Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Lectores   ·   Liderazgo   ·   Dirección de Empresas   ·   Economía   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Perú   ·   Cultura   ·   Libros



Cinco pasos. Para ser felices.


Inicio > Ciudadanía
23/08/2013


3694 Visitas



La felicidad está nuevamente en boga. Lo digo, porque se ofrecen decenas de recetas para alcanzarla en cuanto curso, seminario y evento se publica. En un par de pasos, tras algunas charlas o terapias, pareciera que se alcanza.


Hace unas semanas pasó por estas tierras un monje benedictino, David Steindl-Rast, quien, sin mayor pompa ofreció una serie de modestos pero sabios consejos en relación a la felicidad. Como siempre, las verdades más profundas son las más simples y baratas.

En cinco sencillos pasos le recordó a su audiencia cómo podía alcanzar en parte aquí, eso que llamamos felicidad.

El primer paso es cultivar un corazón agradecido. Nada es obvio. Incluso los males, bien asumidos, pueden ser camino de felicidad. La gratitud tiene la valentía de confiar, lleva a supera el miedo. No es agradecer solo para sí, sino llevar a otros a ganar esa actitud. Movilice la valentía de su corazón. Ayude a otros a vencer sus temores y a obtener un corazón agradecido.

El segundo paso es transmitir calma. La gratitud lleva al reposo, a una cierta conformidad con lo que se tiene. Cultive sentimientos nobles. Aborde a otros con mesura, tranquilidad, serenidad. Notará que crece en paz y felicidad.

El tercer paso es ejercitarse en una apertura al otro, a dejarnos sorprender por el resto. Ponerse en contacto con personas a las que normalmente ignoramos, lleva a vencer prejuicios, a apreciar lo positivo en él, a crecer en humanidad. Haga el esfuerzo de saludar a quien normalmente no lo hace, rompa el hielo, tome la iniciativa de alegrarle el día a quien vea apesadumbrado y entristecido.

El cuarto paso es hacer al menos una buena obra al día en forma completamente desinteresada. No es fácil, se lo digo. Tras una obra de caridad, muchas veces se esconde algo de autorrealización, ánimo de sentirse bien, de ganar reconocimiento. No es malo, pero solo alimenta nuestro ego. Busque hacer una obra de la que no obtenga ninguna retribución, anónima completamente. Se ensancha el corazón.

El quinto paso es aumentar nuestro sentido de pertenencia a una comunidad, a un grupo humano, a las personas queridas. Las relaciones humanas, cuando son solo funcionales, se agotan y nos cansan. Hay que cultivar el sentido comunitario por el simple hecho de ser personas, aunque nos cueste.

Los cinco pasos sugeridos son pequeños, pero funcionan. Imagine un país cuyos ciudadanos, sean más pacíficos, agradecidos, abiertos hacia los demás; un país cuya gente se da cuenta que todos se comprenden como una familia. Otro gallo cantaría ¿Quién diría que la gratitud logra iluminar tanto la existencia?



Etiquetas:   Familia   ·   Sociedad   ·   Felicidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18301 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora