Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Sociedad   ·   Política   ·   Moralidad



Guerra Mundial Z y la paranoia zombi


Inicio > Artes
21/08/2013


987 Visitas



“Es fácil imaginar el fin del mundo, o un asteroide destruyendo la vida, pero no podemos imaginar el fin del capitalismo”... Slavoj Žižek


  • Con Brad Pitt corriendo delante de una enorme masa de zombis hambrientos de cerebros es difícil que no surjan preguntas y alguna que otra ocurrencia. Para empezar se calcula que el actor/productor lleva aproximadamente 500 millones de dólares recaudados en taquilla. Uno se llega a preguntar si se trata de alguna suerte de mecanismo paranoide, donde el ciudadano de primera, ve amenazado su nivel de vida por el proletariado que se vuelca sediento de sangre a alimentarse de otredad. Ya antes se ha comparado a los muertos vivientes con la clase trabajadora reclamando la riqueza no distribuida (¿Alguien recuerda Occupy Wall Street?) así que la cuestión digamos no resulta tan novedosa. Cuerpos tan apestosos como putrefactos, destilando pobreza, persiguen los ricos sesos del investigador Gerry Lane  y su familia entre las avenidas de Filadelfia. En esta versión de la novela de Max Brooks, las criaturas infectadas son extremadamente fuertes y rápidas. Las minorías son retratadas dóciles y serviles, como la familia de Tommy, adornando el marco del imperio anglosajón.
  • La enfermedad, el virus, la infección amenaza con extinguir la vida humana sobre la tierra. Solo la sagrada Jerusalén, protegida por sus enormes muros, ha logrado permanecer ajena a la ola de muerte que azota al mundo. Cabe detenernos aquí para hacer una pausa y ser un poco mal pensados. Mel Brooks, el padre de Max, es hijo de judíos rusos, así que el elemento político hollywoodense, que una vez más se nos presenta de manera tan sutil, parece tener más peso del que sospecharíamos entre los sorbos de agua con hielo y la digestión de palomitas de maíz. Las hordas de palestinos haciendo fila, elevan cantos religiosos que terminan por desatar la perdición de Israel bajo el holocausto zombi.
  • Las organizaciones internacionales como la ONU o la OMS juegan un papel secundario en el protagonismo norteamericano que nos salva del fin del mundo una vez más (¿Acaso no se cansan de rescatarnos?). Gerry deduce que las enfermedades graves, como el sida o el cáncer, inhiben el ataque de los muertos vivientes. Se logra dar origen a la vacuna que detiene la propagación del virus. El final parece un poco forzado, no bien se termina de festejar la nueva hazaña de Brad, vemos como la salud restaura la vida sobre el planeta.
  • Vivimos el éxtasis de la globalización que da pie a contrastes como el de hombres que poseen islas, mansiones, autos de lujo, fortunas personales que rebasan el presupuesto de ciudades enteras. Zombis descerebrados que persiguen el paraíso terrenal, por cierto ¿Alguien sabe porque los zombis invariablemente se alimentan de cerebros? ¿Es porque se nos han acabado las ideas?  Como refiere el filosofo Slavoj Žižek, somos capaces de recrear mil maneras del fin de la vida sobre la tierra, pero somos incapaces de imaginar un “simple” cambio en el modelo de gobierno.     




Etiquetas:   Cine   ·   Sociedad   ·   Globalización

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18432 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora