Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Auditoría   ·   Economía   ·   Medicina   ·   Ecuador   ·   Odontología



El día que conocí Precaria


Inicio > Cultura
08/06/2011


1246 Visitas



El día partía con una llovizna intermitente en la costa, el mar estaba agitado, pero despertaba con una motivación distinta a la climática, una reunión que me llamaba la atención, un interés, una imagen, un ideal que se transformaba en acción, y una curiosidad respecto a lo que venía.


Manejando por las calles mojadas, con un mar queriendo escapar de su encierro y mi curiosidad en aumento, me dirigí a un céntrico café. El agua caía cada vez más fuerte y mi entusiasmo se confundía en ideas que no dejaban de fluir. 



El encuentro ocurrió, las llamadas se cruzaron en un saludo intrigante, tres personas llegaban a contarme un proyecto, una visión de continente, una esperanza para un país abandonado en la indolencia de una sociedad ignorante y ciega. 



De Costa Rica me hablaba un personaje con acento alegre, abrigado hasta el cuello, con un gorro de lana que me entregaba la imagen de una persona que distaba de su lugar de origen, el cual muy distinto al que hoy vivía, su nombre; Iván Víquez. Con impresión escuchaba lo que me contaba; cómo conocía una historia por mí vivida, y por muchos conocida, cómo había llegado a mi persona, y el cómo podía ayudarlos, mientras sorprendido respondía lo honrado que me sentía participar en esta causa, y de alguna forma tratando de hacerles ver que contaban conmigo.



La reunión llegó a su fin, un país que desconocía aparecía en mi conciencia, un país llamado Precaria, un lugar olvidado, abandonado en Latinoamérica, revés del destino, un lugar común que no tenía nombre y que hoy se transforma en bandera de lucha. 



Así me fui nuevamente manejando a casa, con un oscuro día que hoy sentía que brillaba como pocas veces, con una lluvia que acompañaba mis pensamientos y con un clima que ya no me pertenecía, sino que era parte de un nuevo sentir continental. 



Impregnado de este nuevo descubrimiento, llegué a casa, pensando en esta realidad que siempre me llamó la atención, sobre la cual investigaba y leía, sobre la cual hoy incluso enseñaba, de pronto viene y golpea mi rostro, aparece de improviso y detiene por un momento mi conciencia. 



En el momento pensaba en cómo partir, por dónde empezar, a quien llamar y sobre qué escribir. 



Comenzaron a aparecer palabras, ideas, llamadas, amigos, lugares. Mientras las ideas fluían y el frío aumentaba, la acción pasó a tomar el control de las palabras y el proyecto esperaba salir.



Mi impresión fue mayor, cuando de distintos países de Latinoamérica empezaron a aparecer las voces, ansiosos esperaban el proyecto, del cual poco les podía contar y ciegos ante la idea entregaban su voluntad. Me pareció increíble que el tema central de toda esta ola de voluntarios sea la misma, un “por fin”, un “es lo que siempre buscamos” un continente unido a través de la idea de un grupo de jóvenes que algo querían cambiar, y ese algo hoy tiene nombre, tiene bandera, pobladores y embajadores, Precaria, así se llama, y es un lugar que existe en todos los demás. 



El día llegó y Precaria se dio a conocer, al parecer una parte de nuestro continente se detuvo, observó, algunos dieron la cara, otros la giraron como muchas veces ha ocurrido cuando se muestra la verdad, el dolor, el llamado de atención, lo que ocurre en el aquí y ahora. 



Las voces crecían y el mensaje pasaba de país en país, de persona en persona, de ilusión en esperanza, de esperanza en idea, de idea en acción. El mensaje está ahí aún, en el aire latinoamericano, lleno de paisajes, de historias, un mensaje de justicia que quiere llegar pronto a destino, a Precaria, tierra perdida y olvidada, país de pobreza y esperanza, de lucha, sacrificio y de identidad.



Sigo escribiendo sin saber si esta historia que comenzó para mí un día nublado en Viña del mar, seguirá su rumbo, sin saber si llegará a un destino lejano o cercano, pero con la conciencia que Precaria está más cerca de lo que pensaba, que ahí nos necesitan y que el destino pasa siempre por donde tiene que pasar.



Precaria es hoy un destino latinoamericano, un destino de realidad, de verdad, de injusticia, y espera que seamos partes de su reintegración y que logremos darle la dignidad necesaria para cualquier ser humano.

Un día llegaron tres personas con un mensaje, espero ser quien haya llegado para otros con lo mismo, de todos depende que el destino de un continente cambie, y que el mundo sea un lugar mejor. 



www.paisprecaria.org



Etiquetas:   América Latina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21004 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora