Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Psicología   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis



Los Seguros y La Protección: Finanzas Personales para Todos (5/6)


Inicio > Economía
01/08/2013


2776 Visitas



¿Para qué sirven los seguros? ¿Vale la pena pagarlos aunque no se utilicen? ¿Todos los seguros son iguales? ¿Cuál es el más conveniente?


5. Los seguros:

En mis artículos anteriores sobre finanzas personales, comenté la importancia de que todos seamos consientes de nuestra salud financiera, a efecto de que podamos tomar las mejores decisiones económicas y maximizar el valor de nuestro patrimonio.

En semanas previas, escribí sobre temas diversos y necesarios para construir un diagnóstico de nuestra posición financiera. Útiles también, para diseñar un patrimonio sólido que pueda crecer con el paso del tiempo. Así, se abordaron los tópicos de endeudamiento, ahorro e inversiones.

Hoy enfoco este texto en otro tema vital para el bienestar de las finanzas personales, y que además resulta indispensable de tomar en cuenta para toda planeación. Me refiero a los seguros, a la protección de las personas y de los patrimonios. 

Inicio mencionando que los seguros están directamente relacionados con el riesgo. Los seguros, son instrumentos de cobertura, herramientas de protección que ayudan a minimizar el impacto de los riesgos.



¿Y qué es el riesgo? Es la probabilidad de que las cosas sucedan de manera distinta a los esperado. Así de simple, es la posibilidad de que los sucesos no ocurran como lo deseamos. Dicho esto, sobra decir que todos estamos expuestos a los riesgos, todos somos susceptibles de que las cosas no resulten como queremos.

¿Y con los seguros se pueden eliminar los riesgos? No, no alcanzan para tanto. Los riesgos son producto del azar, del destino, por ello jamás se pueden eliminar. Pero sí resulta posible minimizarlos, precisamente para eso existen los seguros.

Por ejemplo, usted jamás podrá eliminar el riesgo de que alguien robe su vehículo, no está en sus manos hacerlo. No obstante, si puede minimizar el riesgo inherente a dicha pérdida, pues al adquirir un seguro, si el robo sucede, usted no perderá todo el valor del auto, sino un porcentaje minoritario por el deducible de la póliza.

¿Todas las personas deben adquirir los mismos seguros? No necesariamente. Al igual que todo tema de finanzas personales, los seguros deben diseñarse como una traje a la medida de cada persona.

Es necesario tomar en cuenta la edad, el estado civil; la fuente de ingresos; el número de dependientes económicos; el nivel de gasto mensual; las características del patrimonio actual; el tipo de prestaciones laborales a que se tiene derecho; el estado de salud; entre otras particularidades de cada persona y/o familia.

¿Existen recomendaciones generales a tomar en cuenta? Por supuesto. Es conveniente que al momento de realizar su diagnóstico, valore en primera instancia las coberturas siguientes:

El seguro de vida. Indispensable si cuenta con dependientes económicos. Es necesario que la suma asegurada le permita a sus dependientes vivir varios años si usted llegase a faltar. Especialistas recomiendan que incluso equivalga a diez años de sus ingresos actuales.

Aquí es importante que el seguro se encuentre indizado a algún valor de referencia que le permita crecer con el paso del tiempo. En el caso de México, las UDIS son un buen ejemplo.

Se lo comento porque sí usted se asegura hoy, por ejemplo con 100 mil dólares, tal vez le resulte una buena cifra, pero dentro de diez años, el dinero habrá perdido valor y su familia ya no podría subsistir de la misma manera.

También es importante valorar a quiénes asegurar. Por ejemplo, es común que se asegure al papá cuando es el sostén económico de la familia, pero no así a la mamá cuando está dedicada al hogar. Pero, si llegase a faltar la madre, ¿Realmente el papá podrá mantener el mismo ritmo laboral actual? ¿Y los hijos, sobre todo si son pequeños?

Contar con una cobertura compartida, puede permitir que el papá transite por una etapa de estabilización del hogar sin sufrir penurias económicas.

También es importantísimo, que su seguro de vida cuente con una cobertura de invalidez total y permanente. Imagine que usted sufriera algún suceso que le impidiera seguir laborando, perdería su ingreso, sobre todo si trabaja por cuenta propia o en base a comisiones. Pues bien, para eso sirve esta cobertura.

Son algunos ejemplos sobre seguros de vida, pero el tema da para varios artículos más.

El seguro de gastos médicos. Este es indispensable para todos aquellos que no cuentan una servicio médico de calidad y de por vida. Se trata de asegurar el mayor activo financiero que todos poseemos, la salud. Recuerde que sin ella se pierde la capacidad de generar dinero, o que también es capaz de consumir grandes fortunas en sólo unos días. Por eso la importancia.

Aquí hay una regla de oro. Entre más joven se contrate, menor será su costo y mayores los beneficios potenciales.

Es común que muchos no lo adquieran, basados en que actualmente la empresa donde laboran ya les proporciona alguno, o en que cuentan con servicio médico en la actualidad. Le comento que aún si éste es el caso, puede ser necesario sí adquirir un seguro de gastos médicos adicional.

El punto es que los seguros generan beneficios con la antigüedad y además tienen límites de cobertura en algunos caso.

Por ejemplo, una persona ingresa a laborar a los 25 años de edad en una empresa que le provee seguro, pero se retira de ella a los 40. Si no puede llevar la antigüedad de esa seguro consigo, deberá empezar a cotizar de nuevo, desde el comienzo, como si fuera su primer seguro. Esto resultará costoso y su nueva póliza no tendrá los beneficios que antes poseía.

O bien, es posible que el seguro que le provee su empresa tenga límite de cobertura. En caso de una enfermedad grave, su patrimonio estará en riesgo una vez que la cobertura se agote.

Al respecto, es posible adquirir seguros adicionales e ilimitados, incluso a bajo costo, sólo se requiere establecer un deducible elevado, de preferencia idéntico al límite de la cobertura de su seguro actual. Igual, lo adquiere hoy, lo diseña como le comento y paga poco. Cuando lo requiera, podrá modificar el deducible y convertirlo en su seguro principal. Vaya, sin importar lo que le ofrezcan en su empleo, usted se protege de por vida.

Estos son algunos detalles sobre seguros de gastos médicos, útiles para que realice su diagnóstico, pero el tema tiene mucho más.

Los seguros de protección patrimonial. Aquí entran los seguros de autos, hogar, terrenos, edificios, negocios, inversiones y demás. En este apartado, es difícil recomendar algo específico, dado que el patrimonio de cada persona es diferente. Sin embargo, será un buen principio si se atienden las recomendaciones generales siguientes:

Las recomendaciones generales. La sugerencia esencial es que se analice con detenimiento qué tipo de seguro es el que se necesita adquirir. Es común que nos dejemos llevar por el de más bajo costo o por aquel que nos ofrece un cajero automático o alguna tienda departamental.

El asunto es de cultura, de mentalidad. No podemos visualizar a los seguros como un mal necesario, al contrario, son un tema que debemos fortalecer antes de pensar en otro tipo de gastos menos trascendentes.

Le sugiero que adquiera sus coberturas con un experto en seguros y finanzas, y nunca con un comerciante de pólizas. Si usted desea comprar una buena hamburguesa, no acude a una tienda de televisores. Con los seguros es igual, siga la misma lógica.

Atienda siempre con detenimiento el detalle de las coberturas, asegúrese de que en verdad el seguro cubre lo que usted necesita. Evite sorpresas. Dependiendo del país, hay instituciones de gobierno que proveen información sobre quejas hacia las compañías aseguradoras, son útiles para saber con quien está tratando. En el caso de México, la CONDUSEF ofrece dichos datos.

Por último, lo invito, con respeto, a tener presente que adquirir el seguro necesario (no el posible) es una decisión inteligente. Y recuerde por favor, que el mejor seguro es aquel que sí se paga pero que no se usa. Ojalá todos hiciéramos siempre tan excelente negocio.

Esta serie de artículos sobre finanzas personales aún continúa, igual, con la intención de ayudarle a elaborar su diagnóstico. En los próximos días comentaré sobre los temas siguientes:

1. Presupuesto personal.

2. Los demás que usted sugiera.

Amable lector, esta columna se llama “Valor Agregado” y lo invito a que también la lea en otros espacios:

A. Los domingos, en El Heraldo de Chihuahua, en la sección Index.

B. Entre semana, en www.sdpnoticias.com

C. A diario, en Twitter: @oscar_ahp

D. Siempre con temas financieros distintos a los aquí planteados.





Etiquetas:   Educación   ·   Finanzas   ·   Asesoría Financiera   ·   Estrategia de inversión   ·   Seguros   ·   Presupuesto   ·   Ahorro   ·   Finanzas Personales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18734 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora