Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



Mes de la solidaridad.


Inicio > Ciudadanía
09/08/2013


1048 Visitas



Se entiende por “Acardio” aquella persona que tiene corazón pero que no siente. Y esa fue la figura que ocupa la campaña de solidaridad 2013 de la Iglesia. Muy atinada la imagen, ya que no basta tener corazón para sentir, mostrar sensibilidad, fijarse en el otro, sus necesidades, tristezas o simple existencia. Hay personas que caminan por la vida como si fuesen los únicos, sin fijarse siquiera en quién pasa a su lado. Apenas se saben el nombre de sus familiares cercanos. Y a veces ni siquiera eso.


Se le reprocha a las generaciones de los 90 y posteriores su gran individualismo y materialismo. Parecieran pensar solo en sí mismos. Muchos entre ellos gastan como si el mundo se fuera a terminar. Y gastan para sí, sin consideración de las necesidades de los demás. Incluso, perjudicando a sus seres queridos, padres, hijos, familia.

Somos solidarios para esas cruzadas épicas como la Teletón, un terremoto u inundación. Pero la perseverancia en la misma generosidad nos es ajena. Basta preguntar a las organizaciones de ayuda chilenas, que deben hacer malabares para conseguir llegar a fin de mes y comprobar que el chileno no es muy solidario: Fundación las Rosas, Maríaayuda, Hogar de Cristo, por nombrar algunas. Todas ellas funcionan las 24 horas del día, los 7 días de la semana y todo el año. No solo cuando hay necesidades o hacen campañas. Lo mismo con la Teletón, que no es solo el evento puntual a fin de año sino un servicio permanente y costoso a la comunidad.

La Iglesia llamó al mes de agosto “mes de la solidaridad” por celebrarse el 18 el día del Padre Hurtado, día de su fallecimiento.

Además, este domingo el mundo celebra el día del niño. Una buena oportunidad para pensar en lo propio del corazón infantil: su sencillez, su generosidad, su inocencia. Valores que hemos olvidado o dejado morir por la premura, el exceso de cosas, el estrés y el egoísmo. Recordaremos también respetar, cuidar y defender a los más débiles de nuestra sociedad, desde que son concebidos en el seno materno. No se es niño a partir del nacimiento, sino desde ese comienzo maravilloso que es la concepción.

Conocemos los síntomas de los “acardios”: la indiferencia, el egoísmo y la soledad. Y conocemos su cura, la que afortunadamente es simple: ayudar a otro. Así el corazón volverá a sentir. Cuando ayudas a otro con su cruz, el corazón vuelve a sentir.

Aprovechemos este domingo, día del niño, para hacer de nuestros hijos, personas generosas. Bueno sería que, así como les regalamos algo a ellos, que ellos también regalen a otros. Siempre hay alguien cerca que necesita más que uno.

Hugo Tagle

Twi: @hugotagle

Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Religión   ·   Iglesia Católica   ·   Solidaridad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora