Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



¿Fe y coherencia?


Inicio > Comunicación
28/07/2013


2039 Visitas



Cristina, cuando no quería tanto a Bergoglio.


"La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y a transformar las cosas, a crear algo nunca visto...toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena ..." El dieciocho brumario Karl Marx 



Este concepto parece repetirse en el 75% de la Provincia de Buenos Aires, al menos, en los diferentes peronismos que compiten - la madre de todas la batallas- electoralmente hablando. También en buena parte del resto de las provincias, mayoritariamente peronistas. 



Solo en la Ciudad de Buenos Aires, se invierte la ecuación. Allí vemos: el PRO que no tiene generaciones muertas, aunque no le hacen falta, porque,  aveces la ciudad es una pesadilla de todos modos.  UNEN que en su diversidad, tiene a los radicales, que prefieren ni acordarse de algunas de sus generaciones y transformarse en otra cosa (y esta vez con los socios correctos) Los de Izquierda de ese frente, al igual que el resto de la Izquierda que va por afuera, de Marx solo recuerdan El Capital y estas ideas, menos atadas a dogmas ideológicos, del mismo padre del socialismo, no le dan mucha importancia

Volvemos a encontrar el concepto de "generaciones muertas que oprimen..." en el discurso de la Presidenta, que se divide en dos, haciéndole campaña a los perdedores o desconocidos, que eligió para la provincia y la capital.  Así...Esta  semana de campaña electoral, casi no se notó, pese al esmero de los medios (oficialistas y críticos ambos).Es,  como si festejáramos un cumpleaños o un aniversario todos los días, como si todos los días repitiéramos los mismos ritos y los mismos gestos, seguramente al cabo de un tiempo, estos eventos no tendrían la misma importancia.Desde que empezó la pelea Clarín -Gobierno, que ni siquiera  los más expertos  pueden acertar cuando y exactamente porqué empezó, la sociedad ha vivido una larga y continua campaña, a favor y en contra.   Salvo repetirse, aunque con algún nuevo giro, las partes,( que son dos, porque sacando a Clarin y Perfil, todos los demás medios son oficialistas y la Oposición poco lugar tiene en ellos), lo cierto es que  nadie puede decir casi nada nuevo, nada que lleve a la gente hacía un nuevo escenario, nada que realmente los identifique. Pero,  ¿con qué se identifica la gente, en un discurso tan parecido, contradictorio todo el tiempo, invertido hoy, pero que no dejó de ser binario? EL oficialismo defiende situaciones, con argumentos y conceptos, que durante toda la pelea, le cuestionó y acusó a Clarín (Milani, Chevrón, criticas al Papa) Y Clarin expone, lo que el kirchnerismo levantó como bandera conceptual e ideológica y cuestiona  al gobierno en sus contradicciones. Los roles por momentos se invierten, pero,  ambos mensajes en su complejidad, siguen siendo en parte falaces. El oficial, porque es muy poco creíble cuestionar corporaciones, cuando su modelo fue a las que más benefició. Y el del Multimedios, primero porque es un corporación con todo lo que eso implica, segundo porque vive de corporaciones que son sus anunciantes y a esos no los expone y por ultimo, porque nunca fue un perseguidor (en el mejor sentido) de delitos de lesa humanidad, ni de corporaciones que afectan el medio ambiente o firman contratos leoninos con el estado (a Monsanto y a la Barrick que son anunciantes no los cuestiona).  



Ningún gobierno, ni aunque habláramos del mayor estadista (que CFK no lo es) puede hacer todo bien, por lo tanto el discurso del gobierno es falso. Pero a la vez, tampoco puede hacer todo mal y encaminarse a su décimo primer año en el poder, salvo que se trate de un dictadura y este gobierno no lo es, o que la gente sea muy estúpida de elegirlo. 

La sociedad tiene responsabilidad en lo que pasa, en haber votado al gobierno en elecciones anteriores, en creer en su discurso. También tiene responsabilidad, en no hacerlo o creer en el discurso opositor. Pero la mayor responsabilidad la tiene, en creer que "solo los peronismos pueden gobernar"  por eso  un alto porcentaje de las posibilidades electorales son (o se arrogan ser) peronistas. A tal punto se llegó, de falta de argumentos oficiales, que la presidenta ultimamente recurrió a la historia,  equivocándose feo con Artigas, al menos según los medios uruguayos y sus historiadores (aquí poco se debatió). Y a mencionar en dos oportunidades a Yrigoyen y a Perón, como dos gobiernos populares, truncados por golpes (obviamente poniendo a su propio gobierno en paralelo con ellos) pero sin advertir, que Perón participó y está aceptado por él y documentado, en el Golpe a Yrigoyen, por otra parte el primero de la historia.  Por su lado la Oposición, repite una otra vez, primero lo que la gente ya sabe (aunque una parte lo niegue y otra lo crea) y luego, lo mismo, pero ni siquiera, con la misma profundidad, que dice Clarín y Perfil. Lanata por su parte, como emergente del periodismo opositor, recién con el Caso Milani, abandonó la agenda de denuncias, que desde 2004-5 hizo Carrió, Moner Sanz, Noticias y algunos pocos más. Este fin de semana,  su eje de denuncia es más pragmático y propio, encarando a fondo el tema Chevron, el cuestionable contrato que firmó YPF, que no obtuvo apoyo legislativo en Neuquén por eso su gobernador debió firmar un decreto. Poco contenido en la campaña o quizá los mismos, que venimos escuchando hace mucho y con los cuales no pasó nada.



En Argentina discutimos la corrupción, se expone, se denuncia, se grita, unos se enfurecen y otros (cada vez menos) la niegan, pero no se va más allá. Jaime parecía un principio que algo podía cambiar, empezar, ser distinto, pero si las denuncias de corrupción que hubo en esta década, empiezan y terminan en Jaime (osea si es el María Julia del kirchnerismo) es muy poco. Es dificil decir si eso, la ausencia de justicia o de efectividad en la justicia, resigna a la gente o sucede porque la gente se resigna y por eso falta justicia. En España esta semana, va a tener que comparecer en la Justicia,  el mismo Rajoy, jefe del gobierno español, por las denuncias de corrupción de sus colaboradores en su partido. Aquí sería impensado, que la presidenta, debiera presentarse a la justicia, ni siquiera por las denuncias que tuvo ella y su esposo. De seguro, si cualquier Juez la convocara a Cristina, lo primero que el oficialismo y toda su comunicación diría, es que se está atentando contra las instituciones. Ni hablar, si el Congreso pudiera reunir elementos para un juicio político, aunque este recurso es constitucional, hablarían de golpe. Todas la leyes, aún las mejores, se pueden usar bien o mal y también todo lo que la política levanta como valor. ¿Si esto es así, entonces que posibilidades de cambiar hay?

Los grandes cambios los hacen las sociedades y luego la política, se acomoda. Después de los años 90´neo liberales en toda Latino América y en buena parte de Europa, concepto surgido del Consenso de Washington, en los 2000 nadie que quisiera gobernar, en particular después del fracaso de ese modelo, podía no hablar de progresismo, socialismo y tener un sesgo de Izquierda. Pero esto no es excepcional, la derecha aún gobernando, tiene algún rasgo de Izquierda o popular, al menos en su discurso, porque si no, no la votaría nadie. El tema es la gestión, ahí es donde luego, se comprueba el verdadero modelo socio-económico.  Pero, ¿se puede seguir probando a ver si un gobierno, en el caso de las próximas elecciones, un poder legislativo, es de derecha y solo va a beneficiar grupos de poder o es de izquierda y va a apuntar a lo popular?

Llevamos dos décadas neo liberales, está última con más inclusión y asistencia a la pobreza y a la niñez, pero que no dejó de favorecer a las corporaciones. De hecho, concentró más la economía, productiva, comercial y exportadora (en números oficiales). Profundizó el modelo extractivista y depredador de las Mineras, el mono cultivo como la soja, que desplazó a todos los demás y ahora también la petrolera. Toda exportación con algún valor agregado, demanda primero de una enorme cantidad de insumos importados. Ni hablar la industria automotriz que menos de la mitad es nacional, o de la electronica (atrasada) que solo se ensambla y se la empaqueta.

Expertos en empaquetar, han sido nuestros modelos.

Y pese a la experiencia, la sociedad se deja empaquetar todo el tiempo.

"Solo el peronismo puede gobernar" No es así, pero muchos lo creen, sin embrago los peronismos, son los que más gobernaron y este es el resultado que tenemos.

"la impresentable oposición" es el nuevo concepto (muy democrático) que comunica la presidenta con otras palabras y reproducen sin descaro los medios oficialistas. Sin embargo, el oficialismo, tiene a Jaime, Boudou, De Vido, Báez, López y otros impresentables en su armado.

La presidenta no tuvo "luna de miel" con la sociedad, ni en su primera presidencia, por la crisis agraria, ni en la segunda por Once. Con la necesidad de valoración permanente que muestra, debe ser dificil para ella, desde sus dos comienzos haber sido cuestionada. Será por eso que sobrestimó el poder de los medios, que sostuvo durante tanto tiempo la pelea con Clarín y que aún hoy no la deja de obsesionar. Lo dijo Perón "con todos los medios en contra gané y con todos a favor, me sacaron" 

Lo demuestra la reelección de Menem en el 95 con Clarin y Página 12 en contra. También su triunfó con el 24% y luego renunció al balotaje, sobre Kirchner que tenía el 22% en 2003, con todos los medios que lo culpaban del desastre. Y lo termina de verificar la propia presidenta en 2011, que luego de cientos de portadas negativas de Clarín, hizo la mejor elección de la democracia reciente con el 54% del electorado. Los medios, en especial los multimedios, son indispensables para posicionar un candidato, pero luego en el  poder, no pueden sacar a nadie.

La sociedad cree en los medios (o en el gobierno) cuando lo que dicen, también le pasa.

Esta semana pelearon fuerte ( a las trompadas según testigos) Kicilliof y Moreno. Varios equipos técnicos de economía, están previendo escenarios futuros (con derrota electoral o no), los trascendidos indican, que se va a completar la "sintonia fina" reduciendo fuertemente los subsidios. Todo después de las Paso. Antes, se fijó el aumento del salario mínimo, se bonificó el pago de ganancias en el aguinaldo por única vez y se pateó el pliego de Milani y demás ascensos. En suma, este es un gobierno, antes y otro después de cada elección. A todo esto Francisco desde Brasil, pide "lío" lo cual está muy bien, si el lío cambia, al menos la actitud resignada de la sociedad.

Pero este último día el Papa agrega "tenga Fe y Coherencia"

Parece contradictorio, porque la Fe de este pueblo en tantas falacias, lo llevó a perder la coherencia. Quizá sea la sociedad, la que tenga que imponer el modelo, más allá de a quienes elija de representantes. 











Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Néstor Kirchner   ·   Papa Francisco

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora