Jóvenes, soldados de Cristo



“La mejor herramienta para evangelizar a los jóvenes, son otros jóvenes”

 

. Su visita pastoral estuvo llena de señales profundas para reinsertar la Iglesia en la sociedad latinoamericana, con respuestas humanas y un compromiso a la altura de los tiempos. Reconoció, con franqueza y autocrítica, que la pedofilia dentro de la Iglesia favoreció el alejamiento de los jóvenes y las familias de la fe. Reconoció que la relación corrupta de las cúpulas con el dinero arrastró a la Iglesia a situaciones indignas para su investidura y el mensaje de Jesucristo.

Rechazar los lujos, tener un lenguaje directo a la juventud, señalar que, frente a un homosexual, “quién soy yo para juzgarlo”, fueron señales poderosas para mostrar un profundo cambio, que propicia un futuro de esfuerzo y consecuencia con la doctrina, sin estigmatizar el sexo ni pedir a los jóvenes que renuncien a él, pero sí asumiendo una actitud de responsabilidad y respeto con la pareja, sublimando el sexo en el amor profundo y duradero.

Sin duda, el Papa Francisco no tuvo medias tintas: marcó a la pedofilia y la codicia como los grandes pecados y llamó a la juventud a ser misionera, actuando activamente frente a las asechanzas del materialismo depredador. Cuando fue recibido por la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, el mensaje de ambos apuntó a reducir la gran brecha en el reparto de la riqueza, que es un pecado social y un gran desafío para nuestros países.

Llamó a la juventud “el ventanal por donde entra el futuro” , invitando a los jóvenes a comprometerse para que ese ventanal sea transparente y no se empañe con egoísmos, resentimientos, materialismos que destruyen la convivencia. Señaló que “entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta, siempre hay una opción posible: el diálogo".

Terminada su gira, el Papa Francisco twitteó un mensaje a los obispos del CELAM: “Más pobreza, mansedumbre y no a la psicología de príncipes”

Periodismo Independiente, 29 de julio de 2013. @hnarbona en Twitter.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Jóvenes, soldados de Cristo


“La mejor herramienta para evangelizar a los jóvenes, son otros jóvenes”

 


La visita del Papa Francisco a Brasil, a la Jornada Mundial de la Juventud, Río 2013, convocó jóvenes de todo el mundo en gigantescas concentraciones. Su visita pastoral estuvo llena de señales profundas para reinsertar la Iglesia en la sociedad latinoamericana, con respuestas humanas y un compromiso a la altura de los tiempos. Reconoció, con franqueza y autocrítica, que la pedofilia dentro de la Iglesia favoreció el alejamiento de los jóvenes y las familias de la fe. Reconoció que la relación corrupta de las cúpulas con el dinero arrastró a la Iglesia a situaciones indignas para su investidura y el mensaje de Jesucristo.

Rechazar los lujos, tener un lenguaje directo a la juventud, señalar que, frente a un homosexual, “quién soy yo para juzgarlo”, fueron señales poderosas para mostrar un profundo cambio, que propicia un futuro de esfuerzo y consecuencia con la doctrina, sin estigmatizar el sexo ni pedir a los jóvenes que renuncien a él, pero sí asumiendo una actitud de responsabilidad y respeto con la pareja, sublimando el sexo en el amor profundo y duradero.

Sin duda, el Papa Francisco no tuvo medias tintas: marcó a la pedofilia y la codicia como los grandes pecados y llamó a la juventud a ser misionera, actuando activamente frente a las asechanzas del materialismo depredador. Cuando fue recibido por la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, el mensaje de ambos apuntó a reducir la gran brecha en el reparto de la riqueza, que es un pecado social y un gran desafío para nuestros países.

Llamó a la juventud “el ventanal por donde entra el futuro” , invitando a los jóvenes a comprometerse para que ese ventanal sea transparente y no se empañe con egoísmos, resentimientos, materialismos que destruyen la convivencia. Señaló que “entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta, siempre hay una opción posible: el diálogo".

Terminada su gira, el Papa Francisco twitteó un mensaje a los obispos del CELAM: “Más pobreza, mansedumbre y no a la psicología de príncipes”

Periodismo Independiente, 29 de julio de 2013. @hnarbona en Twitter.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE