Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Filósofo



El mundo al borde de la guerra cibernética (ii)


Inicio > Política Internacional
21/08/2013


2320 Visitas



Los medios de comunicación masiva  informaron que los Estados Unidos y Rusia se  preparaban  para la  firma de un acuerdo sobre la prevención de incidentes en el ciberespacio. Casi un año antes, en agosto de 2012, el Pentágono anunció una licitación para la compra de un número importante  de programas especializados en  violar o  destruir  redes de computadoras y centros de control de   probables oponentes.


Para entonces,  la  Secretaria de Estado de los  Estados Unidos, Hillary Clinton había confirmado oficialmente, que los especialistas norteamericanos habían  pirateado muchos de los sitios web  vinculados  con Al-Qaida. El anuncio fue la primera confirmación de que los Estados Unidos utilizaban en provecho propio el ciberespacio. Como es obvio de la declaración se deduce, que esta  labor no solo es de carácter  defensivo, sino también ofensivo.

A primera vista,  las acciones de Washington, parecieran  contradictorias, pero  en   realidad repite tal política respecto  a los medios de comunicación,  es decir, al tiempo que trabaja en la creación de su propio sistema cibernético de seguridad, de forma paralela  invita a Moscú a subirse  al vagón de  un tren en marcha, o sea, participar de sistema  preestablecido  acorde con  los parámetros  de occidente. “Si quieres la paz, prepárate para la guerra”, en otras palabras., prepárate para la guerra cibernética.

En la actualidad, por todos lados se habla del desarrollo de la carrera cibernética armamentista. De  acuerdo a  algunos expertos, las implicaciones del uso de los ilegales y maliciosos ataques  cibernéticos, entre ellos,  los utilizados con fines terroristas, pueden ser equivalentes al daño que  puede propiciar  el uso de armamento convencional, e incluso armas de destrucción masiva. Por  esa razón, muchas voces en el mundo exigen  prohibir la militarización del ciberespacio, así como usarlo para socavar los gobiernos y las economías de otros países. Así mismo, los extremistas a través de las redes sociales, intentan sumar cada vez más partidarios potenciales, y una parte de la Red  Informática Mundial se convirtió en una incubadora de ideas

El año pasado, Moscú propuso cooperar en la esfera de la seguridad cibernética, particularmente  en el análisis de amenazas, intercambio de experiencia, defensa de la infraestructura critica y las posibilidades de que las armas cibernéticas  cayeran en manos terroristas. Sin embargo, los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se opusieron, temiendo que las propuestas rusas terminaran aumentando la censura  y control estatal del internet. Por su parte, mientras  los diplomáticos intentan impedir el advenimiento de una era de caos en el espacio de internet, los militares  toman medidas concretas para su dominio.  La administración de Obama ha logrado  avanzar mucho en esta dirección. Así, en junio de 2009, se anunció la creación de que un comando militar cibernético, como parte de un  mando estratégico, cuyo principal objetivo es contrarrestar las amenazas a la información de seguridad nacional estadounidense. Bajo su liderazgo, alega  que están funcionando hasta mil piratas informáticos. Según una orden ejecutiva de la Casa Blanca el Pentágono logro el permiso para liderar a una especie de operaciones cibernéticas preventivas  en territorio extranjero.

Se suma a ello, los esfuerzos que despliegan  expertos de la OTAN en el ordenamiento de los aspectos jurídicos internacionales que plantea la guerra de la información moderna, actividad esta,  que despierta suspicacia. Ello es así, por cuanto la  idea real está orientada a  justificar legalmente ataques cibernéticos en plantas de energía nuclear, presas, diques, etc, a pesar de que la problemática de la seguridad de la información, obliga a un abordaje donde toda la comunidad internacional  está llamada a intervenir  y no países en forma unilateral  o   agrupaciones regionales.

Al respecto la Federación de Rusia hace rato  ha hecho público, la urgencia  de combatir los peligros de la guerra cibernética, insistiendo  en la necesidad de establecer una estrategia común para enfrenarla. Frente a dicha propuesta,  Washington y la OTAN, sin negar su importancia, en realidad han  tratado de erigirse  en los líderes en la carrera armamentista de la información. El ataque al  sistema informático de la planta de energía nuclear de Bushehr, en Irán, así como la campaña en  Internet para desatar un "revoluciones de color" e impulsar, la "primavera árabe", es un claro intento de utilizar  la carta de  Internet, a favor de  sus intereses geopolíticos. Sin embargo, acontecimientos posteriores, como  cuando piratas cibernéticos no identificados, asestaron un golpe significativo a los bancos y corporaciones estadounidenses,  demostraron que incluso Estados desarrollados en términos informáticos, incluyendo algunos países occidentales, pueden ser afectados.

En este contexto, adquieren relevancia, los materiales publicados por el  diario brasileño O Globo, basados en la información suministrada por  el ex oficial de la CIA, Edward Snowden, quien revelo que  una serie de países de América Latina en los últimos cinco años,  fueron objeto de escuchas telefónicas por parte de los servicios secretos de los Estados Unidos, sin importar la lealtad y la cercanía de las relaciones de algunos países, (Colombia, Chile o México) con su “hermano del norte”.

En respuesta, Brasil y México exigieron una explicación oficial a Washington. Nicaragua y Bolivia ofrecieron asilo político a Edward Snowden. Caracas fue incluso más lejos, pues  el gobierno recomendó a sus  ciudadanos dejar de usar Facebook y exigir  de los  Estados Unidos compensación por los daños sufridos a su intimidad personal.

En virtud de lo resumido, queda claro que la guerra fría no terminó en el año 1991, con la eclosión de la URSS, sino que  adoptó una nueva forma, dependiendo de la capacidad de predominio que se tenga del ciberespacio, además del control  en las esferas económicas y militares. Por tanto, hoy que somos testigos de “novedosas” revoluciones de colores en todos los continentes, tenderemos  que admitir, que el otrora poderoso imperio soviético, también se derrumbó, gracias a la embestida de los ataques informáticos. En consecuencia, el futuro del mundo se resolverá, precisamente, producto del desarrollo de  guerras  cibernéticas.

Por: Euclides E. Tapia C. Profesor Titular de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá.



Etiquetas:   Guerra   ·   Internet   ·   OTAN   ·   Pentágono   ·   Rusia   ·   Estados Unidos   ·   CIA   ·   Espionaje   ·   Edward Snowden   ·   Al Qaida

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18862 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora