Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Muerte



Crisis educativa en Uruguay: ¿vulgarizar?


Inicio > Política Internacional
25/07/2013

1173 Visitas



¿Cuál es la esencia de los paros en la educación? ¿O tal vez la pregunta debiera ser: para qué se hacen los paros en la educación? Ya se perdió de vista en punto de inicio.


La carrera, hacia los fines últimos de un reclamo, ha pasado a conformar una larga lista de fechas, escuelas, liceos, escuelas técnicas, nombres de sindicalistas, ordenanzas, presupuestos, carteles, marchas y un acto patrio, como el 18 de julio, con vallas y gritos al mejor estilo latino.



La solución al reclamo no está al alcance de las cifras que maneja el gobierno y por lo que parece, los argumentos de las gremiales van perdiendo peso y consistencia, efecto y resultado. Montevideo tiene cuerpo a la hora de realizar paros, el interior –como siempre- demuestra que la realidad es otra.

No vamos a descarrilar este discurso ahora en la consecuencia nefasta que pueden tener estas medidas de fuerza en los estudiantes, es camino sabido que no tiene retorno, el análisis que hasta el momento no tiende a aparecer es el de la “vulgarización” de los reclamos y la facilidad lisa y llana de quejarse, siempre y como siempre.

Expliquemos esto. Vulgarizar una propuesta es tirar a calle todos los reclamos, esclavizando a terceros que nada tienen que ver con la cuestión de fondo y, como si fuera poco, responsabilizarlos y hacerles pagar los costos. No olvidemos que si algo de aumento real se consigue del conflicto de la educación habrá de ser porque va a salir del estado, de todos, es decir: DE TODO.

Sin embargo, la constante vulgarización de los reclamos ha puesto de manifiesto una realidad uruguaya que ya es imparablemente pública y cada vez más notoria: la queja constante por la queja en sí. Y lo que es peor: la queja sin propuesta. Las ideas que aporten al diálogo no parecen ni se sugieren, la queja bañada en la crítica es la única manera que ahora encuentran gremios y sindicatos para decir lo que piensan.

Un dato más a tener en cuenta: la queja constante sin ideas es la manera más sencilla, más cómoda y más vulgar de demostrar que no nos merecemos lo que estamos reclamando. En otras palabras: se llama capricho.-



@anailenprensa - www.uruguay30.com.uy



Etiquetas:   Educación   ·   Políticas Públicas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22640 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora