santa Cruz. Ella lo sinceró, aunque su propia comunicación lo desfigure, manipule y quiera decir algo, que ella  no dijo. Reunió a "los titulares" del poder real, para ¿definir los próximos dos años? ¿tenía expectativas de más de dos años? no lo se, pero da la sensación que no importa. Ellos  eligieron hace tiempo a "sus suplentes" y saben que la Presidenta, ya es parte de la historia y que ella va a decidir cómo quedar en esa historia. 

No es casualidad, que hoy el armado de Massa, esté visiblemente apoyado por Clarín (Magnetto) que muchos intendentes del frente, fueron convencidos por operadores (Duhalde) y que se muestre sin problemas, en muchas de las reuniones de campaña, la relación con gente de los sectores financieros (Brito). A esto le podríamos agregar, qué quien amalgama todas estas relaciones es el mismo Alberto Fernández. Falta Moyano, aunque hay otros Sindicalistas como Barrionuevo antagónicos quizá , lo cual no quiere decir, que Moyano luego no se alinee también detrás del peronista ganador.

Esto es lo visible, lo que todos, no solo podemos ver, si no además coincidir, salvo 678 que esta semana, intentó ya de un modo patetico, mostrar la diferencia "progresista" que tiene Cristina con el resto del peronismo y Kunkel al aire y en vivo les replicó "nosotros somos peronistas, no progresistas" 

La esperanza blanca que tenía el kirchnerismo Daniel Scioli, esta semana también les dio una dosis de realidad a los militantes y seguidores del kirchnerismo, sentenciando que "el gobierno debía terminar lo mejor posible" Hasta el tolerante gobernador, pone los puntos y nadie desde el gobierno o la militancia, se atreve a cuestionarlo, lo necesitan, ya no para un proyecto de Cristina eterna, que se esfumó, tampoco de Cristina electora, porque ya es muy poco lo que puede elegir, sino de Cristina  Libre (junto al resto o los que más se puedan salvar) luego de 2015.

No hay margen de error, ni de maniobra, los puntos están claros, los peronistas pragmaticos y de pura cepa, como Kunkel, Fernádez, Zanini y De Vido están trabajando en eso. El último movimiento en pos de dejar ordenado el tablero es terminar con la licitación de las empresas para las obras hidroeléctricas , que Aerolineas deje de perder y por eso se corre a LAN y que los Ferrocarriles, ya que hoy se financian desde el Estado, se administren también desde allí. El tema más serio es el económico y las correcciones que se deben hacer, para no llegar tan mal a 2015 y ahí el único camino, es hacer que Cristina sea totalmente consciente de su nueva situación y actúe en consecuencia. 

Empezamos hablando de "dilema" que propone el kirchnerismo al peronismo y pese a todo, sigue sin ser claro. No es distinto al de otras veces, hasta diría que es el mismo, pero que en esta oportunidad, se puede evitar daño social. El Kirchnerismo le dice muy claro y alto al peronismo, que si esto termina mal (o no termina) , la gente no solo no va a elegirlos al kirchnerismo, sino tampoco a ningún otro peronista. Y el peronismo implícitamente ensaya un movimiento de espada y pared sobre Cristina y también le dice con claridad, si no somos la sucesión, la Oposición no peronista, está pidiendo Imprescriptibilidad de los delitos de Corrupción y te van a mandar presa a vos y a todos los demás

Se necesitan mutuamente, pero a la vez se desconfían.

No es para menos, Cristina en Santa Cruz, aunque se haya llevado la atención, la cuestionable comparación que hizo de nuestra economía con la de Canadá y Australia (que no tienen pobreza, ni indigencia) hizo también referencia a Sergio Massa cuando citó  a las bóvedas y comparó las que se instalaron en su casa del Sur con la que le robaron al intendente del Tigre y, por si no alcanzará, también dijo –o prometió – que a Massa antes del 27 de octubre le aguarda una carga adicional por alojar, en Nordelta a los mayores traficantes de droga del país. 

No lo termina de aceptar la presidenta y quizá sea, porque no ve con claridad, que todo el peronismo, que ya le dijo no a ella y los que lo harán en octubre, finalmente se alineen detrás de él. Y tienen razón, es posible, como citamos en una columna anterior, que el peronismo, consciente de la distancia que esta vez tenían con el poder, en particular por el discurso progresista que le pusieron los Kirchner al peronismo, solo estén utilizando a Massa, que a ojos de la gente, tiene algo de kirchnerista y algo de peronista, un híbrido. Massa es capaz de desplazar del poder a Cristina (ya que lo constitucional a los peronistas les importa poco) pero necesita del mismo aparato que todos los demás.

Es posible, que para la mayoría de los peronistas, la rotación en el poder, ya se haya demorado por lo menos cuatro años para 2015. Pero luego de asegurar que la presidenta ya no cuenta en el futuro armado, Massa deberá disputar ese lugar de poder, con el resto de los presidenciables. No le va a ser tan fácil.

Por lo que insinuó la presidenta, parece que ni siquiera llegar a octubre sin malas nuevas le va a ser fácil.

Será por eso, que esta semana, varias fuentes peronistas, esas, que es más lo que hablan que lo que dicen, fueron más puntuales que de costumbre en algunas apreciaciones.

Uno, no dudó en defender el armado peronista y que si de eso depende, que el kirchnerismo tenga que reducirse, se hará, pero no van a permitir que el peronismo cargue con "un muerto como el de La Alianza"(sic)

Otro aseguró, que si bien Massa no es el máximo representante del peronismo"cuando el partido recupere el poder, los compañeros van a elegir al mejor hombre"(sic)

El último fue más drástico y aseguró "los peronistas, ni renuncian, ni se caen, solo dejan el poder, si les dan un golpe...hoy no hay escenario de golpe, pero si se le queman los papeles, que estos dos años se enferme, nosotros vamos a hacer una transición ordenada y con gobernabilidad" (sic)

La palabra "se enferme" me quedó flotando y mientras es sábado, madrugada y escribo esta nota surgió un trascendido en las redes sociales, a través de un twitts que decía

"A los q están despiertos: CFK internada 24 h en sanatorio Otamendi: conmoción cerebral por 1 caída desp. Acto en Tecnópolis. Hermetismo mal."



Por supuesto consulté por la fuente y su confiabilidad, como siempre, nadie sabía quien había originado el mensaje, así que no quedaba más, que llamar al Sanatorio Otamendi

El recepcionista del Sanatorio confirmó que CFK, si bien hoy no estaba allí, si había asistido a hacerse un estudio el día posterior a las elecciones Paso. 

Fue falsa alarma esta vez, no sabemos si en la semana como dijo el recepcionista, se acercará al centro de salud por algún motivo. Pero si sabemos, que muchos peronistas, tienen en mente, que la salud del gobierno de aquí a 2015 y una transición ordenada, que les asegure chances reales de seguir en el poder, depende quizá, de que Cristina se enferme. 









Enlaces a los audios del llamado al Otamendi 









Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Gobierno   ·   Néstor Kirchner   ·   Daniel Scioli

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora