Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Valores



Lo mismo pero al alcance de todos, como se llame.


Inicio > Política Nacional
07/08/2013


1167 Visitas



Es difícil mantener un dialogo productivo cuando una o ambas partes en conflicto, no ven utilidad alguna en hacerlo. Cuando esto ocurre, a menudo más que el silencio, lo que se oye son gritos. Gritos en las caras de personas que en realidad están muy lejos. Lejos no entre ellos como lejos de lo que ellos representan. Lejos de los  millones de familias cuyo bienestar es cada día más esquivo. No hay forma de sacudir el árbol de superficialidades en el cual ellos cuelgan las esperanzas de la gente, entonces, invariablemente recurren a comparaciones con realidades ajenas, lejanas e imprecisas .Pero no responden al clamor por justicia ni mucho menos lo entienden.


 

Que beneficio podría traer al ajustado presupuesto de un hogar, la miseria de familias en otra época, o en otro sitio. Cual podría ser la utilidad de conformarse con la libertad de consumir, sin una que le asegure un salario y un precio justo. Donde está el comunismo cuando un consumidor no protesta por la tecnología o la propiedad, pero lo hace por la usura y la incertidumbre. Donde está el comunismo de un individuo que no exige el crecimiento del estado o ni siquiera lo entiende, pero lo extraña cuando les estafan con precios y servicios,  y no los defiende nadie. Donde está el comunismo de un estudiante que encima de su escasa alternativa, debe endeudarse para pellizcar el sueño que le muestra la televisión. Donde está el comunismo de una juventud que fue bombardeada con propaganda anti política, y sin RAZON ni armas, debe cambiar con calma lo que se les impuso en la más violenta de las formas. Donde está el comunismo de un cristiano que asocia la igualdad más con el amor, que con el odio. Donde está el comunismo que practica un joven chileno que ni entiende que la sinvergüenzura y el mercado privado se defiendan como si fueran lo mismo. Que comunismo puede haber en una gente que no culpa al rico sino al ladrón de sus tribulaciones. Que comunismo puede existir en protestar por el permanente ninguneo' de sus dificultades. Que comunismo puede hallarse en una gente que no ve diferencia en los POLITICOS de izquierda con los de la derecha.

 

Como publicar el deseo de la gente por un porvenir nada distinto del actual, pero a su alcance. A un país donde la educación deje de ser un histórico privilegio de algunos y el negocio inmoral para el endeudamiento innecesario de los otros. Como explicarle a quienes defienden a los carabineros que el régimen de sub-oficiales es brutalmente discriminatorio y parece no importarles. Como hacer público el esparcido desencanto de un pueblo que ve la descarada impunidad para los permanentes fraudes y libertad para los ejecutivos ladrones, los que reciben clases de conducta en vez de cárcel.

 

Este periodo de la historia que estamos escribiendo, nada tiene que ver con izquierdas o con derechas que se han coludidos por una invisible red de conveniencias y dependencias. Es un periodo de indigna angustia para aquel que sometido, debe pagar el máximo y esperar que si le pagan, le paguen bien poco. Eso y lo saben los que se ocupan de leer ideológicos adoctrinamientos no es comunismo, pero desde luego tampoco,  es capitalismo. Para los otros que por un motivo u otro, solo repiten lo que escuchan, existen Estados Unidos y Cuba.

 

Un país puede perfectamente sobrevivir a las diferencias que permite la pluralidad. Lo que no puede hacer,  es crecer parejo mientras estas diferencias constituyan un imperial obstáculo . Y si, es más fácil encontrar eco cuando uno se polariza, y más fácil aun si lo hace en favor de quienes poseen los canales para la difusión pública. Pero eso,  no es escribir, es propagar. Nosotros de propaganda ya tenemos suficiente, el tono debe ser uno menos radical.

No es una vía legitima dejar que discutan sobre la educación, a aquellos que no les hizo falta. No es verdad que los programas de desarrollo como las instituciones que se financian con el impuesto de todos SEAN GRATIS. No es verdad que la inversión en educación sea un gasto, como tampoco lo es el multimillonario que se hace en defensa o en orden y seguridad. No es verdad que si pedimos gobernabilidad que criminalice el lucro, despertaremos mañana en una dictadura proletaria, paredones o Gulags. No es verdad que la ausencia de derechos laborales flexibilice el empleo, hace inflexible la explotación del asalariado. No es verdad que el desarrollo de modernos edificios refleje el bienestar, sin el desarrollo de la gente. No tiene seriedad la creación de nuevos ministerio, cuando en muchos otros impera el ocio. No tiene sentido este burbujeó de candidaturas para un juego cuyas reglas son ambiguas. No hay futuro en una sociedad que se contradice si persigue con calculada obsesión el "individualismo". No es ético,  empujar generación tras generación, a un abismo de conformidad con lo que parece por antipatriótica codicia.

 



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Economía   ·   Crecimiento Personal   ·   Patriotismo   ·   Crecimiento Económico    ·   Participación Ciudadana   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Parlamentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18438 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora